Entrada actual
Donbass, Ejército Ucraniano, Estados Unidos, OTAN, Rusia, Ucrania

Una palmada en la espalda

Artículo Original: Andriy Babitsky

Al contrario que Victoria Nuland, que se comportó de forma extremadamente pacífica en Moscú, el secretario de Defensa Lloyd Austin, que ha volado a Kiev esta semana, ha resultado ser más agresivo. Puede que sea lo que se espera que haga el líder del departamento militar, pero hace imposible entender exactamentea a qué se adhiere Washington en lo que respecta a Rusia. O la relación está mejorando o todo lo contrario. Es probable que Estados Unidos se mantenga fiel a una especie de política multivector. Por un lado, extienden una mano de amistad, temiendo un excesivo acercamiento entre Rusia y China, pero, por otro, continúan la llamada política de contener a Moscú.

Para esa última tarea parecen haber elegido al secretario de Defensa, que antes de llegar a Ucrania visitó Georgia en visita oficial. Austin comenzó con los tradicionales y fundamentalmente ritualistas declaraciones. “Estoy aquí para reafirmar nuestro inquebrantable apoyo a la soberanía, integridad territorial y aspiraciones euroatlánticas de Ucrania”, escribió en Twitter tras aterrizar en Kiev. Según Austin, Estados Unidos está comprometido en reforzar las capacidades de defensa de Ucrania para “disuadir más agresiones rusas”. Eso solo era el calentamiento.

Austin utilizó ponderosas herramientas en la rueda de prensa tras la reunión con su homólogo ucraniano, el ministro de Defensa Andriy Taran. Eso ya no era una formalidad. El oficial estadounidense decidió definir a Rusia como “agresor y ocupante”, acusándole de iniciar el conflicto en Donbass. “Rusia empezó esta guerra. Y crea obstáculos a la paz. Continuamos haciendo todo lo posible para apoyar a Ucrania y proteger su seguridad”, afirmó añadiendo que “Rusia es la roca que impide una resolución pacífica”.

Parecía que había tomado prestada la colección de acusaciones del léxico de los políticos ucranianos y había añadido un par de argumentos de una agenda relevante para Estados Unidos. Ahí va otra declaración: “Volvemos a apelar a Rusia a finalizar su ocupación de Crimea, detener la continuación de la guerra en el este de Ucrania y paralizar las actividades de desestabilización del mar Negro y a lo largo de las fronteras de Ucrania. También a detener los persistentes ciberataques y otros actos provocadores contra las democracias occidentales”.

En términos generales, sería posible ignorar esta retórica habitual, aunque abiertamente hostil, pero Lloyd Austin rápidamente comenzó a hablar de los intereses estadounidenses en el mar Negro y el apoyo a Ucrania en ese sentido. Y esto causa sensación, porque hasta ahora el mar Negro no había sido presentado de esta forma por un oficial estadounidense de alto rango. “Proveemos asistencia a todas las regiones de forma regular y este es nuestro compromiso a nuestros socios. Y pueden esperar que continuemos nuestro apoyo. Esta región es muy importante para nosotros y seguiremos apoyando a nuestros socios para garantizar la seguridad en esta región”, afirmó.

Andriy Taran cogió el tema con gusto: “Tenemos intereses comunes y estamos determinados a continuar con las consultas en este sentido y también a unir fuerzas con nuestros socios en la región del mar Negro y la OTAN en general para mantener la estabilidad y la seguridad”.

¿Todas estas declaraciones sobre “asistencia” y “apoyo continuado” como una amenaza a Rusia? ¿Busca el Pentágono realmente cooperar con la marina ucraniana para restablecer la seguridad en la cuenca del mar Negro, supuestamente perdida por culpa de Rusia? Es una pregunta seria, pero la respuesta quedó clara hace mucho tiempo. Estados Unidos no pretende tomar parte directa en ningún conflicto militar relacionado con Ucrania ni ahora ni en el futuro, como ha repetido en numerosas ocasiones, también en boca de oficiales de alto rango.

Así que se pronunciaron palabras amenazantes, se prometió ayuda efectiva, pero el invitado evitó dar detalles concretos. Y no es porque quisiera mantener en secreto lo que el Pentágono pretende hacer para ayudar a sus hermanos ucranianos, sino que para no decepcionar a la audiencia con lo modesto de la ayuda. Las cantidades transferidas por Washington a Ucrania para propósitos de defensa y el equipamiento militar suministrado no son impresionantes. No hay motivo para esperar que nada vaya a cambiar.

Un toque distintivo. Austin se refirió al derecho de los ucranianos a determinar su futuro al responder a una pregunta sobre la entrada de Ucrania en la OTAN. Otra vez, ni una palabra sobre cuándo. Con este tipo de palmada en la espalda, Kiev no está ni un milímetro más cerca de su deseado objetivo. Aún no ha recibido siguiera el plan de acceso a la OTAN (MAP por sus siglas en inglés). Así que no importa lo amenazante y resolutivo que parezca el secretario de Defensa, los políticos ucranianos no deberían esperar una asistencia efectiva de la actual administración estadounidense para arreglar sus problemas militares.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.679 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.462.988 hits
A %d blogueros les gusta esto: