Entrada actual
Avakov, Batallón Azov, Donbass, DPR, Ejército Ucraniano, Gerashenko, Guardia Nacional, Ucrania

Azov: ¿ruptura o continuidad?

Desde el inicio de la intervención de la Federación Rusa en Ucrania han sido numerosos los intentos de reescribir la historia reciente del conflicto que se inicia con el cambio de régimen de Maidán en 2014. Quizás el más llamativo de esos intentos ha sido la pretensión de normalizar el papel jugado por el movimiento Azov. El principal propósito ha consistido en tratar de convencer a la opinión pública occidental de que la conversión del inicial Batallón Azov en Regimiento supuso un claro intento de desconectar a esta unidad militar de su componente ultranacionalista (o directamente nazi) original.

Una somera revisión de la historia del Regimiento Azov muestra sin embargo que no ha existido hasta ahora solución de continuidad en la evolución de esta fuerza (para)militar cuya actuación se inspira en un nacionalismo de claro corte ultraderechista. Se trata así de un nacionalismo que cree en el derecho de la nación a imponer su orden por la fuerza en el territorio y que se inspira en una ideología de odio y venganza contra todos sus oponentes, tanto internos como externos.

Ésta es la historia de esa continuidad político-militar que significa Azov.

PARTE 1. Los orígenes de Azov: los Hombres de Negro

Introducción

Según ha solido mencionar Azov en sus referencias conmemorativas, tanto en sus propias páginas web como en aquellas afines que recogen su evolución, por ejemplo Nackor, Maksim Zhorin (Mose) y otros dos militantes (Buba  y Cartman) formaron a partir de mayo de 2014 la base de lo que constituiría posteriormente la columna vertebral del movimiento Azov: la División Borodach (barbudo en ruso, esto es, la División de los barbudos).

Sin embargo, como señala Zhorin, quizás el principal referente mediático de Azov en la actualidad, la llegada al frente empezó para el grupo de paramilitares del que formaba parte, los Hombres de Negro (o el Cuerpo Negro), antes de la fecha oficial del inicio de la guerra. Así, como parte del Cuerpo Negro, a partir de marzo de 2014 empezaron realizar esos “viajes de negocios” a las regiones problemáticas del este y del sur de Ucrania a los que hace referencia Mose en su reconstrucción del pasado. Como relata Maksim Zhorin, estas actuaciones, así como la participación en las primeras batallas (entre ellas, muy probablemente, la que sacudió a la ciudad de Odessa en 2014), son previas a la creación oficial de Azov. Sólo tras la formación por el Ministerio del Interior de Ucrania, el grupo de Mose, Buba  y Cartman, con todos los demás Hombres de Negro, pasan a lo que Zhorin define como “forma oficial de guerra”. O, dicho de otra forma, a poner las bases del movimiento Azov que se conoce en la actualidad.

Aunque no se confunden de forma estricta con él, los Hombres de Negro y la División Borodach constituyen el núcleo fundacional real de lo que hoy se conoce como Azov. Como señala Buba, uno de los principales protagonistas de los momentos iniciales del proceso, “Azov se construyó relativamente junto con nosotros, ante nuestros ojos”. Pero, a pesar de la historia yuxtapuesta que les caracteriza, existe una diferencia cronológica entre la creación de las distintas organizaciones. En este sentido, los primeros grupos en formarse, o en ser formados, son los Hombres de Negro (Черные человечки en ruso, el Cuerpo Negro, o los Black Men, en inglés).

Origen y primeras actuaciones de los Hombres de Negro

La participación de los Hombres de Negro en el conflicto político-militar ucraniano puede seguirse en el periodo anterior a la creación de Azov el 5 de mayo de 2014 y de la División Borodach de Azov el 14 de mayo de dicho año.

En su estudio sobre los orígenes de Azov, Andreas Umland cita a Stepan Bayda, uno de los fundadores de Azov, para señalar que la historia del movimiento empieza en la primavera de 2014 en Kiev cuando varios delegados en Maidán y sus asociados de los Patriotas de Ucrania, muchos de ellos liberados tras la amnistía de marzo de ese año, empiezan a reunirse y organizarse en el antiguo hotel Kozatsky de Kiev. Se trataba de un grupo de alrededor de treinta personas que también volverían a ocupar en Járkov la antigua sede de los nacionalistas radicales en la calle Rymarskaya.

El control de la ciudad de Járkov

En el periodo considerado, el del golpe de estado de Maidán, Járkov es una de las ciudades clave en la que intervienen este grupo de paramilitares. Ahí se conforma el verdadero núcleo central del futuro Azov, constituido en torno al principal líder político, Andriy Biletsky. El nuevo gobierno había excarcelado a los presos nacionalistas el 25 de febrero, entre ellos a Andriy Biletsky, tras decretar una amnistía política. Éste pronto asumiría, junto a colaboradores como Mykola Kravchenko (Kruk), Igor Mikhailenko (Cherkas) o Vadim Troyan, la coordinación del grupo. Pronto se incorporarían nuevos reclutas, con Maksim Zhorin a la cabeza.

Según el relato de Mykola Kravchenko,Kruk, -uno de los principales impulsores del movimiento Azov, fallecido en marzo de 2022 durante el avance ruso en la zona de Kiev -, muchos de estos militantes formaban parte de los grupos que habían ocupado, a partir del 27 de febrero, la Casa de los Sindicatos en Kiev. Pero la revolución conservadora quería extenderse hacia las zonas de resistencia del mundo ruso en Ucrania. Así, el grupo organizó dos autobuses para desplazar a unos doscientos militantes desde Maidán, en Kiev, a la principal ciudad que el nacionalismo ucraniano consideraba en peligro: Járkov.

Estos militantes no estaban todavía claramente organizados, no tenían por entonces el uniforme negro que les iba a caracterizar y el propio Cuerpo Negro aún estaba por formarse. En realidad, apenas se conocían entre ellos de unos días revolucionarios en Maidán. Pero sí se organizaban en torno a grupos nacionalistas, grupos ultras de clubes de fútbol (como el Dynamo de Kiev o el Metallist de Járkov) y, de manera especial, el grupo ultraderechista de los Patriotas de Ucrania (o de la Asamblea Social Nacionalista asociada). A través de ellos, estos grupos estaban vinculados al naciente Praviy Sektor (Sector Derecho), planteado como una especie de coordinadora susceptible de recoger y dar sentido al conjunto de los grupúsculos ultras con presencia en las calles de las ciudades ucranianas.

Según Kruk, se trató de uno de los primeros intentos reales de organizar un verdadero batallón de voluntarios. El principal objetivo de los militantes era hacer frente en Járkov a los grupos Antimaidán. A ese propósito respondió tanto el ataque en la noche del 28 de febrero contra el club Oplot, centro principal de los grupos Antimaidán como la posterior defensa, el 1 de marzo siguiente, del edificio de la Administración regional del Estado en Járkov. Según Biletsky, fue él quien propuso tomar el control de Oplot y retener el control sobre el edificio estatal, pero también “comenzar a limpiar las calles del azote ruso-comunista”.

A pesar de la falta de estructuras consolidadas, ya por entonces el vínculo del grupo con las nuevas estructuras estatales surgidas del golpe de Maidán eran evidentes, como muestra tanto su papel en la defensa del control por los golpistas de las estructuras de la Administración regional en Járkov como la protección recibida por parte de los nuevos gobernantes en Ucrania. De hecho, tras los primeros enfrentamientos con Oplot en Járkov, ante la reacción contra el grupo, éste vuelve a subir a los autobuses para replegarse de forma organizada hacia la ciudad de Poltava donde son acogidos por la Administración regional y luego transferidos a una colonia infantil en los suburbios. Ahí y entonces es donde sitúa Kruk el verdadero nacimiento de los Hombres de Negro y de su Cuerpo Negro.

Y es también en Poltava donde se decide, a pesar de no disponer todavía más que de estructuras organizativas precarias, la vuelta del grupo a Járkov para prepararse para la guerra final. El objetivo es retomar la antigua sede nacionalista de Rymarskaya, abandonada entre 2011 y 2014, una acción que los militantes de la nueva revolución conservadora realizan entre el 6 y 7 de marzo. Coordinados por Biletsky, en esas fechas el grupo toma la sede y se fortifica en ella, a la espera de una probable acción de resistencia por parte de los grupos Antimaidán.

La reacción de los grupos Antimaidán se produce finalmente en la noche del 14 al 15 de marzo, con una batalla por el control de  la sede del grupo de los Patriotas de Ucrania en Rimarskaya 18.  Dos de los opositores Antimaidán mueren esa noche en Járkov por disparo de arma de fuego desde la sede nacionalistas.

Para Kruk, la primera de las verdaderas batallas del futuro grupo Azov se produjo en Rimarskaya y, en esa batalla, su grupo dio un salto cualitativo. Según las propias palabras de Kravchenko: esa noche “mostramos que mataríamos” y que, en Járkov, “la gente era asesinada por separatismo”. Los militantes del grupo de Biletsky ponían de manifiesto, por primera vez, su propósito último en la guerra: la decidida disposición a matar a todo opositor o separatista pro-ruso. Según Kravchenko, en Rymarskaya los Hombres de Negro ya funcionan como unidad y se muestran capaces de causar las primeras bajas al enemigo.

Una gran parte de la plana mayor del Corpus Nacional se bregó en las primeras batallas por Járkov, con Biletsky, Kravchenko o Mikhailenko a la cabeza, unos personajes que resultarían clave en el futuro Azov y su Corpus Nacional. La batalla de Rimarskaya da paso, según Kravchenko, a la consolidación del grupo de los Hombres de Negro, concebidos con una versión pro-Maidán de los hombres de verde de Crimea. A ellos les dedicarán un vídeo de presentación pública de los Hombres de Negro de Járkov algunas semanas más tarde.

La consolidación de la estructura de los Hombres de Negro se acelera a partir de entonces. Según Anton Geraschenko , el 6 de abril de 2014, Andriy Biletsky, Dmitriy Korchinsky e Igor Mosiychuk se reunieron con el nuevo ministro del Interior, Arsen Avakov, para avanzar en el proceso de estructuración del grupo. En esa reunión, Biletsky expresó que su grupo Patriotas de Ucrania quería defender a Ucrania por las armas, pero que no estaban dispuestos a integrarse en estructuras oficiales como la Guardia Nacional.  Después de la reunión, Geraschenko  acordó con Oleg Odnorozhenko, el ideólogo de Patriotas de Ucrania, la “coordinación de las acciones del grupo para proteger el orden público en Járkov”. La función policial y punitiva del grupo se empezaba a definir con claridad.

En este contexto de negociación entre las nuevas autoridades del Estado y sus escuadrones ilegales, Avakov y Stepan Poltorak -en aquel momento comandante de la Guardia Nacional de Ucrania y desde octubre de ese año hasta agosto de 2019 ministro de Defensa de Ucrania- organizan la expulsión forzosa de los grupos Antimaidán del edificio de la Administración Regional de Járkov el 8 de abril. Con posterioridad, se registra la participación de varios cientos de militantes de los Patriotas de Ucrania para ayudar a “mantener el orden público” en Járkov el 13 y el 20 de abril, en coordinación estrecha con las fuerzas del Ministerio del Interior y del SBU, unas acciones que avanzan en la progresiva liquidación de la insurrección antigolpista en la ciudad. Según Geraschenko , “los chicos de Andriy Biletsky, vestidos de uniformes negros, circularon por Járkov en esos días en un convoy de coches y dejaron claro sólo con una mirada” que Járkov no caería como Donetsk y Lugansk.

En torno a esas fechas aparece un artículo de Anna Makarenko, fechado el 28 de abril de 2014, en el que se constata la presencia de un verdadero ejército clandestino en el área de Járkov, apodados “Hombres de Negro”. El artículo daba continuidad y profundizaba en el contenido de un vídeo difundido por su medio, Segodnya.ua, dos días antes.

Imagen en el mensaje de los Hombres de Negro de Járkov en abril de 2014

En el mensaje de referencia, publicado en YouTube, tres combatientes de Járkov, vestidos con uniformes negros, cubiertos los rostros con pasamontañas y con armas en las manos, lanzaban el siguiente mensaje: «Nosotros, los ucranianos del Este, al ver la inacción de las autoridades y el sabotaje absoluto de las fuerzas del orden sobre el terreno, nos sentimos indefensos frente a los separatistas y ocupantes. Siendo conscientes de ello, asumimos la misión de liberar todo el Sudeste de los ocupantes, ya sea en su forma de saboteadores o de los llamados “hombres de verde” y separatistas traidores”. Es la presentación en sociedad de los hombres de negro de Biletsky en Járkov.

El artículo del día 26 ya anticipaba que la actividad del nuevo grupo consistiría en imponer en Járkov las tesis del Maidán local y obstaculizar las actividades pro-rusas, o separatistas, de los “hombres de verde” en la ciudad. Makarenko recoge en su artículo la intención de los combatientes clandestinos de seguir en Járkov con la cacería de «separatistas y ocupantes verdes» identificados, incluidos cosacos de Rusia y miembros de la organización militante Oplot. Según el entonces portavoz de la Asamblea Social Nacionalista y del Praviy Sektor en la zona Este, Igor Mosiychuk, la aparición de los Hombres de Negro contribuía de hecho (a través de las “conversaciones preventivas de los nuevos hombres armados”) a diluir los mítines a favor de la federalización.

El artículo de Makarenko resulta de interés para conocer el origen territorial de los hombres de Azov en la medida en que muestra que los Hombres de Negro se entrenaban ya en abril de 2014 en bases destinadas de forma específica a su formación. Según Mosiychuk, estas dos bases estaban ubicadas en las regiones de Járkov y Kiev, donde periódicamente se concentraban y recibían los militantes pro-Maidán entrenamiento deportivo y de combate. Según Mosiychuk, sin embargo, los «negros» no están planeando ni persiguiendo ningún objetivo político para tomar forma como organización. Una afirmación que la historia se encargaría pronto de rebatir.

Makarenko también hacía referencia en su artículo a los rasgos sociopolíticos de los voluntarios dispuestos a luchar por la integridad de Ucrania: personas de 16 a 30 años entre los que hay ultras de clubes de fútbol, miembros del Praviy Sektor y del ala juvenil de la Asamblea Social Nacional de Biletsky, que incluye a adolescentes o jóvenes entre 14 y 18 años. Según Mosiychuk, había entonces hasta 500 «hombres negros» en las regiones de Donbass y Járkov.

Según este líder del Sector Derecho, los Hombres de Negro, no están al servicio de ningún oligarca, no ganan dinero, ni pretenden formar parte de las fuerzas armadas. No se unen a las filas de los defensores «legales» de la Patria porque están decepcionados con el estado del ejército, la Guardia Nacional y el Ministerio del Interior. Una afirmación que los hechos también se encargarían pronto de relativizar.

Por supuesto, ante la consulta de la periodista Makarenko, el Departamento Regional del Interior aseguró no haber visto a ningún «hombre negro» y no saber dónde podían encontrarse.

Hacia el sureste y Mariupol

Acabado el “trabajo” en Járkov, los Hombres de Negro pronto buscarían otros lugares para contribuir al éxito de la guerra organizada por el nuevo Estado contra sus ciudadanos opositores.

En el artículo ya mencionado sobre el papel del Ministerio del Interior en el apoyo a los Hombres de Negro, Geraschenko  recuerda que, a finales de abril, Biletsky y su ideólogo Odnorozhenko se reunieron de nuevo con él para proponerle la expulsión de los separatistas del Ayuntamiento de Mariupol. En general, “se decidió apoyar la iniciativa … e intentar liberar otra ciudad”. El asalto se organizó para el 24 de abril, una acción en la que tuvo un papel decisivo Serhiy Taruta, oligarca de segunda fila nombrado gobernador de la región de Donetsk tras el cambio de régimen de febrero de 2014. Alexander Turchinov, en aquel momento presidente de Ucrania en funciones, y Arsen Avakov prestaron igualmente su total apoyo a la operación. En ese proceso, los hombres de Ihor Kolomoisky también iban a tener un papel igualmente determinante.

A Geraschenko  le correspondió la tarea de coordinar la admisión del personal, paramilitar e ilegal, a destinar a Mariupol. El asalto al Ayuntamiento, tomado por fuerzas Antimaidán, se produjo en la noche del 23 al 24 de abril. Aunque la acción tuvo éxito, al replegarse unas fuerzas pro-ucranianas todavía sin acceso a armas defensivas suficientes, al día siguiente las fuerzas Antimaidán retomaban el Ayuntamiento, lo que llevó al Ministerio del Interior a pensar que era fundamental que los Hombres de Negro dispusieran legalmente de armas. Biletsky aceptó entonces incorporar a sus hombres a las estructuras policiales del Ministerio del Interior.

El nuevo Estado surgido del golpe de Maidán había decidido ya, por tanto, organizar nuevas estructuras destinadas a integrar a los grupos paramilitares en estructuras estatales “legales”. Pero no sin antes realizar algunas últimas acciones por completo ilegales. Así, Kravchenko todavía menciona un último “desplazamiento” a Járkov el 1 de mayo, dos autbuses y varios coches con alrededor de un centenar de personas. Apenas un día antes del 2 de mayo en Odessa, la mayor expresión de la acción ilegal de las nuevas autoridades golpistas.

En un artículo de Mykola Kravchenko publicado en mayo de 2019, se presenta de forma detallada la última “salida” en un marco de total ilegalidad de los Hombres de Negro hacia el este antes de que éstos fueran integrados por la nueva Ucrania en sus nuevas estructuras. Incluye a 63 miembros del grupo paramilitar ilegal del Cuerpo Negro que sale de Kiev entre el 3 y 4 de mayo para intervenir en Mariupol como fuerza “vigilante”. En los dos días siguientes, esta fuerza paramilitar ilegal se enfrenta de nuevo en Mariupol y su entorno a las fuerzas Antimaidán, es decir, a la población civil de Mariupol.

En este periodo, el grupo paramilitar es legalizado por el Ministerio del Interior de Ucrania, diseñado como nueva formación de apoyo policial al ministerio: el Batallón Azov. En el artículo ya mencionado, Geraschenko señala que, en la noche del 4 al 5 de mayo, en la zona de Mariupol, alrededor de un centenar de “jóvenes patriotas” se incorporan al nuevo Batallón y reciben sus armas. Azov queda registrado como un Batallón de servicio de patrulla del Departamento del Interior de Donetsk, con base en Berdiansk. Según Vgorode, el principal objetivo de la creación de Azov es dar cobertura legal a los voluntarios que combaten a los “terroristas” en el este de Ucrania y facilitarles las armas “necesarias”. Entre los principales promotores de Azov, Geraschenko señala al diputado radical Oleh Lyashko como otra de las personas que, desde la política, fue decisiva en la creación de Azov. Además de los grupos vinculados al Praviy Sektor y a los Patriotas de Ucrania, también aportan hombres el grupo de Dmytro Korchinsky.

Entre el 4 y el 9 de mayo, Azov realiza sus primeras intervenciones “legales” en el área de Mariupol, con distintas escaramuzas y cambios de posición en torno al control de las instituciones locales de la ciudad.  En la mañana del día 5 de mayo, los nuevos “Azov” se dirigen de nuevo hacia Mariupol en columnas de coches, con sus uniformes negros y sus nuevas armas. A través de un comunicado en Facebook el día 6, Igor Mosiychuk, jefe de prensa de la Asamblea Social-Nacionalista, habla del desplazamiento de otras fuerzas del grupo de Kiev a Mariupol en tres autobuses preparados para ello.

En un artículo publicado el día 7 de mayo de 2014, Obozrevatel menciona que, como consecuencia de esta acción, Mariupol es “liberada” por los Hombres de Negro. Sin embargo, la situación aún no está bajo pleno control ucraniano, ni Azov tiene capacidad para mantener el control de la ciudad. En referencia a los sucesos ocurridos en la noche del 6 al 7 de mayo, el entonces asesor del Ministerio del Interior, Anton Geraschenko, habla ya del “Batallón de Policía Especial Azov” para hacer mención al enfrentamiento en la zona de Mangush con grupos Antimaidán cuando el nuevo Batallón Azov se desplazaba desde Mariupol a Berdiansk.

Berdiansk se convierte en la base del nuevo Batallón y en el nuevo centro de instrucción militar y policial para sus miembros. Volodymir Shpara, cercano a Igor Mosiychuk y a Oleh Lyashko, es nombrado comandante oficial de la única compañía de Azov oficializada, en contraste con la compañía más política bajo el control de los seguidores de Biletsky que, como la futura División Borodach, establecida el 14 de mayo de 2014, se moverá inicialmente en un marco de indefinición organizativa formal real.

Imagen de los Hombres de Negro, ya integrados en Azov, en Obozretavel. 7 de mayo de 2014.

En la primera quincena de mayo de 2014, la principal intervención de Azov en Mariupol se produce el 9 de mayo. Fuerzas del Batallón, apoyadas por tropas de infantería y varios tanques, participan en el asalto violento a la sede de la policía local de la ciudad, entonces bajo el control de fuerzas Antimaidán, apoyadas por miembros del cuerpo policial. Junto a la acción en la Casa de los Sindicatos de Odessa, se trata de la intervención con mayores consecuencias humanas en un solo día, con alrededor de veinte fallecidos, incluido un miembro del Batallón Azov (Rodion Dobrodomov). Durante la intervención, que terminó con la posterior retirada de las fuerzas pro-ucranianas, el edificio de la policía termina ardiendo, con las fuerzas del gobierno (entre ellas los grupos de paramilitares enmascarados) disparando contra civiles desarmados que protestaban contra ellos en la calle.

La falta de control de las nuevas autoridades ucranianas sobre Mariupol se mantendrá en los días siguientes. Después de varias semanas de incertidumbre, el 13 de junio de 2014, las fuerzas ucranianas, incluidos los batallones Azov y Dnipro, apoyados por blindados, retoman finalmente Mariupol. Es el primer gran triunfo del nuevo Batallón Azov.

¿Y Odessa?

Si la historia de los sucesos posteriores a Maidán sería difícil de entender sin la actuación de los Hombres de Negro en ciudades como Járkov o Mariupol, una incógnita principal se vincula a su participación en los sucesos de Odessa del 2 de mayo de 2014. Estos sucesos suponen, de hecho, la principal manifestación de la voluntad aniquiladora de toda oposición por parte del régimen ucraniano en los meses posteriores a su triunfo en las calles de Kiev. Pero, a diferencia de otras “victorias”, se trata de una cuestión sobre la que los líderes de Azov y del Corpus Nacional no se explayan al reivindicar sus hazañas bélicas del pasado. Pero ¿tuvieron algo que ver los Hombres de Negro en estos sucesos?

Es difícil dar respuesta a esta cuestión, pero sí existe un hilo de interés que conviene no dejar de seguir en el futuro. Se vincula con la participación en Azov de un militante italiano. Así, según cuenta en su crónica el periodista Alexander Kozachenko, entre los cuarenta nuevos voluntarios que se incorporan en Kiev al Batallón Azov el 3 de junio de 2014 se encuentra un militante italiano. El propio militante se presenta ante la prensa allí congregada como Don o, en ucraniano, дядя (tío). Según el medio ruso Life, que se apoya en su investigación en fuentes italianas, en particular en las crónicas del periodista Fausto Biloslavo, se trataría del neofascista italiano Francesco Saverio Fontana.

Antes de jurar lealtad a Ucrania y a Azov, estos voluntarios pasaron varios meses entrenando en un campo de entrenamiento cerca de Kiev, probablemente en uno de los dos centros de formación mencionados por Mosiychuk (el otro se sitúa probablemente en la colonia infantil de Poltava) y en el que Don puede que actuara como instructor. Los nuevos voluntarios se incorporan de inmediato a las filas de Azov en la zona de Mariupol y participan en la toma de la ciudad por las fuerzas ucranianas a partir del 13 de junio de ese año.

No se trataba, sin embargo, del único voluntario extranjero en las filas de Azov. Según Igor Mosiychuk, había por entonces alrededor de otros veinte extranjeros en el Batallón. Además del neofascista italiano, entre la legión extranjera de Azov se encontraban una docena de rusos (como Sergey Korotkij, Botsman, un neonazi ruso al que le entregó su pasaporte ucraniano Petro Poroshenko y que sigue siendo uno de los miembros destacados de Azov) y varios ciudadanos escandinavos (entre ellos Mikael Skilt, un francotirador sueco a quien algunas fuentes sitúan en las acciones de los Hombres de Negro en Járkov). Otras fuentes (como Panorama) también hacían referencia por entonces a la presencia de militantes croatas, franceses o ingleses. En ese periodo consta también la llegada de algunos formadores georgianos que tendrían una importancia decisiva en la consolidación militar de Azov.

A primeros de junio de 2014, tal y como señalaba en la presentación de los nuevos voluntarios su entonces principal referencial mediática, Andrei Biletsky, el Batallón Azov contaba ya entonces con unas 250 personas.

Después de la toma de Mariupol, Biloslavo logró encontrar a Don en la base del batallón en Berdiansk. En su reportaje Gli Uomini Neri (Los Hombres de Negro), publicado en el periódico italiano Il Giornale el 2 de julio de 2014, el periodista señala la participación de Francesco F. en Ucrania. Según relata en su crónica, fascinado por la revolución de Maidán, Don decidió enrolarse en los rangos de la legión internacional de Azov. El 9 de junio, Al Jazeera también encontró a Don en la base de Azov en Berdiansk y charló brevemente con él.

En declaraciones a La Stampa, entonces referido como Stan, Fontana reconocía en septiembre de 2014 que a principios de mayo de ese año, en el periodo del ataque a la Casa de Sindicatos en Odessa y durante los días posteriores en los que se desarrolla la “limpieza” de militantes Antimaidán, él se encontraba en la ciudad.

Enlaces de aquellos años aportaban información complementaria de interés, en particular la que en su momento recogía la web popoff.globalist.it el 7 de mayo de 2014 y en la que se aseguraba que voluntarios italianos combatían en Ucrania enmarcados en las filas de los escuadrones paramilitares del Pravy Sektor. El medio recogía además las siguientes declaraciones de Stan: “Estoy en Odessa desde ayer donde he recuperado a Ivan, de la ASN, cuando nos dispararon. Ahora lo acompaño a petición de Svaraslog”. El mencionado Ivan es un personaje relevante de esta historia porque era uno de los principales líderes locales de la Asamblea Social Nacionalista y del Pravy Sektor en Odessa en el periodo en el que se produjo el ataque contra la Casa de los Sindicatos del 2 de mayo.

La presencia y la actuación de Saverio Fontana;  la intervención de los seguidores ultras del Metallist de Járkov y de las bases locales de los movimientos (Patriotas de Ucrania y ASN, Pravy Sektor, etc.) que aportan militantes a los Hombres de Negro, el tipo de métodos violentos de alteración del orden a los que recurren los atacantes de la Casa de los Sindicatos, similares a los observados en los sucesos de marzo y abril en Járkov y a los utilizados por el Black Bloc del “anarco-ultranacionalista” Gaston Besson, son algo más que indicios de la acción de los Hombres de Negro en Odessa a primeros de mayo de 2014.

La reconversión de los Hombres de Negro y Azov: ¿ruptura o continuidad?

Lejos de suponer una ruptura, la creación del Batallón Azov y su posterior (y rápida) conversión en Regimiento en ningún momento supondrán solución de continuidad alguna respecto a los Hombres de Negro, ese grupo que nación con vocación de actuar como escuadrón de la muerte en el sur y este de Ucrania. La historia de Maksim Zhorin, y de una de las Divisiones del Batallón Azov, la División Borodach (la primera compañía de Azov, frente a la segunda dominada por reclutas de la División Misantrópica), lo muestran con claridad. La consolidación de esta División dentro de Azov se vincularía a la salida hacia la política profesional de los responsables iniciales, en particular Igor Mosiychuk, pero también Andriy Biletsky, para dar paso al mando de Azov a la nueva generación.

En gran medida, la línea jerárquica se vincularía al mando de la principal compañía del Batallón, la ubicada en la zona de Berdiansk-Mariupol, simbólicamente considerada como la de los primeros Cien de Azov. Por ahí pasan Igor Mikhailenko, Maksim Zhorin, Denis Prokopenko y Nikita Nadtochi, comandante del Regimiento Azov en ausencia de Denis Prokopenko. Es la compañía de los combatientes de Járkov, los más cercanos a la base de poder que establece Biletsky en origen y que deja en segundo plano a la parte de mando asociada a la segunda compañía original, vinculada al grupo de Igor Mosiychuk, a través de Volodymir Shpara (éste, sin embargo, constituirá la referencia de mando oficial para el Estado de Ucrania al ser la única compañía formalmente reconocida en origen por el Ministerio del Interior).

Destinados a mandar por su vinculación a Biletsky, Kravchenko (jefe del servicio de personal en la estructura organizativa inicial) y Mikhailenko darían sin embargo rápidamente paso a las nuevas y más eficaces generaciones, organizadas en torno a la figura de Maksim Zhorin.

El análisis de este proceso, dominado por la continuidad, es sin embargo otro capítulo de esta historia sin terminar. En este queda simplemente constancia del origen de Azov como Cuerpo Negro, tal y como refleja el emblema original del personal policial-militar del Batallón.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 8.691 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.723.202 hits
A %d blogueros les gusta esto: