Entrada actual
Batallón Azov, Biletsky, Donbass, DPR, Ejército Ucraniano, Rusia, Ucrania

Azov: La continuidad estructural del poder

PARTE 3. Los hombres de Borodach y la continuidad estructural del poder en Azov

Como refleja Nackor, a principios de mayo de 2014, los destacamentos de los Hombres de Negro llegaron a Berdyansk. En esta ciudad, se instalaron de manera provisional en el edificio de la pensión “Домик у моря” (La Casa junto al Mar), antes de ser transferidos con posterioridad a la futura base local “Бриз” (Brisa). Desde Berdyansk, los miembros del Cuerpo Negro realizaron sus primeras salidas de combate en la región del mar de Azov, en dirección a Mariupol.

Unos pocos días antes de la informal creación de la División Borodach el día 14 de mayo, Azov se constituyó oficialmente el 5 de ese mes. Ese día, el Ministerio del Interior de la Ucrania post-Maidán procede a oficializar al Cuerpo Negro. El nuevo Batallón Azov se configura como un batallón del servicio de patrulla policial especial (BPSMOP) del Ministerio del Interior de Ucrania. Un Batallón especial de intervención policial, aunque con vocación de acción militar.

El éxito de movilización de Azov y de sus estructuras internas, como la Borodach, permitió configurar un Regimiento con el mismo nombre en apenas cuatro meses. El 17 de septiembre de 2014, por orden del Ministro del Interior de Ucrania, el Batallón Azov se reorganizó y se amplió para constituir el Regimiento de Policía Especial Azov del Ministerio del Interior. El proceso se consolida el 11 de noviembre de 2014. En esa fecha, el Ministro del Interior de Ucrania firma una orden para transferir el Regimiento Azov a la Guardia Nacional de Ucrania. De esta forma, la unidad Azov se convierte en una parte de la unidad militar 3057 de la Guardia Nacional de Ucrania, aunque como unidad especial y separada de esta última. Se consolida con ello el paso de las estructuras policiales a las estrictamente militares.

El acceso al mando de Maksim Zhorin en 2016

Aunque inicialmente oscurecido por la diversidad de grupos que confluyen en Azov e intentan imponerse dentro de él, en origen el nuevo Batallón tiene como verdadera referencia de mando a Andriy Biletsky. Sin embargo, Biletsky da rápidamente el paso a la política y se incorpora a la Rada ucraniana a partir de las elecciones de 2014. Por esa razón, en el otoño de ese año, transfiere el mando de la unidad policial-militar a uno de sus principales apoyos en lo que había sido su grupo de Patriotas de Ucrania, Igor Mikhailenko (Cherkas).

Personaje gris del movimiento, sin el carisma de Biletsky, Mikhailenko nunca llegaría a contar con el pleno apoyo de los veteranos de Borodach. Y así, a finales del verano de 2016, la comandancia de Azov pasa finalmente a Maksim Zhorin (Mose) quien había llegado a convertirse en la principal referencia de la División de los Barbudos, tras la incapacitación física de Vlad Korenok (Buba). Llamado a tener un peso decisivo en Azov, la lesión de 2014, y la pérdida de la pierna derecha, impiden al entonces subcomandante de la Primera Centuria de Azov (básicamente la División Borodach) sustituir a Mikhailenko. Zhorin, principal amigo de Buba en Azov, le sustituye en ese papel.

Para garantizar la estrategia de continuidad de las estructuras de mando, sin embargo, Cherkas se mantiene formalmente como segundo de Mose hasta su retirada de la vida militar en 2017. De hecho, Mikhailenko todavía forma parte, junto a Biletsky y Zhorin, de las estructuras de poder del Corpus Nacional, el partido de Azov, y ha sido la cabeza visible de organizaciones del movimiento como la Milicia Nacional-Druzhina, la unidad parapolicial del movimiento, y Centuria (estructuras en las que también tiene un peso relevante en la actualiad Vlad Korenok).

Aunque la lealtad de Zhorin a Biletsky es reflejo de la voluntad de continuidad en Azov, su acceso al poder en el Regimiento Azov supone un momento clave en la historia interna de la unidad en la medida en que su ascenso supone en cierta forma una ruptura generacional en el mando de Azov. En este sentido, supone la transferencia de poder desde la generación más cercana a Biletsky a la que representan los miembros con peso en la División Borodach, en lo fundamental los jóvenes reclutas que se enfrentan a los militantes Antimaidán en las calles de Kiev, Járkov o Mariupol.

Es en el periodo de Maksim Zhorin en el que la referencia Borodach aparece más palpablemente en la vida pública. Quizás su expresión más clara se observa durante la presencia de Azov en Odessa en 2016, durante la acción de control policial-militar de la ciudad en 2016 en el segundo aniversario de los sucesos del 2 de mayo de 2014.

Denis Prokopenko, Redis

Desde la llegada de Zhorin a la comandancia de Azov, la continuidad en la jerarquía militar de Azov, marcada por el poder Borodach, va a constituir una realidad. El principal ejemplo al respecto es el acceso al poder de Denis Prokopenko (Redis), a pesar de su aparente juventud, otro de los veteranos del movimiento. En septiembre de 2017, Prokopenko sustituye a Zhorin, reorientado hacia la gestión política del Cuerpo Nacional, en especial en el área de Járkov y de las provincias vecinas. Redis se convierte entonces, a los 26 años, en el comandante de regimiento más joven en la historia de las fuerzas armadas de Ucrania.

Como revela la entrevista de noviembre 2015 a la revista de Azov “Sol Negro”, la principal inspiración de Prokopenko para incorporarse a la ultraderecha nacionalista debe encontrarse en la historia familiar, con un abuelo de origen careliano-finlandés que, en su infancia, ve gran parte de su familia queda diezmada durante la guerra de invierno entre Finlandia y Rusia de 1939-1940. Heredero del odio familiar hacia el mundo ruso y soviético, para Prokopenko el paralelismo entre Carelia y Donbass es un hecho evidente que le lleva a poner en práctica la necesidad de proteger la tierra ucraniana, aunque sea a costa de la propia vida. “Para mí, esto es venganza de sangre. Tuve el sueño de luchar contra los rusos … me alegro de que haya sucedido”, dice Prokopenko. Para él, Maidan “[F]ue un pequeño entrenamiento antes de la operación antiterrorista, tuvimos que prepararnos para la guerra gradualmente. Cuando comenzó la lucha en el este, rápidamente terminé todo mi trabajo, volví del trabajo y fui al frente”. A Marinka, donde tuvo su primera experiencia de combate durante el asalto a la ciudad; luego, a Ilovaisk y después “todo transcurrió sin problemas”.

En términos de jerarquía de poder, político y militar, lo más interesante de la entrevista es que pone claramente de manifiesto la vinculación de Prokopenko al grupo de Buba y Maksim Zhorin. Así, Redis, que procedía también de los Hombres de Negro, se incorpora en 2014 al primer pelotón de la primera compañía de Azov, un poco antes de la formación de Borodach, un pelotón entonces comandado por Buba quien también ejercía la posición de ayudante del comandante de la compañía en Azov. Zhorin, por su parte, era responsable del primer escuadrón del pelotón en el que participaban Petunya, Coliseo y el propio Prokopenko, entonces en el puesto de lanzagranadas. Poco después se incorporaron a este pelotón Drozak y su amigo Mokry. El 17 de julio de 2014 hubo un reabastecimiento, con la incorporación de recién llegados que les permitió consolidar poco a poco un pelotón propio.

En unas declaraciones recientes, Buba recuerda que, en su periodo de servicio, fue comandante de Prokopenko y alaba al que acabaría siendo comandante del Regimiento: “Redis comenzó como un soldado ordinario, pero tiene tal carácter que constantemente tuvo éxito en su servicio. Se convirtió en líder de escuadrón, luego en comandante de pelotón, compañía y regimiento. Recorrió toda su carrera«. Redis y Buba participaron juntos, junto a Zhorin y otros, en las victorias del primer Azov en Mariupol y Marinka, y también en derrotas como la de Ilovaisk.

El vínculo entre Prokopenko y Korenok (Buba) es, sin embargo, mucho más profundo que el asociado a la pertenencia a Azov y a Borodach. Es muy anterior, en realidad al periodo de los Hombres de Negro y de Azov, y se remonta a su pertenencia al sector de ultras del Dynamo de Kiev. En la entrevista de referencia, Buba señala que, como seguidores del Dynamo de Kiev, viajaron durante muchos años por toda Ucrania junto al equipo y, en ese contexto, forjaron una estrecha amistad que dura ya más de trece años. Buba muestra el papel de los ultras radicales del mundo del fútbol en la historia de Azov: “Cuando nuestros muchachos de los ultras iban a pelear, sabían que el comandante era Redis, y que era del campo del fútbol. Era más fácil para ellos ir junto a uno de los suyos y tenían más confianza en él. Redis los entendía, su coraje, y así se complementaban. Por lo tanto, al comienzo del servicio, fue más fácil para todos. Luego el negocio militar pasó factura. Vemos el heroísmo y las hazañas no solo de Redis, sino también de todos los muchachos que estuvieron relacionados con varios equipos ultras de Ucrania«.

La incapacitante lesión de Buba tendría importancia no sólo para Zhorin, que pronto accedería a los puestos de responsable de compañía y de regimiento en Azov, sino para Redis. Prokopenko llega a ocupar el cargo de comandante de la Primera Compañía de la Primera Centuria (o Compañía) del Regimiento, basada en lo fundamental en la División Borodach de Mose, Buba y Cartman. La grave lesión de Buba y la decisión de Mose de acompañarle en sus primeros tiempos en el hospital dejan vía libre a Redis para hacerse cargo de la compañía y de facto, dado el débil liderazgo de Mikhailenko, de Azov.

Tras el abandono del puesto de responsable del Regimiento por Maksim Zhorin, que ocupa entre 2016 y 2017, Redis accede finalmente en el otoño de 2017 a la comandancia general del Regimiento Azov. Como podrá comprobarse, este mecanismo de ascenso desde la primera compañía del Batallón oriental de Azov, con sede en Mariupol, volvería a tener relevancia en 2022.

Resulta importante observar que, junto a Buba y Mose (que ocupa el liderazgo real de la estructura militar de Azov, o al menos Borodach, tras la lesión de Buba), Prokopenko sigue una misma trayectoria compartida con ellos: los Hombres de Negro, Borodach y la progresiva configuración de las estructuras internas del Batallón y del Regimiento Azov. Sin ruptura y de acuerdo con una dinámica de aprendizaje militar que va de la práctica a la teoría: “Bueno, por supuesto, nuestra principal prioridad es construir un ejército de un nuevo tipo. Ahora tenemos la oportunidad de trabajar con grupos de tanques tácticos, con el apoyo de vehículos blindados y artillería. Poco a poco empezamos a dominar el negocio militar, empezamos con la práctica, no con la teoría, que a la vez nos decepcionaba durante las operaciones de combate”, afirma Redis en su entrevista de 2015.

Desde el momento de su acceso a la comandancia del Regimiento, aunque en especial desde el inicio del cerco a Mariupol en 2022, Prokopenko ha tenido oportunidad de aplicar, aunque sin éxito en Azovstal, su creencia básica de que Azov y Ucrania eran suficientemente “fuertes para recuperar nuestra tierra con sangre … y no ir a [conseguir] algunas dádivas por parte de Rusia. No necesitamos como regalo tierras que ya nos pertenecen … debemos defender nuestra tierra y, en cualquier caso, no tenemos derecho a renunciar a Donbass”. Redis, sin embargo, ha sido coherente con las exigencias de la eterna lucha a la que decidió dedicar su vida, incluyendo la pretensión de construir un nuevo ejército en Azov: “Al menos mientras Azov me necesite, estaré aquí”. Y así fue hasta su rendición en Azovstal.

Nikita Nadtochi

Tras la rendición de Azovstal, en torno al 18 de junio de 2022, se produce un relevo en la comandancia de Azov. A la espera de la posible vuelta de Prokopenko, Nikita Nadtochi es así designado temporalmente como comandante del Regimiento Azov.

Conocido sobre todo por su nombre de guerra, Raz-dva, Nadtochi ocupaba un papel destacado en la jerarquía militar de Azov. En concreto, era comandante de uno de los dos batallones en los que se estructura principalmente Azov en la actualidad, precisamente el situado en Mariupol, plaza central de despliegue de la formación ultranacionalista (2º Batallón Azov). Había llegado a ese puesto en noviembre de 2021, con una ceremonia de entrega de la bandera de Azov a Nadtochi en la guarnición de Urzuf, presidida por Denis Prokopenko. Con anterioridad ya había ocupado puestos similares, por ejemplo la comandancia de la 3ª compañía del 1er Batallón del Regimiento, una compañía que fue desplegada en Odessa en 2016. Según algunas fuentes, como por ejemplo Radio Svoboda, Nadtochi habría estado sirviendo en el frente desde 2014.

Durante el mandato del anterior comandante, Akula, el 2º Batallón de Urzuf creció de forma significativa hasta llegar a concentrar a varios cientos de soldados, incluyendo formadores extranjeros (británicos, rusos y un croata).

El nombramiento de Nadtochi muestra la continuidad jerárquica que se ha impuesto desde el principio en Azov. Como en el caso de Redis, y siguiendo la tradición de Azov en los últimos años, se hace cargo de la comandancia del Regimiento la persona al mando de la primera compañía, o compañía, del Batallón destinado en Donbass.

No hay constancia alguna de que Raz-Dva esté vinculado a la estructura Borodach, pero sí resulta claro que su llegada al poder se vincula a los grupos de poder vinculados a dicha estructura, grupos a los que están ligados tanto Prokopenko como Zhorin.

Según Nadtochi, éste habría recibido un mensaje directo de Prokopenko en el que le pedía la asunción de la comandancia del Regimiento (Hasta que regrese, según la nota recibida). Pero no puede olvidarse que el papel de Zhorin resulta de nuevo clave en la transmisión del poder. Es él, precisamente, el encargado de transmitir la información del nombramiento de Nadtochi a la prensa. Y el 22 de junio publica esta foto conjunta, con Nadtochi, en su canal de Telegram personal.

Zhorin ha sido también el principal organizador de la extracción de miembros relevantes de la estructura militar de defensa ucraniana en Azovstal. Entre los principales militares rescatados a través de estas operaciones de extracción con helicópteros, así como de aportación de suministros a la acería de Mariupol, se encuentran algunos personajes clave de la estructura Azov, como el formador georgiano Giorgi Kuparashvili y el propio Nadtochi. Gravemente herido a finales de marzo, Raz-Dva fue uno de los primeros heridos trasladados desde Mariupol hacia la zona gubernamental. Salió de Azovstal el 21 de marzo. El que Ucrania haya apoyado decididamente a Zhorin en este objetivo, incluyendo el envío en los helicópteros de rescate de personal de la inteligencia militar del país, es buena muestra de la importancia atribuida por Ucrania a Azov. Estas misiones tuvieron únicamente un éxito parcial y varios de los helicópteros enviados por Ucrania para rescatar a los mandos de Azov y otras unidades del Ejército Ucraniano sitiadas en Azovstal fueron derribados por las defensas aéreas rusas y republicanas.

Nadtochi constituye por tanto un personaje clave en la perspectiva de las actuales estructuras de Azov. Y de hecho, como señala Zhorin, a Nadtochi le corresponde la importante misión de reunir y preparar un nuevo regimiento de Azov para continuar las misiones de combate que ahora ya no podrá desarrollar el antiguo 2º Batallón de Azov, derrotado en Mariupol. Como muestra la creación de nuevas unidades de Azov en Járkov, tanto de operaciones especiales integradas en las fuerzas armadas (como la recientemente creada SSO Azov Járkov) como de fuerzas territoriales paramilitares (como la Kraken Azov), la estrategia de expansión del poder militar y paramilitar de Azov constituye un objetivo claro de Zhorin y del Corpus Nacional.

El papel de Zhorin debe valorarse igualmente en clave política. No sólo porque represente en estos momentos la principal referencia mediática operativa de Azov, sino también porque nadie encarna mejor que él la continuidad estructural entre los fanáticos hombres de negro simpatizantes de la ultraderecha europea de los años 30 y 40 y del nacionalismo aliado de los Konovalets y Bandera, la hermandad de vocación paramilitar de la División Borodach y la estructura ordenada y, ya por largo tiempo, oficializada del Regimiento Azov.

Zhorin no sólo encarna esa continuidad sino también la dimensión político-militar del movimiento, parte de facto de la estructura que incluye al partido Corpus Nacional en el que también se integra en su núcleo dirigente. Desde enero de 2020, Maksim Zhorin, Mose, ocupa así la posición de Jefe del Estado Mayor Central del Corpus Nacional, todavía nominalmente bajo el mando de Andriy Biletsky.

Epílogo: Azov, Ucrania y su Orden Nacional

No hay duda de que los líderes del movimiento Azov constituyen algunos de los principales portavoces del nuevo orden nacional ucraniano, con una estrategia que, como ocurrió con el proyecto nacional y social del falangismo español, se centra en conseguir una nación ucraniana unitaria y ordenada, sin contaminación alguna del mundo ruso y con peso internacional, liderado por un líder y un ejército fuertes. Su elección pasa ciertamente por compartir la prosperidad europea, pero sobre todo por imponer el orden nacional al que aspiran, así como por consolidar la fuerza (policial, militar y judicial) capaz de garantizarlo frente a los enemigos internos y externos.

En la presentación de la Milicia Nacional-Druzhina, pensada para imponer el orden nacional en las calles que el estado era incapaz de desarrollar, al estilo de cualquier fuerza paramilitar vigilante, similar a aquella en la que participó en 2014, Vlad Korenko señalaba lo siguiente en febrero de 2018: “Ahora nuestro frente son las calles de las ciudades ucranianas. Asumimos la responsabilidad de garantizar que ni los enemigos internos, como los cerdos separatistas, ni elementos antisociales (traficantes de drogas, alcohólicos, etc.) se atrevan a amenazar a los ciudadanos ucranianos corrientes. ¡No somos pacifistas, decimos con franqueza que quien infrinja la ley y atente contra la seguridad de las personas se enfrentará al puño de hierro de la vanguardia del nacionalismo ucraniano!”.

Lo que significa la aplicación de estas tesis pudo comprobarse el 12 de marzo de 2020 en la presentación de la Plataforma Nacional para la Unidad y Reconciliación de Sergei Sivojo, una Plataforma que pretendía un acercamiento de Ucrania a la población de los territorios ocupados. Como señalan crónicas de aquel acto, éste fue boicoteado por veteranos del Cuerpo Nacional que tomaron la palabra para declarar que la paz con Rusia era imposible y acabaron acosando a Sivokho. A la cabeza de la acción mafiosa se encontraba Maksim Zhorin.

Con este tipo de acciones, Zhorin volvía a las “conversaciones preventivas” que tanto éxito dieron, en ciudades como Járkov, a los Hombres de Negro del fascismo militante.

En realidad, desde sus tiempos en Járkov como parte de los Hombres de Negro, la lucha de Zhorin y sus camaradas se mantiene, inalterable y sin ningún tipo de ruptura.

En un artículo de 2018 en su blog, el periodista ucraniano Oleksiy Bratushchak incluía una foto de Vlad Korenko en Facebook, hoy ya no disponible. De espaldas a la cámara, Korenko viste una camiseta de baloncesto con el número 88. En el brazo derecho se observa un tatuaje que parece representar el emblema de la División Borodach.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 8.966 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.855.906 hits
A %d blogueros les gusta esto: