Entrada actual
Alto el fuego, Autonomía, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Estados Unidos, Grupo de Contacto Trilateral, LPR, Minsk, Nuland, Rusia, Surkov, Ucrania

La ambivalencia de la política rusa en Donbass

Artículo Original: Alexander Zhuchkovsky / Eurasia Daily

CZFWpWzVAAALvqdCreo que todos se han percatado de la frenética actividad de los portavoces y negociadores de Rusia y de Ucrania este último mes: reuniones del Grupo de Contacto, la visita de Gryzlov a Kiev, las conversaciones de Nuland  y Surkov y otra vista de Surkov a Donbass. Puede que la interpretación más significativa de los motivos detrás de tan intensa ronda diplomática corresponda al periodista Alexander Chalenko, basada en información de una fuente en la delegación de Surkov. Pero la visión de Chalenko es parcial, ya de entrada considera que las políticas de Surkov son beneficiosas y su implementación es parte de cierto “plan maestro”. Si Chalenko está en lo cierto en lo que respecta a la “negociación sobre la autonomía de Donbass” (que Surkov habría propuesto en Kaliningrado), esto sería algo preocupante.

Considero que el adversario saldrá ganando, mientras que nosotros nos encontraremos en el lado perdedor, si las partes verdaderamente implementan los acuerdos de Minsk. En primer lugar, no creo que Estados Unidos tenga intención de forzar a Kiev a cumplir con los acuerdos de Minsk o a negociar con Rusia para buscar una solución política al conflicto. En segundo lugar, nuestra experiencia histórica deja claro en qué resultan las negociaciones celebradas según los términos del adversario (y Estado Unidos es, sin duda, un adversario) y a qué lleva la fé ciega de nuestros políticos en la voluntad de negociación de “nuestros socios occidentales” (si se excluye la posibilidad de acuerdo entre las élites rusas y las occidentales).

Es así como Chalenko interpreta las negociaciones de enero, que se centraron en la reintegración de Donbass en Ucrania. El “plan maestro”, en cambio, consistía en un Donbass de jure ucraniano y de facto ruso (en el que Rusia tendría todo el control). Es preciso recordar que las negociaciones tienen lugar fuera de los focos, por lo que es complicado obtener detalle alguno. Tras las negociaciones en Kaliningrado y la visita de Surkov a Donbass, he esperado escuchar cualquier detalle por parte de ciertas fuentes durante más de una semana, aunque con escaso éxito. Solo ahora he obtenido lo siguiente de una persona ligada a nuestro ministerio de Asuntos Exteriores. Nuland y Surkov trataron el retorno de Donbass a Ucrania según los términos ucranianos. Sin embargo, cuando se debatió el plan en la reunión del Consejo de Seguridad Nacional en Moscú prevaleció el punto de vista de los “halcones”.

En realidad, por el momento la situación no ha cambiado y tanto el proceso de Minsk como la “autonomía negociada” siguen estando en el aire. Al igual que el año pasado, las “palomas” de Surkov tratan de llegar a un acuerdo con Ucrania en sus términos y lograr la relajación o levantamiento de las sanciones occidentales (hay que recordar que tras las conversaciones de Kaliningrado, John Kerry ya ha “mostrado la zanahoria”, afirmando que las sanciones contra Rusia serían eliminadas este mismo año). Mientras tanto, los “halcones” son conscientes de que es un juego en el que las cartas están marcadas y saben que no se perdonará a Rusia por Crimea y que ninguna concesión a Ucrania supondrá el triunfo del “plan maestro” sino una tragedia como la de la Krajina serbia. Así que apoyan las negociaciones desde una posición de fuerza, en nuestros términos y mientras seguimos preparándonos para la posibilidad de guerra.

La mala noticia es que pese a los recurrentes bombardeos de artillería, provocaciones armadas y despliegue de tropas ucranianas en Donbass -que continúan también este año-,  la ambivalencia y la inconsistencia (esquizofrenia, incluso) de la política rusa en Ucrania no ha desaparecido. Como hasta ahora, no hay un único centro de toma de decisiones ni una estrategia de actuación estrictamente desarrollada en lo que se refiere a Donbass: los asuntos no se solucionan a base de implementar las tareas marcadas por las autoridades rusas sino a base de confrontación y frágiles acuerdos entre al menos dos grupos (palomas y halcones) o, como solía decirse, entre las “torres del Kremlin”. El proceso político y diplomático sigue estando en manos de personas que no velan por los los intereses de Rusia y de los rusos de Donbass y que demuestran, además, el papel crucial de Surkov en las negociaciones (aunque pueda permanecer en segundo plano en las negociaciones).

La buena noticia es que el papel de esas personas en la toma de decisiones sobre el futuro de Donbass y Ucrania (el futuro de toda Ucrania sigue dependiendo de Rusia) no es crucial. Hace tiempo que los temas domésticos de las Repúblicas Populares de Donetsk y de Lugansk (RPD y RPL), incluyendo los temas socioeconómicos, por no hablar de los temas militares, son competencia de los “halcones”. Las dos repúblicas consideran posible el escenario de conflicto armado. Así, las medidas de seguridad tomadas están relacionadas con la posibilidad de un ataque de las Fuerzas Armadas de Ucrania en al menos tres direcciones y la necesidad de evitar una futura concentración de tropas ucranianas en los alrededores de las zonas pobladas de la RPD y la RPL.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.833 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,140,766 hits
A %d blogueros les gusta esto: