Entrada actual
Alto el fuego, Bloqueo económico, Crimea, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Minsk, Rusia, Ucrania, Zelensky

Ante la “nueva” situación

Artículo Original: Colonel Cassad / Fotografía: Maxim Fadeev

Coincidiendo con el nombramiento de Leonid Kuchma como representante oficial de Ucrania en las negociaciones de Donbass y el anuncio de propuestas para discutir la posibilidad de levantar el bloqueo económico de Donbass a cambio de un trato de “Donbass por Crimea” se vuelve a hablar de las posibilidades de éxito que puede tener Zelensky en estas negociaciones.

Recordemos las tesis que planteó Pinchuk [que fue quien inicialmente planteó, desde las posiciones ucranianas, culpando a Rusia de la guerra y hablando de una solución pacífica como si no hubieran muerto ya más de 13.000 personas en la guerra en Donbass-Ed]:

“Ucrania debería considerar la posibilidad de olvidar entrar en la UE como uno de nuestros objetivos de corto plazo. Podemos construir un país europeo, ser un socio privilegiado y discutir la entrada más adelante”.

“En este momento, aunque mantengamos la posición de que Crimea es parte de Ucrania y tiene que volver, Crimea no puede ser un obstáculo para las decisiones que pondrían fin a la guerra en el este según unos términos aceptables. Ucrania tardará 15-20 años en generar suficiente crecimiento económico y en estabilizar nuestras infraestructuras, protección social y sistema financiero. Todos los residentes en Crimea querrán entonces vivir en esta futura Ucrania, como los alemanes del este querían ser parte de la República Federal de Alemania”.

“El conflicto en el este fue iniciado desde fuera y no es un movimiento real por la autonomía ni una guerra civil. No habrá condiciones para unas elecciones de verdad hasta que Ucrania no recupere el control completo del territorio. Sin embargo, puede que tengamos que ignorar esta verdad y acordar celebrar elecciones locales. Esos compromisos pueden suponer una decepción para los ucranianos en el este que han sufrido tanto. Sin embargo, si esto es lo que hace falta para que Ucrania demuestre su compromiso con la unificación pacífica, puede que tengamos que hacer ese compromiso por el bien de miles de vidas”.

“Tenemos que centrarnos en ayudar a aquellos que han tenido que abandonar sus casas y no pueden volver por la amenaza a sus vidas en condiciones de represión y peligro y ofrecerles todo el apoyo posible para reconstruir sus vidas en una nueva realidad. Finalmente, reconozcamos que Ucrania no va a entrar en la OTAN a medio o corto plazo. No se nos ha ofrecido, pero si se hiciera, eso podría llevar a una crisis internacional de dimensiones sin precedentes. En este punto, debemos buscar una configuración de seguridad alternativa y aceptar la neutralidad como nuestra perspectiva a corto plazo”.

“Ucrania precisará garantías de seguridad. Con el Memorándum de Budapest de 1994, Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, Francia y China aseguraron la seguridad a Ucrania a cambio de sacrificar su arsenal nuclear. Creemos en esos acuerdos, pero aprendimos de la forma más dolorosa cuando Rusia invadió Crimea que eso no son garantías. Ucrania necesita una oferta real, con propuestas detalladas en todos estos temas. También necesitamos dejar claro que estamos dispuestos a aceptar un gradual levantamiento de sanciones como solución a cambio de una Ucrania libre, pacífica y segura”.

“Los dolorosos compromisos que propongo salvarán vidas de ucranianos”.

Hay que recordar que la posición oficial de la Federación Rusa en Ucrania descarta absolutamente cualquier mención a Crimea. Rusia no pretende discutir Crimea con nadie (porque con eso Moscú admitiría de facto que su soberanía sobre Crimea no es legítima y eso tendría consecuencias).

Así que parece inevitable la situación en la que Ucrania ofrece cambiar Donbass por la normalización. Es decir, Ucrania intentaría parecer más razonable, dejar de lado el provocador camino a la OTAN, volvería a la estrategia multivector de Kuchma o Yanukovich y dejaría de culpar de todo a Rusia. Eso sí, primero que Rusia entregue Donbass. De hecho, es lo que dijo Pinchuk, cuyas ideas vuelven a resurgir con el retorno de Kuchma al formato de negociación.

Evidentemente, Moscú no puede tener mucha confianza en las declaraciones, ya que Zelensky ni siquiera consigue cesar a los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores y sigue haciendo declaraciones que suenan exactamente como la retórica de Poroshenko. Así que los intentos de “solucionar el conflicto”, en realidad los intentos de conseguir que se entregue Donbass, han vuelto a la clásica “prometed algo a esas criaturas, ya los colgaremos después”.

La actual Ucrania no puede dar garantía alguna de cumplimiento de los acuerdos por Donbass (ahí está el ejemplo de los acuerdos de Minsk), ni puede garantizar que Estados Unidos no le forzará a seguir el actual camino y Poroshenko y su entorno, así como los grupos fascistas o semifascistas cercanos al poder no están interesados en que se produzca ningún compromiso.

Rusia también entiende que cualquier compromiso sobre Donbass -entregar la región a cambio de promesas de “normalización”- no eliminan la cuestión de las sanciones por Crimea, que no van a ir a ninguna parte (obviamente Estados Unidos no va a reconocer a Crimea como parte de Rusia, así que la batalla continuaría de cualquier manera, solo que Rusia estaría en peor posición). Así que es improbable que el plan Pinchuk, que no era factible para Rusia en 2016-2017, vaya a ser relevante de repente en 2019. No elimina contradicciones clave entre Rusia y Estados Unidos, por esa razón no puede ser viable.

La implementación de los acuerdos de Minsk según la interpretación rusa [la interpretación literal, de la que Ucrania lleva años intentando eliminar aspectos como la amnistía o un estatus especial con contenido político, es decir, autonomía-Ed], un país no alineado y descentralizado, con la RPD y la RPL jugando el papel de Transnistria en la realidad político-militar de Ucrania, es prácticamente imposible de imaginar, tanto por la postura de Estados Unidos como por la situación de la sociedad ucraniana.

En términos prácticos, la postura de Kuchma puede ser parcialmente efectiva en la organización de un intercambio de prisioneros y ciudadanos detenidos en Rusia y en Ucrania. El intercambio de soldados ucranianos por ciudadanos rusos detenidos en Ucrania (incluyendo el periodista Kiril Vishinsky, de RIA Novosti) es posible si hay buena voluntad de Kiev. Pero calcar los métodos de Poroshenko convencerá al Kremlin de que no se puede tomar en serio a Zelensky y la famosa “ventana de oportunidad” de diálogo se cerrará rápidamente.

Tampoco hay que prestar especial atención a las cambiantes declaraciones de Kuchma y Zelensky sobre las negociaciones con Rusia. Las próximas rondas de consultas sobre los temas de intercambio de prisioneros y el alto el fuego dejarán claro si una parte de la oligarquía ucraniana tiene la voluntad política de congelar el conflicto o si nos encontramos ante un Poroshenko interpretado por otro actor, que no ha cambiado la política que llevó a Ucrania a la guerra civil.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

junio 2019
L M X J V S D
« May    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.833 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.296.096 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: