Entrada actual
Donbass, Economía, Pensiones, Pobreza, Ucrania

En quince años

Artículo Original: Andrey Manchuk

Recientemente se ha producido en Ucrania un caso trágico que, como era de esperar, no ha recibido excesiva atención de los medios. Un residente de 59 años de Gusyatyn, una ciudad de Ucrania occidental, se prendió fuego frente al edificio del servicio de empleo local. Lo hizo después de que le negaran una pensión alegando la falta de meses cotizados. El 50% de su cuerpo sufrió quemaduras y ahora los médicos luchan por salvar la vida del pobre hombre, que en el mejor de los casos vivirá el resto de sus días con los efectos de las quemaduras.

Los principales canales de televisión han ignorado el incidente, ya que la publicidad no beneficiaría a las autoridades en vísperas de las elecciones locales. Al fin y al cabo, volvería a recordar a los ucranianos que lo que les espera en el futuro es un Estado antisocial en el que ahorrar en la población es la prioridad de la política nacional y que ahora mismo no hay dinero para pensiones. Según el servicio de prensa del Comité de Políticas Sociales y Protección de los Derechos de los Veteranos del Parlamento, los problemas con el pago de pensiones aparecerán en el país antes de finalizar el año. El presupuesto del Fondo de Pensiones tiene déficit y las deudas ascienden ya a la impresionante cifra de 20.500 millones de grivnas y crece constantemente.

“El gasto del presupuesto estatal para apoyar al pago de pensiones, prestaciones y aumento de las pensiones según los actuales programas, así como el déficit del Fondo de Pensiones ascenderá a 203.800 millones de grivnas en 2021, afirmó Halina Tretiakova, presidenta del Comité del Parlamento. Sin embargo, los problemas aumentarán ahora, ya que el Tesoro puede no suministrar al Fondo de Pensiones los fondos necesarios para los jubilados a causa de las deudas acumuladas en los últimos años. Eso llevará inevitablemente a retrasos en los pagos de pensiones. Incluso en el periodo preelectoral de septiembre, el Estado suministró el 88% de las pensiones. En otras palabas, el “no hay para todos” ha llegado. Después de las elecciones, cuando ya no haya motivo para temer a los ciudadanos, la situación se deteriorará rápidamente, exponiendo los problemas sistémicos de la economía nacional.

El primer ministro de Ucrania, Denis Shmigal, accidentalmente lo dejó caer. Hablando en un encuentro con estudiantes de la Universidad Politécnica de Lviv, Shmigal afirmó que en quince años Ucrania no será capaz de garantizar el pago de pensiones a futuros pensionistas. “Por motivos demográficos, tendremos menos personas capaces de trabajar y más pensionistas. El ratio será de 1:2. Para mantener a los pensionistas sería necesario duplicar los impuestos. Y para pagar mayores pensiones, tendremos que aumentar aún más los impuestos. Pero las empresas no quieren subir los impuestos y doblarlos es imposible. Esto significa que en quince años no podremos pagar pensiones a futuros pensionistas. Son simples matemáticas”, afirmó.

Según Shmigal, Ucrania pasará a un sistema de capitalización el año que viene y en el futuro el Estado solo dará a los ciudadanos una pensión puramente “simbólica”. Según los expertos, no será suficiente siquiera para comprar alimentos, cuyos precios no hacen más que crecer, por no hablar de la salud y el ocio para los ancianos ucranianos. Todo pretende indicar que en su edad anciana, tendrán que valerse por sí mismos o depender del apoyo de sus familiares y sus huertas, donde tendrán que seguir trabajando.

Las palabras del primer ministro han sorprendido a los residentes del país de la victoriosa dignidad, aunque ya están acostumbrados a todo y no deberían sorprenderles las declaraciones libertarias de los representantes del Gobierno. Los ciudadanos han entendido que sus cotizaciones no irán a ninguna parte en el futuro y solo darán de comer a los oficiales empleados en el sector. La población ha comprendido que van a robarles sus pensiones. Y probablemente saquen conclusiones de ello y busquen que sus ingresos provengan de la economía sumergida.

“¿Comprende Shmigal las consecuencias de su afirmación de que en quince años no habrá nada con lo que pagar pensiones si la actual situación demográfica persiste? Es decir, envía una señal a la población en edad activa: tengan en cuenta que, si cotizan, hacen contribuciones al Fondo de Pensiones, pero no esperen una jubilación. ¿Así que para qué cotizar, trabajar legalmente y pagar impuestos? En pocas palabras, todos a la economía sumergida, cada uno para sí mismo, el Estado se echa a un lado y el sector en la sombra de la economía salvará a todos; el Estado, a nadie”, escribió en Facebook el exdiputado Spiridon Kilinkarov.

Sin embargo, todos comprenden que los motivos para la inminente crisis de las pensiones no se limitan a la despoblación de Ucrania. Sí, ese es un problema que ha adquirido proporciones críticas, pero hay otros factores que privan al país de una posibilidad real de recuperación económica.

“Las palabas del primer ministro Shmigal de que en quince años Ucrania no pagará pensiones a causa de los problemas demográficos es o un indicador de la incompetencia del primer ministro o directamente una mentira. Los problemas demográficos afectan al sistema de pensiones de Ucrania, pero no tanto como en los países europeos. El principal problema no es la demografía, sino, en primer lugar, la masiva emigración para trabajar y, segundo, por los bajos salarios. De ahí los bajos ingresos por impuestos y cotizaciones. En tercer lugar, la pequeña cantidad de empleos, por lo que la población en edad de trabajar abandona el país y quienes se quedan reciben bajos salarios, en muchas ocasiones sin contrato.

El motivo de esto es la estructura primitiva agraria y de materias primas de la economía ucraniana, que simplemente no necesita muchos trabajadores, especialmente trabajadores cualificados. Así que nos podemos regocijar en el hecho de que la “superflua” fuerza de trabajo ha abandonado el país y equilibra la balanza de pagos con sus remesas (aunque no estoy seguro de que las remesas de nuestros trabajadores continúen a causa del coronavirus y las cuarentenas). Pueden decir que podemos vivir sin la industria de Donbass, sin el mercado ruso y sin muchas otras cosas. Se pueden decir muchas cosas, pero eso no soluciona la cuestión de cómo pagar las pensiones”, escribió en Facebook Igor Gruzva, editor-jefe de la publicación Strana.

Todo esto llevará a tragedias diarias como la que ha ocurrido en Gusyatyn, donde el Estado ha negado la pensión a una persona por culpa de la política estatal de austeridad. Por supuesto, no todos los engañados ucranianos se quemarán vivos ante los despachos de las autoridades. Pero los retrasos en el pago de pensiones y las perspectivas de su futura eliminación siguen condenándolos a muerte, aunque sea de una forma extendida en el tiempo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 22.343 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.378.085 hits
A %d blogueros les gusta esto: