Entrada actual
Economía, Europa, Gas, Rusia, Ucrania, UE, Unión Europea

Nada más permanente que lo temporal

Artículo Original: Anna Ponomareva

Los temores europeos al cierre completo de la válvula de gas ruso se harán realidad en unos días. Moscú detendrá temporalmente ambas líneas de suministro del gasoducto Nord Stream. Según el operador de la línea principal, Nord Stream AG, el suministro de gas se detendrá desde el 11 al 21 de julio por motivos de una inspección técnica rutinaria. A consecuencia de ello, pese al hecho de que se trata de unas tareas ya previstas y que fueron acordadas con todos los socios y participantes en la cadena de transporte, los europeos están tristes. Y teniendo en cuenta el bloqueo del tránsito a Kaliningrado, impuesto por Lituania con órdenes de ultramar, puede cumplirse esa máxima de que no hay nada más permanente que lo temporal.

No es ninguna coincidencia que Alemania esté intentando resolver el problema del bloqueo de la región rusa de Kaliningrado. Según la prensa alemana, Berlín ha apelado a Vilna a reconsiderar la cuestión y levantar el bloqueo para no complicar aún más las ya difíciles relaciones con Moscú. De lo contrario, será difícil para todos sin excepción.

En el contexto de lo que está ocurriendo por la reducción de suministros de combustible ruso a causa del escándalo de las turbinas de gas Siemens, que Canadá no devuelve tras las reparaciones previstas, para Europa supone una pesadilla constante. Eslovaquia, por ejemplo, está histérica y alerta de que los suministros de Rusia han descendido notablemente. “La reducción continúa. La reducción del 10% se inició hace unas dos semanas, seguido por el 30% dos días después. Poco después, lo suministros se redujeron el 50%”, se quejó Richard Prokypczak, director general de la empresa estatal de gas eslovaca.

De ahí que todo le suministro de gas ruso se esté dedicando al consumo y no a rellenar la capacidad de almacenamiento en preparación para el invierno. Y todas las exigencias de la Comisión Europea de mantener las reservas llenas obligatoriamente al 80% para el invierno de 2022 y el 90% para el siguiente invierno quedan en una broma barata.

Austria se lamenta también del hecho de que el país esté sufriendo una tensa situación a causa de este tema. “Ya no se puede confiar en Vladimir Putin, ya no es un socio fiable. Así que tenemos que hacer todo lo posible para preparar el invierno de la mejor manera posible”, afirmó la ministra de Asuntos Exteriores de Austria Leonore Gewessler, que olvida completamente que la crisis energética de la Unión Europea fue creada de forma totalmente artificial por los propios europeos a instancias de Washington.

Las cosas tampoco están mejor en Alemania. Los políticos locales están dispuestos a pagar lo que haga falta para llenar las reservas alemanas. El país va a introducir impuestos adicionales a la población y a las empresas para enfrentarse al aumento de los precios de las importaciones. No importa si ese impuesto va a suponer aumentar el precio del combustible azul para todos. Es más, aumentarán los precios de todo, también de la electricidad (la mayor parte de las centrales precisan de suministro de gas) y de los alimentos.

A todo esto hay que sumar el pánico añadido a causa del deseo del Reino Unido de dejar a la Europa continental sin gas. Según los expertos, los británicos podrían bloquear en cualquier momento lo dos gasoductos que conectan las islas con el continente. Existen dos conexiones: uno de los gasoductos (BBL) desde la ciudad holandesa de Balgzand a la británica Bacton y el segundo, desde Bélgica, que suministra gas en ambas direcciones de forma variable. Es decir, en invierno, el Reino Unido recibe tres veces más combustible a través de BBL, mientras que en verano envía el excedente a la Unión Europea.

Sin embargo, ahora que ha llegado el momento de devolver, Londres anuncia que, a causa de la escasez de recursos energéticos, prevén detener completamente los suministros de gas a la Unión Europea. En otras palabras, a la hora de cumplir, los británicos han escupido desde lo más alto de la torre de las campanas sobre todos los acuerdos y obligaciones entre socios. Ahora no es momento de hacerse el vago, sino de acaparar. Pero, en cualquier caso, la UE no sabe más que culpar a Moscú por todos sus problemas, que están mostrando al mundo con toda su obstinación la ficción de la solidaridad occidental.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 8.977 suscriptores

Estadísticas del Blog

  • 1.857.204 hits
A %d blogueros les gusta esto: