Entrada actual
Detención, Donbass, Economía, Nacionalismo, Ucrania

Explotación, tráfico y grandes beneficios para las mafias

Artículo Original: Andrey Manchuk

En el otoño de 2014, los blogueros ucranianos activamente comentaron las palabras del alcalde de la pequeña localidad de Stepanovka, situada en la zona minera de Donbass. El alcalde habló a la prensa de las conversaciones de los batallones voluntarios ucranianos, a los que se había prometido por la guerra “un trozo de tierra y dos esclavos”. En aquel momento, hizo gracia al público patriótico y los líderes de opinión de las redes irónicamente preguntaban en sus blogs dónde podían reclamar sus palacios.

Sin embrago, han pasado cinco años y la esclavitud se ha establecido como un problema real en el país de la dignidad y la libertad. No se trata solo del nuevo Código del Trabajo, que dejará en situación de esclavitud a millones de asalariados, completamente dependientes de sus dueños. Además de eso, en Ucrania aumenta el tráfico de personas que las bandas criminales utilizan para el trabajo forzado o para la esclavitud sexual. Y el Estado no puede parar sus actividades ni ha creado ninguna fuerza específica para atajar el problema.

El 15 de enero, en el distrito de Olevsk de la región de Yitomir, se desarticuló un grupo fuertemente armado que mantenía como esclavos a siete hombres. Los habían reclutado en diferentes trabajos, les habían retirado la documentación, les habían privado de su libertad y les forzaban a trabajar gratis para sus captores. Es más, al ser ciudadano bielorruso uno de los esclavos capturados por la banda criminal, este incidente tiene una dimensión internacional.

“Los hombres retenidos tenían entre 20 y 50 años y algunos de ellos eran discapacitados. Los traficantes utilizaron la violencia para suprimir su voluntad, les prohibieron abandonar el lugar de residencia y trabajo, y con actos ilegales impidieron los intentos de resistencia”, afirma el mensaje de la Fiscalía regional. Los esclavos fueron amenazados y fue sencillo porque los criminales tenían a sus disposición un arsenal de armamento que incluía rifles, granadas, explosivos y navajas de combate.

Según las informaciones, las personas secuestradas eran utilizadas para trabajar en las minas de ámbar, esas mismas mantenidas desde hace seis años por nacionalistas bien armados. Su influencia en la zona del ámbar es tal que las regiones del norte de la Polesia ucraniana son popularmente conocidas como la “república del ámbar”. Los grupos de bandidos utilizan para el duro trabajo físico a personas normalmente solas, enfermas o que sufren de adición a las drogas o el alcohol, a las que obligan a cavar en la tierra arcillosa y arenosa.

El ámbar da grandes beneficios a las mafias. Sin embargo, los esclavos deben conformarse con tener un techo y algo para comer. Es más, según el comunicado de la Fiscalía, se encontraban en “terribles condiciones de vida y nutrición, que suponían un verdadero riesgo para estos esclavos que eran considerados desechables. Nadie sabe cuántas personas pueden acabar sus vidas en este régimen de esclavitud en algún agujero buscando ámbar. Al fin y al cabo, nadie busca a personas sin hogar o sin familia que hayan desaparecido.

La puesta en libertad de estas víctimas no ha sido más que una feliz coincidencia. Los extractores de ámbar, entre ellos muchas personas con experiencia de combate, son los dueños absolutos de las minas ilegales. Llega hasta el punto de que, en ocasiones, llenas las carreteras forestales de puestos de control que decoran con banderas rojas y negras y en los que impiden en paso a personas no autorizadas. Y la policía local tremendamente corrupta, se gana su parte del pastel de esta economía en la sombra. Esta situación no es inusual y no se limita a la región de Polesia. La geografía del trabajo esclavo es amplia. Por ejemplo, el año pasado, en el país se desarticuló un sistema de falsos “centros de rehabilitación” en los que en realidad había personas retenidas en régimen de esclavitud.

“El grupo criminal operaba por toda Ucrania bajo la tapadera de organización de caridad. Personas con adicción al alcohol o las drogas eran ilegalmente retenidas y forzadas a realizar trabajo forzado. Durante un registro de la policía y la policía de fronteras ordenada por la Fiscalía de la región de Donetsk, se paralizaron las actividades de tres de estos centros en Mariupol, Lviv e Ivano-Frankivsk. La policía detuvo a doce personas que, lideradas por un organizador, son sospechosas de detención ilegal. Se ha liberado de la esclavitud a alrededor de cien personas”, informó entonces el Ministerio del Interior de Ucrania.

El mismo grupo operaba en Odessa, donde centenares de esclavos eran forzados a trabajar en plantaciones y campos privados para desarrollar esta “potencia agrícola”. “Según se ha podido saber durante la investigación preliminar, los consumidores de estos “productos vivos” eran una pareja: un ciudadano de Ucrania y otro de Georgia, dueños de una empresa agrícola situada en la región de Odessa. Entre 2015 y 2018, en las estaciones de tren de Kiev, Odessa, Nikolaev y otras ciudades sus reclutadores se dedicaron a buscar personas en situación vulnerable y sin residencia permanente. Las personas reclutadas eran trasladadas a Odessa, donde se les retiraba la documentación y el teléfono móvil. Después se instalaban en barracones, donde en cada habitación residían, en condiciones inhumanas, entre 15 y 20 personas, hombres y mujeres. Las víctimas eran sometidas a violencia física y psicológica constante por pare de los guardas de esos barracones. Los trabajadores que se negaran a trabajar o trataran de huir eran brutalmente golpeados delante de otros empleados para evitar así futuros incidentes”, afirmó sobre esta tragedia humana el documento de la Fiscalía de Ucrania. Entre la seguridad de estos campos de concentración comerciales también había representantes de los grupos paramilitares de extrema derecha.

Un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones en Ucrania, publicado en vísperas del año nuevo, afirma que la explotación de personas ha afectado a más de un cuarto de millón de personas. Pero eso solo es la punta del iceberg. Las autoridades admiten que el trabajo forzado tiene una presencia muy superior a la que muestran las estadísticas. Y seguirá aumentando, ya que el empobrecimiento de Ucrania, que dejará a más personas en situaciones extremas, hará más vulnerable a la población. Y las bromas sobre esclavos en Donetsk serán muy tristes compradas con esta realidad.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 22.193 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.385.693 hits
A %d blogueros les gusta esto: