Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Rusia, Ucrania

Despedidas

Artículo Original: Dmitry Steshin / Komsomolskaya Pravda

El jueves, Donetsk dijo adió a Korsa, la legendaria Olga Kachura, coronel del ejército de la RPD, comandante de una división de sistemas Uragan. Vladimir Putin le otorgó el título de Héroe de Rusia a título póstumo. Fue despedida en el Teatro de Donetsk, desde donde también se despidió al primer líder de la RPD, Alexander Zajarchenko y a los famosos comandantes Motorola y Givi. Pero, esta vez, algo había cambiado. Ucrania, en su bestialidad y odio a Donbass y a Rusia, nunca había bombardeado funerales. Hoy, todo humanismo que le quedaba a Ucrania ha desaparecido.

A las 10:20, mi casa tembló. Ya he aprendido a distinguir las llegadas en el centro de Donetsk: la ventana tiembla lentamente. Estaba ocupado con la tarea más importante: recoger las botellas de plástico y cerrarlas con cinta. Hace dos días, la artillería ucraniana atacó las estaciones de filtración y bombeo de agua y la ciudad está seca. No ha habido agua ni siquiera por la noche. Iba a acercarme a una de las salvadoras fuentes para conseguir algo de agua, pero el bombardeo de Donetsk interrumpió el trabajo de casa.

Atacaron el funeral de Korsa con obuses estadounidenses de 155mm. Puede que sea lo único con lo que, desde las posiciones ucranianas, se puede alcanzar el centro de Donetsk. A excepción de los Grad, Smerch y Uragan. Nuestras defensas aéreas han aprendido a derribarlos, pero aún no pueden con los proyectiles de los obuses. Pese a la supuesta precisión de la artillería de la OTAN, los primeros proyectiles formaron un triángulo con lados de 200 metros. O disparaban oblicuamente o los cañones ya no están en condiciones. Aun así, los proyectiles ucranianos encontraron a sus víctimas.

Escondí el coche en el callejón y bajé rápidamente al paso subterráneo bajo la avenida Artyom [calle principal del centro de Donetsk-Ed]. Estaba lleno. La población se escondía ahí, dejando la determinación de salir a la calle y seguir con sus cosas para más adelante. La abuela Liuda intentaba recoger los cristales rotos de su quiosco: los fragmentos de metralla habían llegado hasta el paso subterráneo. Con coraje y lo que le queda de ironía me contó que “aquí nadie ha resultado herido más que la puerta”.

Subí a la superficie. El lugar estaba lleno de fragmentos de metralla en el restaurante del que seguramente es el mejor hotel de Donetsk. Las delegaciones de prensa, tanto las nuestras como las occidentales, siempre se han quedado aquí. Como algunos propagandistas ucranianos se apresuraron a decir: “Hemos golpeado donde van los propagandistas de Putin”.

Una chica yacía en la acera en un charco de sangre. Llevaba un sencillo vestido que sobresalía de la cortina del restaurante. No muy lejos, se encontraba el polvoriento bolso, aplastado por la explosión, y una batería de móvil. Es probable que la mujer llevara el teléfono en la mano en el momento de la explosión. Olía a sangre derramada y a explosivos. Un aroma que no es familiar en otros lugares.

Un camarero se movía como perdido por el restaurante recogiendo platos rotos. Me dijo que había sido “muy fuerte” y me hizo una recomendación: “Aléjate de la fachada, hay piezas de la pared y de cristal que caen desde arriba”.

Seguí hasta el teatro, que está a un tiro de piedra del hotel. Caminé entre restos de sangre y de flores rojas que la población había dejado caer al salir huyendo. Creo que los claveles simbolizan la sangre, pero no recuerdo haber visto sangre así en un funeral. Las tropas ucranianas han vuelto a sorprendernos. Junto a las flores y restos de proyectiles, los heridos estaban siendo atendidos allí mismo. Y el tanque T-34 apuntaba al cielo desde su pedestal, más o menos hacia el lugar desde el que habían venido lo proyectiles: los alrededores de Avdeevka, donde nuestro ejército lleva varios días avanzando. No hay duda de que caerá. Allí lo saben. Y lo que ha ocurrido hoy en la República se recordará.

Frente al teatro estaba el camión militar. El ataúd de Korsa debía haber sido trasladado en el transporte del cañón. Pero toda la despedida se produjo en el refugio, en el sótano del teatro. El centro de la ciudad estaba vacío, a la espera de un nuevo bombardeo.

Comenzó diez minutos después de que me marchara. En la calle Gurov, un hombre resultó gravemente herido por la metralla. Los artilleros ucranianos habían cambiado de posición, pero el objetivo seguía siendo el mismo: Donetsk. Una ciudad en la que no hace falta ni salir de casa para encontrarse bajo el fuego.

En esta ocasión, Ucrania se cobró la vida de cinco ciudadanos, entre ellos un niño. Al menos otros cinco resultaron heridos de gravedad. Pero el subconsciente dice que estos ocho años de infierno están a punto de acabar. No hace falta siquiera preguntar a la población, se ve en sus caras. Vuelve a usarse el viejo eslogan “¡No hay miedo!” de los tiempos del sitio de Slavyansk. La única diferencia con respecto a 2014 es que ahora hay esperanza en esas palabras.

Korsa, posiblemente la mujer de más alto rango en esta guerra, iba a recibir la despedida que la RPD dedicó a Motorola, Givi o Zajarchenko.

Korsa

Olga Kachura, Korsa, nació el 12 de mayo de 1970. Formaba parte de una familia con una fuerte tradición militar: 12 generaciones.

Hasta 2012, sirvió en el Ministerio del Interior de Ucrania y, desde 2014, en la milicia. Durante la guerra, adoptó a un niño y su hija sirvió en la misma unidad que su madre. Korsa comandaba la división, cuya base se encontraba en Gorlovka.

La muerte de Korsa se conoció el 3 de agosto de 2022. Volvía de las posiciones de combate hacia la retaguardia cuando su vehículo fue atacado. Se dice que estaba siendo perseguida por saboteadores ucranianos.

El 4 de agosto, el presidente de la Federación Rusa otorgó a Olga Kachura el título de Héroe de Rusia (a título póstumo).

Comentarios

Un comentario en “Despedidas

  1. Todos los que han participado y controlado los bombardeaos durante todos este tiempo desde el 2014 cuando acabe la guerra deben de ser perseguidos capturados y ajusticiados con la pena de muerte. Si se escapan para occidente pues escuadras de justicia deben perseguirlos y ajusticiarlos. Todo esto es para que en el futuro nadie se atreva a levantar un dedo encontra de los Civiles especialmente los Eslavos. Sea en las tierras de Ukrania Kosovo Servia. Es el manto que la federacion Russa a recibido de siglos como defensores de los pueblos eslavos. En este caso la sangre se paga con sangfre triste pero cierto. Sino en un futuro habran otros que intentaran hacerle acciones criminales a los pueblos eslavos porque saben que no habra consecuencias!!!!!!

    Me gusta

    Publicado por campotiro48 | 05/08/2022, 08:10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 8.966 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.855.921 hits
A %d blogueros les gusta esto: