Entrada actual
Ayuda humanitaria, Crisis Humanitaria, Donbass, LPR

Un trauma para toda la vida

Mientras Kiev continúa planteando nuevas exigencias que impiden que avance el proceso de paz y la situación militar en Donbass continúa siendo complicada, la población civil continúa sufriendo las consecuencias, directas e indirectas, de la guerra.

601341_600Artículo Original: Dunya Seremetieva / Littlehiroshima

Este es Maxim. Tiene 11 años. Live en Nikolayevka, justo en la frontera entre la RPL y Ucrania. Tiene un hermano, Nazar, de 15 años.

El 20 de diciembre de 2015, Nazar volvía con sus padres a casa tras un funeral –un amigo de la familia había muerto 40 días antes. Caminaban tranquilamente por la calle. Y entonces, de repente, su padre explotó en pedazos allí mismo.

Maxim no estaba con ellos.

Les visitamos menos de un mes después de la muerte del marido de Lyudmila Vasilyevna Belusova. La casa está limpia y ordenada, pero es evidente que falta algo. La mujer se esfuerza para sonreír. Pero su rostro muestra el dolor.

Maxim no reaccionó en absoluto ante nada: completa apatía y alienación. Le entregamos una bolsa de juguetes llenos de caramelos, pero no mostró el menor interés en ellos a pesar de que su madre estaba contenta e intentó que respondiera.

Entonces comentó en voz baja que su marido era el que lo hacía todo en la casa. Ahora están perdidos.

-¿Qué pasó?

-Volvíamos de un funeral cuando mi marido explotó de repente. Más adelante supimos que tenía una granada. No tenía ni idea de que tuviera una granada. ¿De dónde la sacó? ¿Quién se la dio? Él no estaba en la milicia.

Hace tiempo que no hay bombardeos en Nikolayevka. Algunas veces se producen algunos escarceos en las afueras, todo en dirección hacia la ciudad [de posiciones ucranianas en dirección a la ciudad]. Pero (a fecha de enero de 2016) no sobre la ciudad.

Hace mucho tiempo que la población dejo de ir al bosque o a pescar. Toda la zona está llena de minas y trampas. En un principio, pensaron que el marido de Luydmila Vasilyevna había pisado una de esas trampas.

Cuando llegamos con la ayuda humanitaria, Nazar no estaba en casa. Antes de la muerte de su padre estudiaba en un internado deportivo. Lyudmila Vasilyevna nos contó que era el mismo lugar en el que estudió el legendario Sergey Bubka.

Tras la muerte de su padre, Nazar volvió a casa y se encerró en sí mismo. No dice nada, no habla con nadie. Su madre no sabe qué hacer para ayudarle.

-Mi marido explotó en mil pedazos en mil direcciones. Justo enfrente de nosotros.

Nazar vive con ello. Con lo que vio. Con el hecho de que ya no tiene a su padre.

¿Cuántas armas están en posesión de la población? Cuando esta guerra termine, su eco se escuchará durante décadas.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.541 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,122,821 hits
A %d blogueros les gusta esto: