Entrada actual
Ejército Ucraniano, Extrema Derecha, Járkov, Jerson, Rusia, Ucrania

La guerra del batallón Bratstvo: después de Kiev

Járkov: de finales de abril a finales de mayo y principios de junio

En torno al 14 de abril, Bratstvo contaba con alrededor de 250 voluntarios, incluyendo unidades de inteligencia aérea, servicios médicos con paramédicos experimentados y varios grupos de exploradores. Junto con otros batallones voluntarios, Bratstvo señala atravesar en ese momento un proceso de legalización por parte de las Fuerzas Armadas de Ucrania y se desplaza hacia el Este para una participación más activa en acciones militares. El primer paso será la región de Járkov, aunque con un periodo intermedio que se utiliza para entrenar, recaudar fondos y acumular nuevo material militar.

Entre el 21 y el 25 de abril, los miembros de Bratstvo entrenan. Bajo la dirección de instructores experimentados, los combatientes mejoran las habilidades profesionales y se preparan física y mentalmente. Se desarrollan medidas de entrenamiento intensivo de combate.

Bratstvo se dedica en paralelo a la obtención de fondos para la compra de material: furgonetas para operaciones militares completas, nuevas armas de combate, colección de drones Matrice 30 T. Esta petición de drones Matrice se lanza entre el 24 y 30 de agosto. Señalan necesitarlos para la ejecución efectiva de tareas de combate en las áreas de Artyomovsk (Bajmut) y Jersón, a favor de la Unidad de Reconocimiento Aéreo de Bratstvo (Departamento de Inteligencia del Batallón) y de la Brigada 241 de la TRO. Bratstvo, o las fuerzas con las que colabora, accede en este periodo a obuses Howitzer M777. En julio, el Batallón solicita cascos certificados en EEUU.

En octubre, en vistas al invierno, abren la recolección de artículos esenciales: kits de uniformes de invierno, ropa interior térmica, sacos de dormir de invierno, así como para reparaciones de coches y gastos de combustible.

El Batallón tendrá gran éxito, en general, en la obtención del material requerido.

Bratstvo y su nuevo material

El 22 de abril, Vitaly Chorny posa en la plaza central de Járkov. Según Bratstvo, los combatientes del batallón están defendiendo la región y las feroces batallas en los alrededores no disminuyen.

En esta fase, la acción de Bratstvo deja de centrarse principalmente en la participación en el apoyo en operaciones de avance sobre el terreno para asumir un papel de castigo artillero en ataques planificados que siguen tras acciones de reconocimiento e inteligencia. La información de la acción de Bratstvo que se difunde en este periodo se centra así en la destrucción de material militar, ofensivo o no, de la Federación Rusa sobre el terreno.

No obstante, los miembros del batallón también están ya en posiciones de combatir y el 2 de mayo se señala que varias unidades de  combate se aprestan a reforzar a los miembros del Batallón que trabajan en una dirección difícil de la región de Járkov. Según algunas fuentes, la participación de Bratstvo, al menos en alguna fase de su acción en la región, se vincula a la 93ª Brigada, Jolodni Yar, estacionada cerca de Izium.

El 4 de mayo, Bratstvo señala que los rusos (los katsaps) “dejan su maquinaria al costado del camino y corren para salvar sus escasas vidas. ¡Tampoco lo lograrán, porque nuestros soldados avanzan y destruyen a todos sin piedad!”, una afirmación que en este caso no resultaba meramente retórica.

El 5 de mayo vuelve a señalarse que “los Katsaps se están quemando, el equipo está siendo destruido”. El 9 de mayo la “unidad de reconocimiento aéreo” de Bratstvo informa de que, gracias al ajuste de la artillería, fue posible eliminar y dañar las posiciones de artillería autopropulsada del enemigo, ocultas entre los pocos árboles en medio de los campos de la región. Una acción similar vuelve a reproducirse el 15 de mayo, con ataque igualmente a instalaciones militares, así como el 19, en este caso a grupos de soldados emboscados. El 21 de mayo vuelven a producirse ataques artilleros de precisión a instalaciones de reparación de maquinaria militar. En paralelo, el 14 de mayo se reincorpora Serediuk al frente.

Los miembros de Bratstvo en el frente de Járkov

El 20 de mayo, Carlotta Gall, siempre sin mencionar los aspectos más problemáticos del batallón, vuelve a describir el papel de Bratstvo en un artículo. Uno de los protagonistas es Vitaly Chorny en su posición de observador en el frente, pilotando drones para identificar objetivos para las unidades de artillería ucranianas. Según Chorny, el alcance de la destrucción de las posiciones rusas provocada por la artillería ucraniana resultaba impresionante y era difícil que pudieran aguantar posiciones.

Como anteriormente en la región de Kiev, en Járkov el avance de las tropas ucranianas se basa principalmente en la agilidad de sus observadores en el frente y en la capacidad de respuesta y eficacia de las unidades de artillería. El mayor daño causado a las columnas rusas que intentaban avanzar ha sido la artillería ucraniana, guiada por las fuerzas especiales ucranianas y los drones de sus observadores en el frente. En opinión de Chorny, “el ejército ruso rara vez ha tenido que enfrentarse a un país con divisiones de artillería, tanques y cohetes tan fuertes. “Eran golpeados todos los días”. “Todos los días los estábamos matando, con cientos de proyectiles de artillería de alto calibre volando hacia ellos, y gracias a nuestra ayuda, esos impactos fueron muy precisos”.

No obstante, el periodo de finales de mayo y de primeros de junio supone una ralentización en las acciones de participación en la zona de Járkov por parte de Bratstvo. A diferencia del periodo de Kiev, pese al triunfalismo de Bratstvo, también las tropas ucranianas sufren enormes bajas y no se reflejan tomas de localidades por el Batallón.

En el frente sur. La región de Jersón: del 5 de julio al 7 de octubre

A primeros de julio, el Batallón Bratstvo se dirige hacia el sur. Las fuentes sitúan inicialmente al grupo en la región de Odesa donde parte del Batallón ayuda a los guardias fronterizos a patrullar la frontera. En esa función, habrían atrapado a grupos procedentes de Transnistria, una amenaza inexistente que, evidentemente, no se produjo. La región de Jersón-Zaporozhie es la dirección principal.

En la región de Jersón, Bratstvo señala que su unidad de inteligencia aérea realiza tareas a la vanguardia de las fuerzas ucranianas y que sus combatientes ayudan activamente en la liberación de la disputada aldea de Ivanivka. Las fuerzas rusas abandonan finalmente las posiciones y diverso material (BMP-2 y vehículos Rys), probablemente en torno al día 1. El avance corresponde, en este caso, a fuerzas regulares (60ª Brigada de Infantería ucraniana y 518 Batallón de operaciones especiales), aunque Chorny posa al lado de uno de los Rys unos días más tarde.

Según la Brigada, «los soldados ucranianos han iniciado comunicaciones con la población local para dar ayuda a los que la necesitan«. En la práctica, a finales de diciembre es realmente Cáritas quien ayuda a la población en una localidad muy afectada por la acción de la artillería.

El 3 de agosto se señala que los combatientes del Batallón trabajan activamente en dirección sur. Como parte de la ofensiva general, desde sus posiciones en la zona de Ivanivka, el reconocimiento de Bratstvo y la acción la 67 División de Artillería Separada de la 406 Brigada destruyen el día 6 depósitos de combustible en Visokopole con la ayuda de obuses Howitzer estadounidenses M777. El 9 destruyen el almacén militar de Arjangelsk.

El 19 de septiembre, Bratstvo señala que sus combatientes están completando activamente tareas en dirección sur. “Pronto habrá muchas cosas interesantes que aún no podemos decirte”, señalan en sus redes sociales. Serediuk y Zaverukha vuelven a aparecer en imágenes en el frente junto al omnipresente Chorny.

18 de septiembre, agradeciendo la ayuda material letona

El 7 de octubre, el Batallón Bratstvo participa en el avance hacia el Sur y muestran imágenes de la aldea de Davydov Brod, recuperada el día 5 por las fuerzas ucranianas (marines de la Brigada 35). “Nos dirigimos hacia Moscú”, señalan eufóricos. Las imágenes muestran las consecuencias de los ataques artilleros en lo que ya parece una guerra en el sentido clásico, con pueblos prácticamente destruidos en su totalidad por la artillería, a diferencia de las acciones puntuales contra un ejército en retirada de la fase de la guerra en la región de Kiev. A diferencia de lo observado en esta región, el contacto con la población local resulta básicamente nulo en el vídeo.

La Legión Georgiana está presente en la zona, al igual que el Batallón bielorruso Terror, aparente aliado de Bratstvo en la zona.

De camino ¿adónde?

El 9 de octubre, Bratstvo sigue siendo todavía una asociación de voluntarios que realiza activamente las misiones asignadas, sin integración en unidades específicas del ejército. Se sitúan en dirección a Zaporozhie.

El 10 de octubre, la sede de Bratstvo en Kiev es bombardeada. Uno de los cohetes que impactan en el centro de la capital ese día explota a 50 metros de esa sede. Según Bratstvo, gracias a las medidas de seguridad, el personal y el equipo no resultaron heridos, pero la unidad empieza por primera vez a sentirse a la defensiva.

El 19 de octubre algunas imágenes sitúan a soldados en la frontera del oblast de Donetsk. Aunque posiblemente propaganda, The New York Times cita a Serediuk afirmando haber estudiado en agosto los efectos de acciones rusas de sabotaje en los alrededores de Bakhmut.

De forma llamativa, el 24 de octubre se comunica que el batallón de la Hermandad vuelve a reclutar voluntarios, lo que indica un relanzamiento del papel de la unidad. El 10 de noviembre se vuelve a retomar el aviso. Los requisitos son: fe en Dios, buena forma física, desesperanza. Los servicios pertinentes examinarán a los candidatos para el batallón.

A finales de noviembre se difunde un nuevo artículo de Carlotta Gall sobre el Batallón. Según se señala en sus redes sociales – ¡Gloria a Jesucristo!, dirían ellos – la Inteligencia del Batallón Bratstvo trabaja con éxito y completa sus tareas. “Increíble la desesperanza y aventurerismo de los combatientes, atacan al enemigo no solo por tierra sino también por agua. Los chicos no conocen el miedo, y sólo apuntan a una cosa – liberar a Ucrania de Satanás”. Y precisa que el artículo hace referencia a uno de los grupos de reconocimiento aéreo del Batallón bajo el liderazgo de Vitaly Chorny.

Según Bratstvo “amamos a la prensa estadounidense más que a la prensa ucraniana. Para la prensa estadounidense, las hazañas del batallón son importantes. Para la prensa ucraniana, solo es interesante la suciedad que se puede derramar sobre nosotros”.

En el artículo de Gall, el Batallón Bratstvo (ahora autoproclamado como parte de las fuerzas especiales ucranianas) aparece realizando no sólo las habituales tareas de reconocimiento sino también de sabotaje en la orilla oriental del Dniéper, contralada por las fuerzas rusas. Según el relato, inequívocamente procedente del Batallón, estas incursiones secretas se estarían realizando desde hace meses y habrían incluido dos operaciones fluviales recientes, anteriores a la reconquista de Jersón.

La planificación de estas actuaciones, que tratan de realizar con grupos cada vez más pequeños para no ser descubiertos, comienza con varios días de reconocimiento de las posiciones rusas por parte de la unidad de reconocimiento con drones de Chorny. Luego comparan los informes de inteligencia con el reconocimiento sobre el terreno y verifican toda la información recogida con las fuentes propias a las que tiene acceso el ejército ucraniano. Según la versión de Serediuk, contarían también con la colaboración de algunos residentes locales en zonas controladas por las fuerzas rusas y de algunos “grupos de partisanos” (se conoce al respecto, de hecho, el objetivo de incursión de grupos como Revancha). Son operaciones de reconocimiento largas: “Vamos a pie. Si estamos preparando una emboscada, podemos recorrer hasta 35 kilómetros y pasar varios días en la tarea”.

Pero ya no todo son éxitos en el camino de Bratstvo. De las dos operaciones fluviales mencionadas por Gall, una habría fracasado y la otra habría tenido un éxito sólo parcial. Estos éxitos resultan, además, más limitados: Serediuk habla del derribo de un helicóptero y la toma de una posición de mortero exitosa de las fuerzas rusas. En la última acción seguida en el artículo, en la que se pretendía colocar minas en un camino utilizado por los soldados rusos y en atacar otra posición de mortero, el último objetivo no pudo realizarse.

Los fracasos son además relevantes, con el derribo del nuevo dron estadounidense en su poder por una unidad ucraniana vecina. Además, es probablemente que en una de estas operaciones de reconocimiento, en las que la pretensión de Bratstvo es penetrar cada vez más en zona rusa, muriera -probablemente a primeros de diciembre- un voluntario estadounidense de Bratstvo, originario de Wyoming.

El trato a los militares rusos por parte de Bratstvo

En su artículo de abril sobre Nova Basan, Carlotta Gall afirma que “A pesar del miedo y el trato violento a la población civil; al final, las tropas rusas quizá sufrieron más bajas que la gente del pueblo”.

El artículo indica que el 4 de abril, militares ucranianos apilaban “los cuerpos de los militares rusos abatidos en un remolque tirado por un todoterreno del ejército”. Según Gall, citando a militares y voluntarios que participaron en la ofensiva, “Los soldados murieron cuando un tanque ucraniano se escabulló cerca de la entrada del pueblo y abrió fuego contra el puesto de control ruso que custodiaba la intersección principal”. Según el militar a cargo, se trataba del primer lote recogido: “Nueve cuerpos y medio”, incluyendo cuatro militares del blindado destruido por el tanque ucraniano. Los demás cuerpos incluían el de un capitán hallado en un edificio cercano y un recluta de 18 años que recibió disparos en el jardín de una casa.

Los cuerpos de diez soldados rusos que habían sido recogidos en varios puntos de Nova Basan. Ivor Prickett para The New York Times

En cuanto terminó la batalla, los militares ucranianos se dedicaron a buscar en Nova Basan a los militares rusos que aún permanecían en el lugar. A este respecto, algunas fuentes en redes sociales muestran imágenes gráficas de la sospechosa forma en que fueron encontrados algunos soldados rusos muertos.

Richard Pendlebury también aborda la toma de Nova Basan -y busca crímenes de guerra- en un artículo paralelo, también basado en fuentes de Bratstvo. Pendlebury hace referencia a un selfi de un voluntario de Bratstvo en el que “al menos siete hombres desarmados con uniforme de combate acostados boca abajo en el césped, ya sea con los brazos abiertos o con las manos atadas a la espalda”. Según el voluntario, “los prisioneros eran de una sección de las tropas rusas que se habían rendido a sus hombres y estaban siendo cacheados en busca de armas antes de ser llevados como prisioneros de guerra”.

Como si se tratara de un safari (término que en ocasiones utilizan los miembros de Bratstvo), el mismo voluntario posa ante el cuerpo sin vida de uno de los soldados rusos fallecidos durante la emboscada ucraniana a la columna de Nova Basan.

En un video demasiado gráfico para ser publicado, según Pendleton, se pueden ver los cadáveres de al menos cinco soldados rusos dentro o alrededor de uno de los blindados incendiados. En una foto tomada previamente en Lukyanovka, y recogida por alguna de las redes sociales vinculadas a Bratstvo y sus voluntarios, el mismo soldado es retratado con los restos de una mano de un soldado ruso. Le acompaña este comentario: “Un poco de ADN de un moscovita desmontado”

La deshumanización de los soldados caídos en la batalla es evidente. El retraso en la recogida y exhumación de cadáveres es, de hecho, una cuestión que se observa desde Lukyanovka. Cinco días después del ataque a la localidad, aún podían verse soldados rusos por los campos, soldados que a lo sumo se entierran de forma precaria en el propio lugar, o descampado, en el que se encontraban.

Respecto a esta cuestión, el 7 de agosto en su Facebook, una de las personas más directamente vinculadas a la acción de Bratstvo en la región de Kiev publicaba una reflexión sobre esta cuestión en la que señalaba lo siguiente:

“Una vez tuve una disputa: ¿matar a los moscovitas al instante o hacerlos sufrir? Muchos compañeros cristianos estaban a favor de un tiro en la cabeza sin dolor. Otros querían disfrutar del tormento del enemigo. Dije que soy absolutamente indiferente a las formas de su destrucción. Porque después de 2014-15, la empatía y la lástima de alguna manera no funcionan para mí. Exclusivamente para un círculo estrecho en dosis homeopáticas”. Y, para animar el debate sobre el grado de dureza en la destrucción de los moscovitas, no dejando de esperar (a pesar de todo) algún argumento para acompañar la destrucción con algún elemento reconfortante para hacer frente a “las muchas cosas que murieron en el alma”, presentaba unas fotos sobre los soldados rusos fallecidos que destacan por su extrema dureza.  Además de la dureza de la visión de las personas quemadas, el rasgo característico del drama que reflejan las fotos es el duradero abandono de los soldados muertos en las cunetas o en los campos, y la percepción de la influencia del paso del tiempo: primero en la forma precoz de la descomposición del cuerpo y, luego, en la crudeza de la desaparición de toda presencia humana previa. En la foto más dura sólo queda la imagen de unos esqueletos humanos olvidados en terreno extranjero, en los que aún es perceptible la expresión de dolor y con la única compañía de las máquinas calcinadas.

Entre las reacciones, cuya lectura en ningún caso resulta recomendable, una de un conocido miembro del Batallón señala: “Bonitas fotos. ¡Muerte a los enemigos!”.

Apenas un día antes de la toma de Nova Basan, el 30 de abril, el propio Batallón publicaba en su Telegram un vídeo con un montaje con muchas de estas imágenes de muerte, más otras similares, con el texto siguiente asociado: “El entrenamiento con los rusos está yendo conforme al plan”.

Ese mismo día se coloca en la web de Bratstvo en Youtube otro vídeo, Un mensaje al soldado ruso, en el que se señala que no toman soldados prisioneros: los moscovitas llegan a Ucrania para morir. En el vídeo, Serediuk afirma: “entendemos que su nación, en principio, necesita ser destruida si queremos sobrevivir”, “esta guerra es una guerra de aniquilación y nuestras tropas, toda nuestra gente sabe que nadie debe ser hecho prisionero”. Y, al final del vídeo, Korchynsky remata: “la prisión es inmoral, y el cementerio es aprovechable. Y es por lo que tenemos un cementerio para ti, no una prisión”. Teniendo en cuenta las declaraciones pasadas de Dmitry Korchynsky, es cuestionable que su opinión sobre la población civil de Donbass sea muy diferente de esas ideas sobre los soldados rusos.

Por supuesto, personas que se consideran a sí mismos artistas, como Serediuk o Korchynsky, podrían llegar a hacer creer a los demás que simplemente estaban realizando con esto una mera performance. Y podrían alegar que, de hecho, su grupo y su país toman prisioneros. Pero, si acaso ello llegara a poder ser demostrado, nunca dejará de serlo también que algunos de sus acompañantes menos ilustrados bien pudieran haber llegado a tomarse el mensaje de la performance al pie de la letra.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 47.779 suscriptores

Estadísticas del Blog

  • 1.907.052 hits
A %d blogueros les gusta esto: