Entrada actual
Batallón Azov, Croacia, Donbass, DPR, Ejército Ucraniano, Fascismo, LPR, Nacionalismo, Rusia, Ucrania

Gaston Besson y la Revolución Nacionalista

El pasado día 12 de noviembre, personas cercanas a Gaston Besson, entre ellos su hermano Jean François o el militante croata Denis Seler, difundían la noticia de su muerte. Nacido en México, de padres franceses, ciudadano de Francia y con pensión militar croata, Besson moría a los 55 años. Aunque poco conocido por el gran público, Besson tuvo un papel relevante en la acción internacional de aquellos voluntarios nacionalistas siempre dispuestos a movilizarse, por distintos tipos de motivos, en acciones de perfil anticomunista o dirigidas contra los estados herederos de la República Federal Socialista de Yugoslavia (RFSY) o de la URSS, ya se trate de Serbia o de la Federación Rusa. Algunos aspectos de su biografía merecen especial atención.

Besson en Ucrania: 2014-2015

En lo que respecta a Ucrania, Besson volvía a la palestra pública en 2014 para asumir el papel de reclutador de voluntarios a favor de Ucrania en su revolución nacional. El vínculo principal del proceso de reclutamiento es la nueva ultraderecha revolucionaria ucraniana, en particular el Pravy Sektor de Dmitro Yarosh y la Asamblea Social-Nacionalista (SNA) de Andriy Biletsky.

En una entrevista concedida en mayo de 2014 a Il Giornale para el artículo, “Gli Uomini Neri”,  con el trasfondo del escenario de la plaza de Maidán, Besson señala al periodista Fausto Biloslavo que “necesitaba venir aquí, ayudar de nuevo y esta vez crear una Brigada Internacional” y habla de los voluntarios que empiezan a incorporarse a los hombres de negro, el grupo paramilitar golpista que en poco tiempo se convertiría en la base del futuro movimiento Azov.

Besson señala en la entrevista que los primeros reclutas se encaminan ya hacia Ucrania y vienen de muy diferentes países (Finlandia, Noruega, Inglaterra, Francia, Italia…) y advierte que no quieren locos o fanáticos, sólo gente con experiencia militar, motivada por el ideal de la defensa de la independencia de Ucrania.  «Todos los días recibo decenas de correos electrónicos con solicitudes, pero descarto el 75 % de ellas. Cualquiera que quiera unirse a nosotros debe comprar el billete de avión con su propio dinero. Y luego superar en Kiev un período inicial de adiestramiento antes de ser enviado a primera línea. No queremos fanáticos, gente de gatillo fácil, drogadictos o borrachos. Necesitamos idealistas sin paga, no mercenarios contratados«, afirma.

Algunas huellas del proceso de reclutamiento organizado por Besson sobreviven todavía en las redes. En julio de 2014, la web stormfront.org recogía una comunicación urgente del ya constituido Azov y de la Asamblea Social Nacionalista (SNA), definida como su ala política y asociada al Pravy Sektor. En la convocatoria se afirma que todos los voluntarios extranjeros son ahora “bienvenidos a unirse a nuestra revolución” y contribuir a la construcción de una unidad internacional en la región de Mariupol con el Batallón Azov. Se buscaban voluntarios para funciones de formación, o para la plena incorporación al Batallón y la participación en acciones de combate. Los aspirantes debían someterse una evaluación básica en la base militar de Kiev de Azov antes de ser enviados a la base de Mariupol e ir al frente.

Se advertía de que no podría realizarse la solicitud sin tener una fuerte experiencia militar (o al menos, en aclaraciones posteriores de Besson, una experiencia de servicio militar en el país de origen) y de que la convocatoria, por el momento, sólo se aplicaba a voluntarios europeos (o ucranianos de la diáspora que hablen inglés). Dada la necesidad de traductores, únicamente era posible la incorporación al Batallón sin experiencia militar si se hablaba ucraniano o ruso e inglés.

La convocatoria presentaba a Azov como Batallón Nacionalista y se afirma que son “Socialistas, Nacionalistas y Radicales” (la SNA era en realidad “social-nacionalista”). La firmaba Besson como Coordinador de la Legión Internacional Ucraniana/Batallón Azov.

Un poco antes, en junio, una comunicación similar venía acompañada de un llamamiento más específico para los voluntarios franceses en el que Besson afirmaba que: “Desde la Segunda Guerra Mundial somos la única Revolución Nacionalista que ha tomado el poder… 7 Ministros ultranacionalistas en el gobierno. Se forman batallones completos. 100% nacionalista. (…) “. Para entonces, según Besson, ya se habían incorporado tres voluntarios suecos, un italiano, un canadiense, tres fineses, además de noruegos, croatas, daneses, eslovacos y sudafricanos. Entre los primeros reclutas, entrevistados por Biloslavo, están Francesco Saverio Fontana (Stan) y el francotirador sueco Mikael Skillt.

A pesar de limitarse la convocatoria inicial a europeos, en agosto una información de tnnpoliticas.com hacía referencia al envío de correos electrónicos a residentes colombianos por parte de Besson con el objetivo de conseguir su incorporación a Azov. Y es que la aproximación de Besson es flexible, como muestra la incorporación directa del sueco David Eriksson que, a los 48 años, sería aceptado en el frente y combatiría en Shirokino. La incorporación de este sueco, liberal en sus opiniones, es precisamente una de las muestras de la doctrina de la diversidad que aplica Besson en los procesos de reclutamiento. Una doctrina que permite además confundir respecto a los objetivos reales del grupo, dada la heterogeneidad e idealismo de sus componentes.

Convocatorias similares a las señaladas vuelven a reproducirse en septiembre de 2014, una fecha relevante puesto que, para entonces, Azov ya está constituido como Regimiento. Esto indica que, tras la oficialización del nuevo Azov, ya plenamente vinculado a la Guardia Nacional ucraniana, Besson sigue cumpliendo su papel reclutador.

A primeros de 2015, Besson seguía asumiendo esa función. Un foro relacionado con la Legión extranjera francesa (cervens.net) mencionaba en abril de ese año el llamamiento de Besson al reclutamiento de militares occidentales veteranos. El anuncio revelaba que Azov necesitaba instructores tácticos para una formación básica de infantería de élite, con entre tres y cinco años de experiencia en un regimiento profesional (paracaidistas, fuerzas especiales, Legión francesa, marines, etc.) y menores de 35 años. El llamamiento se abría por primera vez a ciudadanos de Estados Unidos. Besson firmaba la convocatoria como Coordinador de Voluntarios Extranjeros de Azov.

En realidad, durante todo este proceso Gaston Besson tuvo un papel fundamental en la relación con los potenciales reclutas extranjeros. Salvo en lo relativo a la recaudación económica, en todo lo demás el proceso de contacto pasaba por sus manos.

El papel de Besson es de organización y coordinación en el marco de consolidación del Batallón Azov a través del apoyo exterior. A pesar de su experiencia de combate, no participará directamente en la confrontación. En una entrevista difundida en abril de 2015 por la televisión suiza RTS, Besson decía estar “cansado de matar gente. ¡Se me ha pasado la edad! Además no me causa placer”. Según sus declaraciones, el francés se ocupa sobre todo en Ucrania de coordinación y organización, de utilizar sus conocimientos y los contactos acumulados a lo largo de los años de conflicto en los que participó desde los 18 años.

En la entrevista afirma además que la verdadera tarea que le motiva “es la revolución”. Besson hace referencia entusiasmada a cómo apenas unos 600 militantes en Maidán habían sido capaces de tomar la ciudad de Kiev. Su objetivo era “terminar la revolución”, no combatir a unos rusos -en realidad milicias formadas a partir de la población local y voluntarios que acudieron en su ayuda, como ocurriera en todas las guerras del espacio postsoviético- contra los que no “tenían nada” y a los que sólo tuvieron que enfrentarse “obligados”, según Besson, porque “han invadido” en el este de Ucrania.

Antes de Ucrania. La guerra en Croacia y Bosnia-Herzegovina y el Black Bloc

Al considerar el papel de Gaston Besson debe destacarse la conexión croata. Algunos de los fragmentos de conversación de las personas que trataron con él a raíz de sus llamamientos muestran la clara voluntad del francés de acoger en el seno de Azov a tantos voluntarios croatas como fuera posible. El proceso daría lugar a la constitución de la Legión croata, con Denis Seler como uno de sus principales representantes. Al igual que los miembros del grupo de Buba, entre ellos Denis Prokopenko, vinculados a los ultras del Dinamo de Kiev, Seler era uno de los líderes de los grupos de fans del Dinamo de Zagreb. También resulta significativo comprobar que, entre los principales instructores de Azov, se encontrarán, además de georgianos como Giorgi Kuparashvili, distintos formadores croatas.

La conexión más relevante entre Ucrania y Croacia, a través de la experiencia de Besson, es la participación del francés en distintos conflictos a lo largo de su cadena de aventuras militares, en particular durante el proceso de desintegración de la Yugoslavia post-Tito.

Besson se alistó con 17 años en el Primer Regimiento de Paracaidistas de Infantería de Marina, con sede en Bayona, una unidad de operaciones especiales en la que permaneció entre 1985 y 1986. En ella se integra en un comando formado en tácticas de insurgencia y contrainsurgencia que le llevará a participar en distintos conflictos, de raíz en general anticomunista, en apoyo a los Karen en Birmania, a los Hmong en Laos y a otros grupos paramilitares en Camboya, Surinam y Colombia (según él en apoyo al M19, aunque de acuerdo con otras fuentes más bien en apoyo a fuerzas de ultraderecha opuestas a las guerrillas comunistas). Pero es en Croacia donde Besson acaba teniendo una participación más directa. Ahí acabará desempeñando un papel relevante en el encuadramiento de los voluntarios que acuden en ese periodo a ayudar a la república secesionista de Croacia, y posteriormente a la de Bosnia, en sus conflictos con la RFSY.

Como en Ucrania, sobre todo en lo relativo al papel de afiliación a la ultraderecha de Azov, muchos de los primeros voluntarios franceses llegados a Croacia en 1991, entre ellos Besson, se vincularían a las organizaciones paramilitares afines a las tesis más radicales. En el caso de Croacia, se trataba en concreto de la organización ultraderechista y neo-ustacha HOS (Hrvatske Obranbene Snage). En el seno del 6º Batallón de la HOS, combate en las localidades de Vinkovci, Karlovac y Slavonski-Brod, en compañía de Tomislav Madic, el mayor “Chicago”, uno de los numerosos mandos croatas condenados por crímenes de guerra y, de Bernardin Jelinić.

Además de varias decenas de croatas de la diáspora en Estados Unidos que combaten a las órdenes de Chicago, entre las unidades de la HOS presentes en los alrededores de Vinkovci se encuentran otros voluntarios franceses, entre ellos Nicolas Peucelle (Muller) y Michel Faci, con experiencia previa en acciones paramilitares en el exterior (ataque al palacio de Ceaucescu en diciembre de 1989, donde Peucelle es uno de los primeros en entrar; invasión de un edificio de la Stasi en enero de 1990 en Berlín Este y distintas acciones en los países bálticos). Según Faci, la unidad de Madi era inequívocamente nacionalsocialista. Para Besson, en cambio, lo que predomina alrededor es “un inmenso impulso nacionalista, una especie de loca lucha por la libertad”.

El conflicto entre el gobierno croata y la HOS lleva en 1992 a la disolución del grupo y a la integración de Besson en las estructuras normalizadas de la Guardia Nacional Croata (HVO). Se integra entonces en una unidad de boinas verdes o fuerzas especiales, Bojna Frankopan, comandada por Bruno Zorica “Zulu” (otro de los militares croatas con conexiones Azov). Actúan en Bosnia-Hercegovina, en Mostar y en Kupres. En estos ataques se denuncian numerosos crímenes contra la población civil serbia.

La participación militar de Besson en Yugoslavia se mantiene hasta 1993. Se integra en la 108ª Brigada Internacional bosnia (ARBiH), compuesta por un 40% de croatas, 40% de bosnios y 20% de combatientes extranjeros, parte de ellos procedentes de las fuerzas de Eduardo Rozsa Flores, antiguo corresponsal de La Vanguardia abatido años después por la policía boliviana en una operación en la que se acusaba al grupo de planear el asesinato de Evo Morales.

Uno de los tres grupos de la unidad, el comandado por Besson, incluye voluntarios extranjeros, franceses, alemanes, ingleses, canadienses, etc. Están presentes en la zona de Brcko, en la frontera norte de Bosnia, muy cerca de Vinkovci. Es una de las zonas en la que Besson reconoce “algunos crímenes de guerra”, como el asesinato a sangre de fría de dos prisioneros y de un miliciano en Zeric (probablemente Čelić), más allá de los disparos de francotirador, motivado en exclusiva por la idea de venganza, contra seis o siete personas en Mostar.

Vuelve a Francia antes de “la segunda guerra en Croacia, la guerra de reconquista” que no iba a tardar en empezar en la Krajina, con ramificaciones en la Eslavonia oriental. Tras la guerra, se afinca parcialmente en Pula y tiene un papel destacado en la consolidación de la asociación de voluntarios extranjeros de la guerra de independencia croata. Un papel que le permitiría ofrecerse con éxito a la ultraderecha ucraniana en 2014.

En el periodo intermedio entre Croacia y Ucrania, también resulta llamativa la vinculación de Besson, un autoproclamado anarquista nacionalista y de derechas, con el movimiento Black Block que fue acercándose de forma progresiva al objetivo del control del movimiento contrario a los foros internacionales de gobernantes, como el G-8 o el G-20. A finales de la pasada década, Besson organizó grupos anarquistas centrados, según él, en el ataque a bancos y automóviles de alta gama (Mercedes 500). Besson habla de la existencia por entonces de un centenar de células Black Bloc en Francia, células vinculadas al proyecto de “resistencia global” con el que decía simpatizar. El grupo de Besson participa en cumbres gubernamentales en Bruselas, Göteborg, Génova y Barcelona. En ese periodo, Besson pregona la necesidad de “reinventar el anarquismo”.

La participación de Besson, claramente percibido en posiciones de extrema derecha en Francia (su hermana ha estado en posiciones destacadas del Frente Nacional y Gaston Besson es ahijado del propio Jean-Marie Le Pen), es relevante porque indica la probable aplicación de tácticas de defensa militar en el desarrollo de levantamientos urbanos. Parte de ello podrá observarse, de hecho, no necesariamente en relación con las enseñanzas del francés, en los sucesos de Maidán en 2014.

La salida de Ucrania y la muerte en 2022

La muerte de Gaston Besson deja algunas dudas sobre sus causas. Según algunas fuentes, en general basadas en información de medios rusos, Besson habría muerto en Ucrania durante el actual conflicto. No parece demasiado probable, teniendo en cuenta que las últimas noticias que relacionaban a Besson y el conflicto ucraniano eran muy anteriores a 2022. La vocación propagandística del francés y su condición física hace poco probable, aunque no imposible, un paso prácticamente de incógnito por la guerra actual.

Algunas informaciones hablan además de la posibilidad de una salida no especialmente digna de Ucrania. En este sentido, en los primeros meses de 2015, en algún foro asociado a militares coloniales franceses, se menciona que Besson habría tenido que huir de Ucrania por haber facilitado información sensible respecto a Azov, con algunas consecuencias militares. En un mensaje de 23 de junio, Thibault D. (probablemente el ultraderechista apodado Thibault Dupire, acusado de crímenes de guerra por las fuerzas del Donbass) señala haber sustituido a Besson como reclutador de Azov, acusándole de desviación de los fondos de los donantes y de nulos resultados en términos de reclutamiento. El rápido paso en ese periodo de Dupire por otros batallones, como el Dnipro o el Duk, sólo revela sin embargo que el papel centralizado de reclutamiento en Azov deja de vincularse al grupo de Besson.

No es por tanto por completo seguro que Besson abandonara Ucrania en torno a 2015 por los motivos alegados. Debe recordarse, además, que los segundos acuerdos de Minsk de 2015 en febrero de 2015 obligaban a la salida de aquellos mercenarios que no hubieran adquirido la nacionalidad ucraniana.

Por otra parte, como ya sucedió con la formación otorgada por la estadounidense MPRI a Croacia, base de apoyo fundamental en la reconstrucción del ejército croata de cara a su ofensiva en Krajina, se observa una reorganización de la fuerza militar ucraniana a partir de mediados de la pasada década, con colaboración internacional. En el caso de Azov, esta orientación se traduce, además de en el acercamiento a las estructuras de apoyo pro-OTAN, en una revisión de las políticas internas de formación. En este contexto, la creación por Georgi Kuparashvili, entonces con la nacionalidad ucraniana requerida para seguir actuando, de la escuela de cuadros militares de Azov resulta fundamental.

Es igualmente cierto, en cualquier caso, que el ideario político de Gaston Besson, formulado el 14 de marzo de 2014, y en representación bastante libre del Praviy Sektor no parecía poder enlazar a largo plazo con la línea dominante: “No combatimos a la Rusia de Putin, ni la minoría rusófona en Ucrania, ni ninguna de nuestras minorías. ¡Nuestro enemigo es tu enemigo! El mismo… Un enemigo político, imperialista, internacionalista, sin nación, sin raíces, mundialista, capitalista, que quiere la muerte de los estados-nación, la ruina, la explotación de nuestros pueblos y el fin de nuestra historia”. “¡Ayudad a los nacionalistas del «Maidan»! ¡Por una Tercera Vía! ¡Y por una Europa libre, social, nacionalista y cristiana!”. Esta visión resulta en muchos aspectos incompatibles con la visión antirrusa y, al mismo tiempo, progresivamente alejada de las ideas de la Tercera Vía y más profesionalizada, de una rama militar de Azov que sí empezaría a hacer del principio de diversidad de Besson una gran baza para su propaganda.

En cualquier caso, las referencias a Azov en el Facebook de Besson se hacen cada vez más ocasionales. La última es del 4 de agosto de 2017. El muro de Besson en Twitter se apaga el 21 de febrero de 2017, no sin que antes, el 30 de enero, recordara su visión ideológica tercerista en relación con el conflicto ucraniano: “Ucrania: de la revolución a la guerra. Ni rojo, ni blanco. Ni izquierda, ni derecha. Social – Nacional – Radical”.

Aunque algunas de las fuentes más cercanas vinculan su muerte a su declarada afición a la bebida, resulta chocante que prácticamente ninguna de las fuentes más cercanas haga mención alguna a la causa de su muerte. Aunque con necesidad de organizar con tiempo la movilización de una familia desperdigada entre Francia, Portugal o Asia, también ofrece algunas dudas el tiempo pasado entre la difusión de la información del fallecimiento por las personas más allegadas -12 de noviembre-, la confirmación de la fecha del funeral -15 de noviembre- y el propio funeral, celebrado el día 21 en Pula, donde tenía su residencia. La referencia de su hermano Jean-François a una larga enfermedad, por otro lado, no parece demasiado creíble dado que no hay constancia previa de referencias directas a la misma.

En un contexto en el que la última contribución a su cuenta de Facebook (26 de enero de 2022) coincide temporalmente con el inicio de la guerra, y en el que se recoge el inicio de una nueva relación amorosa en diciembre de 2021 (unión que también podría, no obstante, contribuir a cerrar un ciclo), sólo hay una referencia -con fuente creíble- que hace pensar realmente en una explicación alternativa. Es una condolencia que hace mención al fallecimiento de Besson en Serbia después de las heridas recibidas en Ucrania. El tiempo dirá si hay algo de verdad o no en todo ello.

Besson fue enterrado el día 21 en Pula con honores militares croatas. Muchos de su amigos apelaron a recordarle con un poco de brandy. Salvo posible equivocación, nadie en el Movimiento Azov, ni en la ultraderecha ucraniana con la que colaboró, ha dedicado hasta ahora palabra alguna a quien una vez viajó a Ucrania para ayudarla a terminar su “revolución”.

Dedicado toda su vida a la revolución en guerrillas anticomunistas o unidades militares nacionalistas, en procesos secesionistas, golpistas o en unidades urbanas black-bloc, la vinculación a la acción más violenta nunca le supondría a Gaston Besson persecución alguna. En su país, Francia, las instituciones judiciales francesas jamás intervendrían en los asuntos internos de su acción revolucionaria nacionalista.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 47.779 suscriptores

Estadísticas del Blog

  • 1.907.092 hits
A %d blogueros les gusta esto: