Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Rusia, Ucrania

Una guerra larga

Hace unos días, por medio de David Arajamia, que encabezó la delegación ucraniana para las negociaciones con Rusia en la primera fase de la intervención militar rusa, conocimos nuevamente el objetivo de Ucrania: lograr la derrota completa de Rusia, que implicaría, no solo la pérdida de todos los territorios ucranianos -incluida Crimea-, sino también la entrega de las armas nucleares y pago de reparaciones de guerra para compensar todas las pérdidas ocasionadas por la guerra en estos años. Es decir, Ucrania aspira, de una forma que ni siquiera sus socios consideran realista, a una victoria total en el frente, que se traduzca en una humillación de Rusia.

Los objetivos de Ucrania, repetidos abierta y constantemente por los representantes ucranianos, que en ocasiones se permiten también el lujo de exigir la destrucción o desmembramiento de Rusia, muestran la confianza en que sus socios, sin los que no podrían continuar la guerra, estarán a su lado a largo plazo. Eso es lo que se puede deducir de las actuaciones de Estados Unidos en referencia a la planificación militar y lo que entiende también Rusia, que finalmente parece haber aceptado que la guerra será larga. Moscú se aferra, por el momento, a la ficción de la operación militar especial, pero comienza ya a preparar a la población para la realidad de la guerra. Las recientes declaraciones de Vladimir Putin muestran la visión que Rusia quiere trasladar a su población. De las palabras del presidente ruso se pueden destacar dos ideas: Rusia aspira a mantener los territorios reconocidos como propios, aunque prefiere no mencionar los que ha perdido desde entonces, fundamentalmente Jerson, y afirma que no es precisa, de momento, una movilización completa. Sin embargo, ese condicionante temporal deja ver la duda de si será necesaria en un futuro a medio o incluso corto plazo.

Artículo Original: Colonel Cassad

“La operación militar especial puede ser un proceso largo” – Vladimir Putin

Ya lo es. Que el proceso iba a ser largo estaba claro ya a principios de marzo. Como escribimos entonces, había que prepararse para un conflicto al estilo “Siria en su máxima expresión”. Y ahora sería ya bueno planificar el potencial curso del conflicto a dos o tres años vista. Estados Unidos está haciendo exactamente eso: empezar a garantizar el suministro de equipamiento y munición a base de intensificar la producción para 2024 y 2025.

Se puede decir que en Siria, desde la entrada de tropas rusas en octubre de 2015, pasaron varios años hasta lograr victorias militares clave. Las batallas decisivas contra el ISIS se libraron en el otoño de 2017 y la batalla final por el sur de Idlib contra HTS [la filial local de al-Qaeda], en febrero-marzo de 2020. En el caso de Ucrania, tanto el número de efectivos del enemigo como el tamaño del teatro de operaciones son de mayor escala y la asistencia de Estados Unidos y la OTAN lo hace significativamente superior. Sin embargo, los recursos de Rusia también son muy superiores a los usados en Siria.

Todo esto requiere un trabajo sistemático en el frente y en la retaguardia para poner en marcha una estrategia a largo plazo para lograr los objetivos que hay que lograr por medios militares, como ocurrió en Siria. La sociedad debe darse cuenta de esa necesidad, deshacerse de la complacencia y trabajar sistemáticamente para lograr los resultados requeridos, que van a marcar el futuro del país las próximas décadas.

Sobre las afirmaciones de Putin sobre la movilización:

  1. No es precisa una nueva oleada de reclutamiento en estos momentos.
  2. De los 300.000 efectivos movilizados, 150.000 ya están en la zona de operaciones militares y realizando misiones de combate. Esta cifra no tiene en cuenta voluntarios o miembros de empresas militares privadas [básicamente mercenarios de Wagner] adicionales.
  3. Hay casos de deserción y abandono de posiciones (los llamados “500”) en la zona de la operación militar especial, pero no son para nada masivos.
  4. En cuanto a los problemas que han existido en la zona de la operación militar especial, y a los que habrá en el futuro, es preciso disponer de información continua para solucionar los problemas (un guiño a los corresponsales militares).

Las causas de la operación militar especial según Putin:

  1. Rusia no empezó la guerra, sino que fueron las autoridades ucranianas las que lo hicieron tras el golpe de estado de 2014.
  2. Todos los socios callan en las conversaciones telefónicas cuando se les habla de que debían haber actuado como garantes de los acuerdos de Minsk.
  3. No hubo otra forma de resolver la cuestión de Donbass.
  4. Solo Rusia podría ser el garante real de la integridad territorial de Ucrania [entendida según las fronteras que Rusia considera].
  5. El mar de Azov y las nuevas regiones han pasado a ser parte de Rusia. Es la opción de la población.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 47.779 suscriptores

Estadísticas del Blog

  • 1.907.032 hits
A %d blogueros les gusta esto: