Entrada actual
Agresión, Derechos Humanos, Desaparición, Detención, Europa, Libertad de prensa, Mariupol, Prensa, Presos Políticos, Ucrania, UE

La desaparición de Sergei Dolgov: respuesta de Federica Mogherini a Kostas Papadakis

Acompañados por el silencio de la Unión Europea, los casos de acoso, intimidación o persecución de políticos, activistas o periodistas opositores, especialmente aquellos miembros activos de partidos de izquierdas o comunistas, ha sido una práctica habitual de la nueva Ucrania nacida de la revolución de la dignidad en Maidan. Algunos candidatos fueron agredidos en la campaña presidencial, las sedes del Partido Comunista son atacadas de forma habitual por grupos de extrema derecha como РЕВАНШ (Revancha) y la prensa que trata de mantener su independencia se encuentra con agresiones o persecución policial. El caso de Aleksandr Bondarchuk, detenido el 18 de marzo y encarcelado a la espera de juicio, es solo el último caso de coacción de la libertad de prensa y ni siquiera es el más grave.

La nueva Ucrania ha dado también una serie de casos de detenciones, muertes y desapariciones en circunstancias extrañas. Casos como los de las detenciones de periodistas rusos se han solucionado por la vía de la negociación y expulsión del país. Otros casos no han corrido la misma suerte. Uno de esos casos, la desaparición de Sergei Dolgov, fue planteado ante la Comisión Europea.

El periodista Sergei Dolgov fue secuestrado en junio de 2014, días después de que las tropas ucranianas tomaran la ciudad. Meses después de su desaparición, no queda esperanza alguna de que Dolgov siga vivo, pero su muerte aún no ha sido confirmada oficialmente por las autoridades competentes. Su cuerpo tampoco ha sido entregado a su familia, que continúa exigiendo respuestas.

Preocupado por esta situación, el 8 de diciembre, el miembro griego del Parlamento Europeo Konstantinos Papadakis (KKE) formuló la siguiente petición de respuesta a la Comisión Europea:

Kostas Papadakis en un discurso en defensa del Partido Comunista de Ucrania

Kostas Papadakis en un discurso en defensa del Partido Comunista de Ucrania

Asunto: Secuestro de Sergei Dolgov en Mariupol

En junio de 2014, el periodista Sergei Dolgov fue secuestrado por asaltantes desconocidos en Mariupol desde las oficinas del periódico que editaba, Khochu v SSSR (‘Quiero estar en la URSS “). A pesar de los esfuerzos de su esposa Olga y de organizaciones internacionales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, aún se desconoce la suerte del editor desaparecido.

Su esposa se ha quejado de que Dolgov fue secuestrado en una “operación de limpieza”, llevada a cabo en la ciudad de Mariupol por fuerzas nacionalistas y fascistas asociadas con las autoridades de Kiev.

Mariupol se encuentra en el sureste de Ucrania y es gobernada por Kiev. Sin embargo, las actuales autoridades en Kiev, que son responsables de la desaparición del periodista Sergei Dolgov, se niegan a comentar.

El apoyo de la UE a las fuerzas nacionalistas y fascistas en Ucrania a cambio de la promoción de sus intereses es una afrenta a la memoria de los millones de europeos que murieron en la lucha contra el fascismo.

En vista de lo anterior, puede indicar la Comisión:

– ¿Cómo valora las desapariciones de personas con las que están supuestamente involucradas las actuales autoridades de Kiev?

– ¿Cómo pueden conciliarse declaraciones de la UE según las cuales “la democracia está siendo promovida” en Ucrania con la desaparición de periodistas y la práctica de “operaciones de limpieza”?

– ¿Va a tomar medidas para ayudar a encontrar al periodista desaparecido Sergei Dolgov?

Federica Moghrini, Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea

Federica Moghrini, Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea

La respuesta de la Vicepresidenta Mogherini en nombre de la Comisión Europea

El 5 de marzo, casi tres meses después de la petición original, y en nombre de la Comisión, su Vicepresidenta Federica Mogherini remite la siguiente respuesta, reproche incluido, al parlamentario griego:

La libertad de los medios de comunicación es una característica clave de la democracia y cualquier periodista debe poder llevar a cabo su trabajo libre de acoso e intimidación.

El secuestro de Sergei Dolgov (y presunto asesinato) es un delito grave y es totalmente inaceptable. Las autoridades ucranianas deben investigar a fondo el caso y llevar a los responsables ante la justicia.

La UE apoya plenamente la posición de la Representante de la OSCE para la Libertad de los medios de comunicación en lo que respecta a este caso y realizará un seguimiento del estado de desarrollo de las investigaciones, en estrecha cooperación con la OSCE.

La participación de las autoridades en casos de secuestros de periodistas es una afirmación grave que debe ser probada con evidencias.

La contestación del SBU ucraniano a Amnistía Internacional

Mientras Papadakis merece un reproche por su preocupación por un caso de desaparición, las autoridades ucranianas reciben la sugerencia de investigar el caso. Teniendo en cuenta los precedentes (Ucrania aún no ha descifrado quién disparó a los manifestantes y policías en Maidan y hace todo lo posible por bloquear la investigación de la masacre del 2 de mayo en Odessa) y el tiempo transcurrido desde junio de 2014, nada hace pensar que las autoridades ucranianas vayan a seguir la recomendación europea.

El 19 de diciembre de 2014, apenas unos días después de que Papadakis formulara su pregunta ante la Comisión Europea, Amnistía Internacional (AI) publicó una nota titulada: SERGEI DOLGOV: POSIBLE DESAPARICIÓN FORZADA.

La nota señala que el Servicio de Seguridad de Ucrania, SBU, ha declarado a AI que, según el registro oficial unificado de investigaciones prejudiciales de Ucrania, “no consta ninguna información sobre la detención de Sergei Dolgov por las autoridades investigadoras ucranianas, ni sobre investigaciones criminales o medidas cautelares emprendidas en su contra“.

La nota recuerda que el jefe del SBU en Mariupol declaró ante la prensa el 21 de junio que Sergei Dolgov había sido arrestado por la Guardia Nacional ucraniana y que se encontraba retenido en la ciudad de Zaporozhye. Señala que desde la detención “no se ha difundido ninguna información oficial sobre su suerte ni su paradero, y las autoridades se han negado a dar a la esposa de Dolgov ningún dato sobre su marido”.

Amnistía Internacional también señala que, en cartas a los miembros que escribieron llamamientos a las autoridades ucraniana, el SBU respondió señalando que la información sobre Sergei Dolgov estaba “registrada en el centro del Servicio de Seguridad para la liberación de presos, rehenes y personas desaparecidas“, en referencia a las listas de personas en paradero desconocido que compilan las autoridades ucranianas y las autoridades del Donbass para la organización del intercambio de prisioneros.

En su Acción Urgente sobre Sergei Dolgov, Amnistía Internacional pide que se inste a las autoridades ucranianas “a esclarecer su suerte y su paradero e informar a su familia” y, en caso de que esté bajo custodia, “a que lo acusen de algún delito común reconocible internacionalmente o, en su defecto, lo pongan en libertad de inmediato”.

En la información complementaria sobre el caso Dolgov, se señala que “Olga Dolgova, esposa de Sergei Dolgov, cree que su esposo se encuentra recluido en la base militar A1978 de Zaporozhye. Según una fuente que se puso en contacto con ella y que desea permanecer en el anonimato por motivos de seguridad, Sergei Dolgov, de 60 años de edad, se encuentra muy débil y sufre frecuentes pérdidas de conocimiento. Dicha fuente asegura que estuvo recluido en la misma base militar que Dolgov hasta el mes de octubre”.

Las referencias de Mogherini al “presunto asesinato” de Dolgov, circunstancia que no menciona en ningún momento Papadakis en su pregunta, no invitan sin embargo al optimismo.

Las reacciones al caso en la prensa generalista europea

Desde que Papadakis formulara su pregunta a la Comisión Europea, no consta que la prensa generalista de los países de la Unión Europea haya hecho referencia alguna al caso Dolgov. Recordando un artículo del Moscow Times que anticipaba el 14 de julio de 2014 la muerte del periodista, un experiodista de la BBC, Tony Gosling, se preguntaba hace unos días en su cuenta de Twitter: ¿Cómo puede un editor de noticias ser secuestrado, torturado y asesinado con apenas un murmullo? Nadie le respondió.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.554 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,114,919 hits
A %d blogueros les gusta esto: