Entrada actual
Donbass, DPR, Ejército Ucraniano, Jerson, LPR, Rusia, Ucrania

Planes

Capturada ya la localidad de Krasny Liman, que tras tres semanas de lucha tuvo que ser abandonada para evitar que las tropas quedaran sitiadas, Ucrania continúa con su ofensiva hacia la RPL, donde Rusia cantó victoria el pasado julio, pero ahora se ve con grandes dificultades para defender. Sin embargo, conscientes de la actual debilidad rusa, que no se disminuirá, al menos hasta la llegada al frente de las reservas movilizadas, para lo que habrá que esperar semanas, los mandos ucranianos no van a limitarse a una sola dirección en su ofensiva. Continúa así esta nueva fase de la guerra en la que Ucrania trata de recuperar los territorios perdidos desde el 24 de febrero ante la incapacidad de Rusia de detener, y mucho menos revertir, los avances ucranianos.

Artículo Original: DonRF

Ya han quedado determinadas las dos direcciones en las que el oponente está avanzando. Es claramente visible que, en el primero de los dos casos, será un avance hacia la central eléctrica de Kajovka y Jerson, con la captura de una cabeza de puente en la margen izquierda del Dniéper. El segundo, será un avance hacia el triángulo Severodonetsk-Lisichansk-Rubezhnoe. El plan es simple y nada sofisticado, pero, por otra parte, como en el ajedrez, en la guerra tener un mayor número de piezas hace que te lo puedas permitir.

Y realmente tienen más piezas. El principal problema para las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa en esta etapa de la campaña es que hay muchos más efectivos allí. En la tierra. En el aire los pilotos rusos están haciendo todo lo que pueden, pero necesitan comunicación y corrección de objetivos. Comunicación precisa y objetivos claros. De hecho, se ha estado aguantando el frente a base de artillería todo este tiempo, cosa que supone pérdidas en términos de uso y destrozo y también a causa de la presencia de aviación. Además, también intentan destruir nuestras baterías con ayuda de drones de combate. Y en términos de personal, no tenemos otro. No sé cuál es el estatus de las fortificaciones, pero ayer los oficiales se alegraron porque había llegado equipamiento de ingeniería a la RPL y por fin han empezado a construir fortificaciones. Prefiero no hacer ningún comentario al respecto. No tiene sentido.

Seguirán golpeando si alguien no cree a Strelkov: “Desde el frente de Jerson, se informa de que la situación al este de nuestra cabeza de puente de Zadneprovsky se ha estabilizado y que el avance enemigo en dirección a Berislavsky se ha detenido. Parece que el Ejército Ucraniano se está reagrupando para un nuevo ataque. El enemigo también realiza reconocimiento de combate en diferentes direcciones”. Pronto se podrá comprobar esta teoría en la práctica.

Pese a toda la conversación sobre la derrota, pese a todos los llantos sobre armas nucleares, hay algo muy simple: tenemos escasez de personal. Mucha escasez. Y hasta que los reservistas lleguen al frente, una vez entrenados e integrados en las diferentes unidades, no habrá otra manera. Fuimos nosotros quienes, sin realizar la movilización en junio, cedimos la iniciativa. Fuimos nosotros los que, por no querer ir más allá de la operación militar especial, pusimos el carro (la política) antes que el caballo (la estrategia). Fuimos nosotros quienes hicimos lo que hicimos y ahora nos encontramos en esta situación, agravada además por puro pánico.

De repente, los rusos se han dado cuenta de que la operación militar especial, que todavía no es guerra, se ha acercado a sus casas, no desde el frente, sino desde la retaguardia. Y no solo en las aldeas de la frontera: “Las Fuerzas Armadas de Ucrania bombardearon nuestro pueblo de Golobshino, en el distrito Graivoronsky. A consecuencia de las explosiones, que impactaron en el centro de la ciudad, ha habido pérdidas. Una mujer de 48 años ha muerto”. Las noticias están en todas partes y les hace sentir incómodos. ¿Qué hacer? Cada cual debe hacer lo que le toca: recaudar dinero, apoyar al ejército o esperar la llamada. No hay otra manera. La otra es ahogarse y rendirse. O siguiendo el ejemplo del otro lado, encerrarse y gritar “derrota”. No tiene sentido, pero hace sentirse mejor mentalmente.

Nadie tiene opciones. Ni la Federación Rusa, ni Donbass, ni el sur. Darse cuenta hace las cosas más sencillas. Porque no hay que huir a Georgia, ni buscar traidores en Telegram o en la televisión, no hay que esperar que arda Lviv o que las armas nucleares hagan el trabajo. Como siempre se ha hecho en Rusia, hay que tomar decisiones y hacer las cosas. Así es como funcionan las guerras. Con derrotas, victorias, pánico y júbilo. Donbass no va a mentir: de la derrota a la victoria hay un paso y también lo hay en la otra dirección. Ha sido así durante un largo y duro tiempo. El espectáculo se ha terminado, empieza la realidad.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 8.968 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.853.854 hits
A %d blogueros les gusta esto: