Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Rusia, Ucrania

Batalla por Avdeevka

Artículo Original: Denis Grigoriuk

Me puse el chaleco antibalas. El haber perdido desde hace mucho tiempo la costumbre de vestirlo me pesó. Además, intentaba agarrarme con una mano y hacer fotos con la otra. Seguí sacando fotos, pero el resultado fue pobre. Me apoyé sobre la espalda de los soldados. La mochila con las ópticas estaba a mis pies. En uno de los bolsillos tenía un torniquete y vendas para poder parar una hemorragia en caso de resultar herido. De alguna manera, cada ciudadano de Donetsk debe tener un botiquín de primeros auxilios por si acaso, aunque no está al alcance de todos. Has tenido suerte si, cuando ocurre, hay alguna persona con las herramientas necesarias para ofrecer primeros auxilios. Uno de los soldados lo compartió con nosotros.

La situación en Donetsk ha cambiado mucho. Es extraño conducir por el centro de la ciudad con el casco y el chaleco antibalas. Solíamos ponernos la protección al llegar a la zona de combate. Ahora, todas las zonas se encuentran en la zona de destrucción de la artillería enemiga. Así que condujimos por la ciudad preparados para el combate. Gradualmente, la imagen cambió. Estábamos aproximándonos a la zona de guerra. Putilovka está acribillada. La parada de la avenida Partizansky ha sido destruida. La tienda que se instaló en el pabellón de la parada de autobuses, se ha quemado. Hay impactos recientes de la artillería ucraniana en todas partes.

Avanzamos por el punto negro de la avenida Kievsky. Un autobús civil fue destruido aquí ayer, un impacto directo contra el minibús mató al menos a tres personas y el resto resultaron heridas de diversa consideración. El año pasado conducíamos por aquí en simples vehículos civiles, pero ahora es mejor no pasearse sin protección y sin suministros médicos, que hoy por hoy son extremadamente difíciles de obtener en Donetsk.

Se escuchaba el rugir de los tanques en las afueras de la ciudad. El suelo temblaba con los disparos. Los proyectiles volaban con su característico sonido y golpeaban las posiciones enemigas. Los tanquistas recibían instrucciones de un joven comandante con nombre de guerra Mazai. Los soldados eran lo suficientemente mayores como para ser su padre, pero le escuchaban con humildad y realizaron inmediatamente las tareas requeridas sin cuestionarlas.

En ese tiempo, los tanques no dejaron de destruir zonas fortificadas enemigas. Tuve que gritar. Los motores de los tanques estaban encendidos, los cañones trabajaban y la infantería ayudaba a reponer la munición para nuevos ataques contra las posiciones ucranianas. Los soldados habían escrito “mensajes” al enemigo. Uno de ellos quería vengar la muerte de uno de sus camaradas de esta forma. El soldado Pilot escribió “Por Zmei”, Alexander, alias Zmei o Nevski (tenía dos nombres de guerra), Kislinsky, del batallón Akangelsk murió en la batalla hace unos meses. Mazai se vengaba de la pequeña bailarina a la que los militantes ucranianos asesinaron en el centro de Donetsk con su artillería el 4 de agosto durante el funeral de Korsa. Supe un poco más tarde por qué Mazai lo había elegido así.

Cuando todo estuvo preparado, la infantería subió al blindado para apoyar al tanque a la posición desde la que dispararía contra las posiciones ucranianas en la zona de Avdeevka, donde actualmente se libran las batallas más duras. Mazai tomó posiciones y lanzó al pájaro. El dron aceleró hacia algún lugar más cercano a la batalla. Antes, el dron había realizado un vuelo de reconocimiento para calcular las posiciones de tiro del enemigo. Ahora actuaba para ajustar el fuego de tanques para golpear las posiciones del Ejército Ucraniano. Lideradas por Mazai, varias operaciones militares como esta se realizan a diario.

Le había conocido apenas una hora antes de comenzar la operación. Visualmente, es difícil decir que tenga un aspecto de jefe. Parece demasiado joven. Mazai no se mostró seco ni sombrío. Al contrario, sonreía y se parecía muy sociable. Se jactaba de los golpes realizados esa mañana. En la grabación del dron, podía verse cómo ardían las posiciones ucranianas. Puede que fuera esto a lo que se refirió el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, en su discurso al decir que hay un infierno en Peski y Avdeevka.

Miraba a Mazai y no podía quitarme de la cabeza que la población debería conocerle. Ahora mismo nos encontramos en un periodo en el que la audiencia parece “cansada de la guerra”, la población ha vuelto a sus preocupaciones del día a día y se ha acostumbrado a las nuevas circunstancias. Es algo normal, porque es imposible vivir en un estrés constante y si existe la oportunidad de distraerse, por qué no aprovecharse de ello. Es una pena que eso sea imposible en Donbass.

Así que el público está menos interesado en el curso de los acontecimientos en Donbass, aunque la guerra que se libra ahora no difiere en exceso de la de primavera. En aquel momento, toda información de Mariupol era prioritaria, la población la comentaba, seguía el destino de los soldados y civiles. De vez en cuando, aparecían también nuevos héroes a los que la población admiraba. Mazai es menos mediático, así que, si alguien le conoce, no son muchos. Pero este joven ha participado en las operaciones de combate desde 2014, ha adquirido las habilidades de la guerra y ahora comanda a camaradas más mayores.

Presencié otro golpe exitoso en la operación de corrección de fuego del dron. En esta guerra, juegan un papel destacado en las hostilidades. Así se demostró durante la operación de Mariupol y la tendencia ha continuado hasta ahora, cuando está en marcha la liberación de las localidades de los alrededores de Donetsk. Los tanquistas y la infantería regresaron satisfechos. Sonreían y bromeaban. Habían conseguido golpear en varias ocasiones más a las tropas ucranianas. El dron capturó un impacto directo sobre las posiciones fortificadas enemigas. La ofensiva, aunque lenta, continúa. “Infantería, todo el mundo reunido”, ordenó el comandante Mazai.

Los soldados saltaron del vehículo. Había varias inscripciones en el cuerpo del blindado: la firma del músico Alexey Poddubni, del grupo Django, la familiar “Z” y el nombre del carro, Alexandra. Pensé que tendría algo que ver con Alexander Nevski, pero no era así. Más adelante, Mazai explicó que le dio al blindado el nombre de su hija de cinco años, lo que explica también por qué escribió en uno de los proyectiles “por la joven bailarina”.

El sol de agosto golpeaba sin piedad. Nos alejamos del sonido de los tanques. Nada volaba de vuelta. Fue como si los soldados ucranianos no fueran a resistirse. Pero estaban golpeando la ciudad con precisión. Los proyectiles caían en el distrito Kievsky de Donetsk. Las Fuerzas Armadas de Ucrania no buscan una victoria militar sobre el enemigo armado, sino que se dedican a destruir a la población civil que sigue viviendo en la zona afectada. Es a ellos a los que apuntan los militantes ucranianos. Buscan venganza por el hecho de que están perdiendo la batalla por Donbass.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 8.756 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.782.795 hits
A %d blogueros les gusta esto: