Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Rusia, Ucrania

Una carnicería sin sentido

Artículo Original: Alexander Kots / Komsomolskaya Pravda

El ataque contra los suburbios de Donetsk, donde las tropas ucranianas llevan ocho años atrincheradas, ha comenzado finalmente con el ejército de la RPD y apoyo de la artillería rusa. Avdeevka está siendo atacada. Y también la localidad de Peski, que se considera clave para Avdeevka. Los destacamentos de asalto de Donbass ya han conseguido avanzar allí. A lo largo de la última semana, la población de Donetsk, que ha sido objeto de bombardeos desde Peski, ha podido ver las nubes de humo sobre ese lugar, una imagen que lleven ocho años esperando. Hace tiempo que no quedan civiles en Peski, que ha sido convertido en un área sólidamente fortificada.

La esperanza es que la línea del frente se aleje finalmente de Donetsk y que la población pueda dejar de tener miedo a salir. La seriedad de la ofensiva se puede juzgar por la reacción al otro lado. No por lo que diga el habitual contador de historias del régimen de Kiev, Oleksiy Arestovich, que parece la ambulancia de la televisión ucraniana, sino por lo que dicen quienes están en las trincheras de Peski, que califican estar allí como un infierno.

Esas son las impresiones de un soldado ucraniano, Serhiy Gnezdilov, que lucha en Peski. Su carta fue publicada en las redes sociales ucranianas (y ha sido confirmada por la irritada reacción de Kiev, que acusa al soldado de cobardía, pero que no niega lo que dice).

¿Qué más hay para perder, qué más me pueden quitar en este sexto día de infierno personal en Peski, a un kilómetro de la primera calle de la ciudad ucraniana de Donetsk? Los cuerpos de aquellos a los que quiero más que a mi familia se encuentran bajo el calor de las trincheras aplastados por proyectiles de 152 mm. Como escribí antes, 6500 proyectiles por cada pueblo en menos de 24 horas.

Es así desde hace seis días ya y es difícil saber qué número de nuestra infantería sigue vivo bajo este fuego.

No, no me quejo.

Dos morteros de 82 y 120 mm están trabajando de nuestro lado. A veces se despiertan dos cañones y aprietan hacia Donetsk.

Prácticamente no respondemos. No hay fuego de contrabatería, nada, el enemigo pone sus proyectiles de artillería en nuestras trincheras sin problemas y destruye las posiciones fortificadas con cemento en minutos, sin pausa y con descanso mínimo apretando nuestra línea de defensa.

Anteayer se destruyó la presa y el río arrastró muertos y heridos. No publicaré datos, está prohibido en nuestro país, pero no tienen ni idea del número y el porcentaje de nuestras bajas.

Es una carnicería en la que el batallón simplemente aguanta la invasión con sus propios cuerpos.

Durante casi una semana, hemos estado esperando al menos algún refuerzo para golpear la artillería enemiga porque, repito, nos están quemando con impunidad con todo aquello en lo que es rico el ejército ruso. Hoy ha trabajado la aviación.

Estoy orgulloso de que el liderazgo del batallón se haya quedado aquí con nosotros. Kombat está con nosotros, todos están con nosotros, los heridos leves, se ponen una venda y vuelven en un par de horas a sus posiciones, si es que se puede llamar así a los agujeros sin fondo.

Hay una guerra.

Pero sin contrabatería, resulta una carnicería sin sentido en la que enormes cantidades de nuestra infantería muere cada día.

¿Querían la verdad? Ahí está la verdad al desnudo.

Las reservas fueron a las posiciones para cubrir el avance, pero cinco minutos después, de quince hombres solo había uno sano.

Cuerpos tirados en el suelo. Si hay alguno leve, puede que tengas suerte y pueda salir andado.

Solo se llevaron a un hombre herido. Gritaba durante todo el camino: ¿Dónde están los refuerzos? ¿Dónde está la artillería? ¿Por qué nos han abandonado? ¿Por qué nadie nos cubre?

No lo sé, tío, no sé por qué nadie nos cubre. Me avergüenza seguir de una pieza y no haber tenido más que sordera un par de veces.

Tuve que vomitar, cagar -perdón por el lenguaje- y vuelta a las trincheras.

Todas las reservas se han gastado, el equipamiento militar salta en llamas y el enemigo se aproxima y toma nuestras posiciones sin problema después de otro bombardeo de artillería.

Ahora mismo, estamos perdiendo Peski, toda nuestra capacidad material y humana está casi agotada.

Denis, el hombre de Mariupol que me dijo “Bueno, creo a Arestovich, lo recuperaremos todo pronto”, está muerto. Resultó herido dos veces, le vendaron ahí mismo en las trincheras. Le dijeron: “Denchik, te tienen que evacuar”, pero respondió: “Chicos, no os voy a dejar”.

Resultó herido una vez y después de la segunda, siguió disparando.

Todavía no hemos recogido el cuerpo. Yace en las ruinas de Peski, con los brazos extendidos y la mirada fija. Pide venganza. ¿Cómo puedo rechazar su último deseo? ¿Cómo podemos todos dejar a Denis?

Confío en que sobreviviera al final. Porque no puede haber muerto, acaba de volver del hospital, acaba de pedir matrimonio a su novia. Dicen que después de una de las visitas simplemente desapareció. Enterrado bajo un montón de tierra. Pero creo que es un error y que está vivo. Una esperanza ingenua.

Sé que a nuestro gobierno no le gusta pensar en voz alta. Pero no me ha quedado otra opción en el contexto de esta apología de la victoria y arestovichismo. La verdad no se debe escuchar, no se debe susurrar en conversaciones de salón. Por supuesto, recibiré una bala especial por esto, porque ¿cómo puede un Gobierno mentir a sus propios ciudadanos?

No me sorprendería si hoy alguien dijera “El agente del Kremlin Sirozha ha escupido un brillante plan para la victoria en el frente de Donetsk, pongámoslo en Mirotvorets”.

Estoy cansado de decir que todo está bajo control. Ahora, en Peski, todo está bajo control, pero, por algún motivo, la situación está empeorando.

Suenan las alarmas mientras nosotros cubrimos Peski con nuestros cuerpos.

Suficientes cañones para Donetsk

Esta carta del otro lado del frente requiere una aclaración. El soldado ucraniano afirma que no disponen de suficientes cañones. Sin embargo, Donetsk continúa siendo bombardeada y lo es tanto con proyectiles como con minas (en las que resulta herida la población civil). Ucrania tiene suficientes cañones.

No me gusta juzgar el verdadero estado del frente por una carta en las redes sociales. Sin embargo, lo que describe de Peski es una situación típica. Durante casi seis meses, la columna vertebral del principal ejército profesional de Ucrania ha sido golpeado. Quedan escasas unidades con capacidad de combate y en las que dominen los profesionales y en el frente se encuentran fundamentalmente reservistas movilizados reclutados en las calles y las playas. Muchos son de Ucrania occidental. Y no tienen ni la capacidad ni la voluntad de luchar.

Ahora, la situación es similar en los alrededores de Soledar y Artyomovsk. Aquí, la RPL y las tropas rusas han empujado lentamente a la primera línea de defensa ucraniana, se han aferrado a las ciudades y se lucha ya dentro de Soledar. Pero eso no significa que Ucrania no responda. Sus tropas intentaron contraatacar cerca de Artyomovsk. Tres batallones, con el apoyo de tanques y artillería se dirigieron a la localidad de Pokrovskoe. En un día, 300 soldados ucranianos murieron allí contra el muro de la compañía privada Wagner y las fuerzas aliadas. Después, los restos de los batallones ucranianos fueron expulsados, perdiendo seis tanques, cuatro blindados, vehículos de infantería y drones.

La superioridad de la artillería rusa es, en gran parte, gracias a Kiev. Zelensky ha trasladado parte de la artillería de Donbass a Jerson. Hay unos planes de ofensiva que ya todo el mundo conoce. Pero si esa aventura ocurre, Zelensky sufrirá un fracaso y las bajas serán en una escala más trágica que en Artyomovsk.

Hay rumores de que el general Zaluzhny, comandante de las tropas ucranianas, ha exigido a Zelensky la vuelta de la artillería a Donbass para no perder los puntos clave en la defensa. Se refiere tanto a Avdeevka como a la línea Seversk-Artyomovsk, tras la que hay una vía directa a Slavyansk.

Al mismo tiempo, Zelensky afirmo que Ucrania no puede revertir la ventaja de artillería y personal de Rusia en Donbass. Es una afirmación medida para que se escuche en Occidente: una plegaria por más HIMARS, artillería autopropulsada CAESAR y obuses M777. Sin embargo, en personal, Ucrania tiene superioridad, eso no es ningún gran secreto aquí. Es más, en algunos frentes es muy superior. Por ejemplo, cuando la planta eléctrica de Uglegorsk fue liberada, el enemigo tenía tres veces más efectivos. Esto dice algo de la experiencia, entrenamiento y arte militar de las fuerzas aliadas, algo de lo que carecen las unidades ucranianas sin experiencia.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 8.965 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.852.150 hits
A %d blogueros les gusta esto: