Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Estados Unidos, LPR, Rusia, Ucrania, Volker

La dimisión de Volker

El proceso que ya empieza a calificarse de Ukrainegate -en realidad un ejercicio de oportunismo político en el que tanto Demócratas como de Republicanos utilizan a Ucrania como herramienta para tratar de desacreditar al contrario a pesar de que las dos administraciones en cuestión, la de Obama y la de Trump han actuado de forma similar, abusando del poder de Estados Unidos y de la dependencia de Ucrania para intervenir en los asuntos internos del país para beneficio propio- parece haberse cobrado la primera víctima. Aunque el afectado aún no se ha pronunciado oficialmente, se da por hecha la dimisión de Kurt Volker de su cargo -no remunerado- de enviado del Departamento de Estado de Estados Unidos en Ucrania.

La noticia fue adelantada en primicia por el periódico de la universidad de Arizona de la que es parte el Instituto John McCain, dirigido por Volker y quien sigue pagando el sueldo del hasta ahora representante del Departamento de Estado. Según la información que publicó The State Press y que posteriormente han confirmado por otros medios, el nombre de Kurt Volker aparece mencionado en la queja del oficial de inteligencia que denunció las presiones de Trump a Volodymyr Zelensky en la conversación telefónica que ambos presidentes mantuvieron el 25 de julio.

Concretamente, se cuestiona el papel de Volker y su relación con Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York, abogado personal de Trump y una de las personas que más abiertamente ha mostrado sus intereses en Ucrania. No es ningún secreto su enfrentamiento con Kolomoisky, sus críticas a Zelensky por rodearse de “enemigos del presidente de Estados Unidos”. Según CNN, tras la conversación telefónica, Volker concertó una cita con Giuliani y un asesor de Zelensky para “tratar de mantener el asunto Biden lejos de las conversaciones oficiales”. The State Press añade que el denunciante afirma también que Volker viajó a Kiev tras la conversación entre Poroshenko y Zelensky para “guiar a los oficiales ucranianos sobre cómo gestionar las exigencias de Trump”. A raíz de esta denuncia y de la investigación que se ha iniciado al respecto, Volker tendrá que prestar declaración ante el Comité de Asuntos Exteriores del Congreso de Estados Unidos la semana que viene.

Volker, que en el pasado ya había ocupado brevemente un puesto de cierta relevancia diplomática -llegó a ser embajador de Estados Unidos en la OTAN-, es conocido por quienes han seguido el día a día de la guerra en Donbass por su beligerancia y su duro discurso contra Rusia. Nombrado en julio de 2017 para un puesto creado a su medida y a medida de los intereses de Estados Unidos en Ucrania, la labor de Volker ha sido siempre tratar de conseguir concesiones de Rusia a cambio de vagas promesas de futuro cumplimiento de los acuerdos de Minsk según la interpretación ucraniana.

La labor pública de Volker ha sido fundamentalmente la de ejercer de grupo de presión y proporcionar activa y agresivamente apoyo incondicional a todas y cada una de las decisiones de Ucrania en relación con Donbass. Volker ha justificado los bombardeos ucranianos contra localidades de Donbass a pesar del alto el fuego alegando que Ucrania se defiende de la “agresión rusa”, término favorito del diplomático estadounidense, que nunca se ha cansado de exigir a Rusia que entregue a Ucrania el control de la frontera, que desarme a las milicias o que disuelva la RPD y la RPL. No hay sitio en Ucrania para ellas, llegó a afirmar el diplomático, que siempre ha exigido públicamente su disolución, rendición y desarme como prerequisito para continuar un proceso de Minsk adaptado a los intereses ucranianos: a cambio de esas concesiones previas, Volker ofrecía únicamente la reintegración en Ucrania.

Kurt Volker y la embajadora de Estados Unidos en Ucrania frente a la tiroteada señal de Slavyansk, con un conocido lema del nacionalismo ucraniano más radical: “Ucrania sobre todas las cosas”.

Ni estatus especial, ni autonomía, ni amnistía han sido nunca parte de su plan. Así lo atestiguan no solo sus habituales declaraciones contra Rusia sino su “presión” a Ucrania para que extendiera el periodo de vigencia de la “ley de estatus especial” aprobada por el Parlamento de Ucrania, una ley vacía, que no prevé derechos políticos y que nunca ha sido aplicada. Volker alegaba entonces que la extensión de esa ley que no iba a aplicarse de ninguna manera era necesaria para cumplir formalmente con los acuerdos de Minsk y poder exigir así a Rusia -no a la RPD o la RPL, entidades que para Volker ni siquiera existen, aunque tienen que ser disueltas- que cumpla con su parte.

La dimisión de Volker cierra de forma abrupta otro de los foros de negociación que se han creado en estos años para tratar de buscar una solución negociada a la guerra en Donbass: las conversaciones directas entre Rusia y Estados Unidos. En sus numerosas reuniones privadas, este formato Volker-Surkov no había conseguido avance reseñable alguno, aunque, teniendo en cuenta las declaraciones de Irina Gerashenko, exrepresentante de Ucrania en el Grupo de Contacto de Minsk, habían servido como fuente de información para el llamado formato Normandía.

Sin ningún resultado destacable -la situación no ha cambiado excesivamente en los últimos dos años ni el Donbass ni en el frente diplomático-, la ausencia de Volker se evidenciará especialmente en el espacio informativo. Siempre activo con sus acusaciones infundadas en las redes sociales, el papel de Volker ha sido más el de provocador que el de negociador. Su papel ha sido siempre el de conseguir presentar el conflicto como una guerra entre Rusia y Ucrania en la que la población de Donbass no merece ni voz ni voto. Para ello ha trabajado duramente en los dos años que se ha mantenido en el cargo.

La dimisión de Volker deja ahora la duda de si será sustituido en el puesto por otra persona o los intereses políticos de Estados Unidos en Ucrania serán gestionados directamente desde la embajada, como ocurría en tiempos de Obama. No es de esperar ningún cambio en lo que respecta a los intereses económicos de Washington en el país, feudo desde hace tiempo del Secretario de Energía de Estados Unidos.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.543 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.319.601 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: