Entrada actual
Ejército Ucraniano, Jerson, Ucrania, Zaporozhie

La línea de defensa

Artículo Original: Alexander Kots / Komsomolskaya Pravda

Abandoné las inmediaciones de Jersón en medio del fuego masivo de desinformación del Centro Ucraniano de Información y Operaciones Psicológicas. Telegram echaba chispas de pánico con rumores hábilmente lanzados por el lado ucraniano: “hay batallas urbanas en Verjnaya Kajovka”, “armas automáticas se escuchan en Verjnaya Kajovka”, Kinbursnaya Kosa ha sido ocupada por las fuerzas especiales ucranianas”, “Alyoshka bajo control de Kiev”. Todos esos mensajes se referían a una cabeza de puente en la margen izquierda del Dniéper, a la que Rusia ha retirado sus tropas.

En el retrovisor quedaba la idílica Alyoshka, sobre la que caían los rayos de sol. Parejas paseaban tranquilamente por la orilla del río y pescadores pescaban en el puerto, el mismo en el que habían atracado hasta entonces los barcos con refugiados. El día en el que el puente Antonovsky ya había sido destruido, pero las tropas ucranianas aún no habían entrado en Jersón, alrededor de 600 personas esperaban al otro lado, en la estación fluvial. Hacía mucho tiempo que no se reunía tanta gente desde el anuncio de la evacuación. Hasta el último momento, una parte de la población no se tomó en serio las advertencias de las autoridades de la región de Jersón sobre la necesidad de evacuación. Así que las últimas personas fueron rescatadas por personas en barcos privados, que se las arreglaron para transportar a esta población al otro lado del río antes de la llegada de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Kiev ya no da esa oportunidad a esa población que considera propia. Aunque sigue habiendo personas que quieren cruzar. Lo sé por los mensajes que recibo desde ese lado.

Por la noche, tanto Novaya Kajovka como Alyoshka y Golaya Pristan comenzaron a ser cubiertas por la artillería desde la margen derecha. Pero el enemigo aún no intenta forzar el Dniéper y algo me dice que no lo hará de momento. Aún necesita establecer la logística militar. Existe también el temor a que la presa de Kajovka sea explotada, barriendo con un flujo de agua todas las órdenes de avance. Recuerdo cómo Ucrania hizo eso mismo, sin dudarlo, con el río Irpin el pasado marzo, cuando la lucha se encontraba cerca de Kiev. Es más lógico liberar a una parte de las tropas para enviarlas a otros sectores del frente. Por ejemplo, al frente de Zaporozhie.

Otra cuestión es que aquí, en la región de Zaporozhie, están preparándose para ello. Se están preparando seriamente. Así me convenció visitar la región en coche. Ya se han preparado importantes fortificaciones, zanjas antitanque y murallas, barreras de cemento que se conocen como “dientes de dragón” y cobertizos. Ya están siendo equipados con tablones. El ejército se está preparando para pasar el invierno en los campos, que en esta zona son vastos y cortados solo por estrechas filas de bosque. Cuando caigan las primeras nieves, esta tierra se convertirá en inaccesible para el equipamiento pesado.

Mientras el terreno está seco, soldados movilizados de la región de Kabardino-Balkaria refuerzan sus posiciones preparando cobertizos en uno de los cinturones de bosque en la explosiva zona de Orejovo. Esta es la segunda línea de defensa. La conversación estuvo acompañada del sonido de la artillería, tanto la enemiga como la propia.

“La situación es normal, pero pasa cuando ya está caliente”, se encoje de hombros un soldado que, en la vida civil, es informático, pero ahora lleva el nombre de guerra Ded [abuelo]. “Ahora nos hemos asentado aquí, estamos preparando posiciones, guarniciones, lo sobrellevamos”.

“La vida es espartana”, dije revisando el estrecho bosque. “¿Es duro vivir en estas condiciones?”

“Como se suele decir, Moscú no se construyó en tres días. Por supuesto, al principio fue duro, pero ahora ya todo se hace normal”.

“¿Cómo fue la preparación?”

“Te ayudan a acostumbrarte ya en el lugar. Aquí han venido personas desde otras posiciones, nos explicaron cómo cavar correctamente, cómo actuar de noche y de día. Así nos ayudamos unos a otros. Yo estoy acostumbrado al servicio. Como dicen, todo se queda en la memoria. Vienes y vuelves a entrenar. Nos dieron la tarea de mantener la defensa. Y sobre el miedo…no tengo miedo de nada en esta vida. He visto muchas cosas”.

“Cuando llegaron las citaciones, ¿te planteaste no acudir a la oficina de alistamiento?”, pregunté a otro de los soldados, con nombre de guerra Kabaz.

“No, al contrario. Quería venir como voluntario”.

“¿Por qué?

“¿Cómo que por qué? Si no venía, si otros no venían, ¿quién va a luchar por nosotros más adelante?”

“¿Y si mañana hay una orden de avanzar?”, pregunté a un tercer soldado, Nalchik.

“Si lo ordenan, lo haremos. Hasta el final”.

En dirección contraria, un lanzacohetes Grad llegó al lugar, apuntó sus “tubos” hacia el enemigo y lanzó varios proyectiles. Después avanzó rápidamente y cambió de posición. Conozco a esta unidad. Recientemente ha detenido un intento de avance enemigo en esta dirección. Después de eso, el comando ucraniano dio cuatro días para encontrar y destruir a esas fuerzas especiales de artillería. Se ha podido saber al interceptar las comunicaciones por radio.

“Camuflamos el equipamiento y no nos alejamos de los sótanos durante cuatro días. Los “pájaros” volaron, pero no nos detectaron”, me explicó más adelante Kazan, el comandante.

“¿Y ahora quién está siendo golpeado?”

“Están dando los buenos días al enemigo. La inteligencia ha detectado una acumulación de personal, más de dos pelotones. Se han asentado, han preparado puntos fuertes, se han protegido. Están llegando tanto equipamiento como vehículos civiles, probablemente para entregar munición. Es probable que estén preparando un punto fuerte para el pelotón en alguna colina o altura desde la que nuestro frente sea visible”.

Últimamente, nuestra inteligencia ha detectado serios refuerzos del enemigo en esta zona. Kiev probablemente contaba con el efecto político de la cumbre del G20. Sin embargo, el ataque con misiles rusos que se produjo el martes claramente mostró que Ucrania no está en condiciones de negociar en posición de fuerza.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 8.968 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.853.833 hits
A %d blogueros les gusta esto: