Entrada actual
Avakov, Batallón Azov, Biletsky, Ejército Ucraniano, Extrema Derecha, Guardia Nacional, Kolomoisky, Sector Derecho, Ucrania

Derecho a la impunidad

Artículo Original: Ukraina.ru

1020165749.pngEl líder del partido “Corpus Nacional”, Andriy Biletskiy, afirma que las estructuras de poder del Estado no ostentan el monopolio de la violencia, ni tienen derecho a ello. El derecho es de sus soldados. “Hace cuatro años, 150 jóvenes liberaron la preciosa ciudad ucraniana de Mariupol”, afirmó el 16 de junio en una ceremonia celebrada en el centro de Mariupol el comandante del primer regimiento del batallón Azov de la Guardia Nacional, Andriy Biletskiy. “Lo hicieron porque no esperaron órdenes desde arriba. Lo hicieron porque decidieron luchar y ganaron”:

Estas declaraciones son sorprendentes para cualquiera con un mínimo conocimiento de la historia de Azov. Porque el 13 de junio de 2014, el batallón tomó la ciudad por orden del ministro del Interior, Arsen Avakov y, antes incluso de la creación oficial de Azov, el SBU había legalizado oficialmente dentro de las tropas del Ministerio del Interior a los “hombres de negro” de Biletskiy. En otras palabras: había armado y entrenado al batallón.

“Hacia el 12 de mayo, en el despacho del ministro del Interior se celebró una reunión entre Arsen Avakov, Serhiy Taruta (que había sido nombrado gobernador de la región de Donetsk) y su vicegobernador Andriy Nikolaenko, en la que participé. Durante la reunión llegué a la conclusión de que no era posible capturar Mariupol con las unidades del ejército y la Guardia Nacional disponibles. Llegué a una única conclusión: era necesario reabastecer y rearmar a la recién creada milicia voluntaria formada por participantes de Maidan y liderada por Andriy Biletskiy, el batallón Azov”, escribió el 13 de junio de 2015 en su perfil de Facebook Anton Gerashenko, asesor del ministro del Interior.

Según Gerashenko, “de hecho, la tarea era crear, en unas semanas, un batallón de asalto que limpiara Mariupol de terroristas a partir de un puñado de voluntarios y manifestantes”. “El ministro había decidido trasladar a Azov a Berdiansk, donde los chicos podían recibir formación, armas, procesar los documentos y, lo que es más importante, recibir entrenamiento con armas ligeras y lanzagranadas en el campo de tiro abandonado, lejos de los curiosos”, añadió.

Gerashenko menciona también la fecha para el asalto a la ciudad que había planteado el Ministerio del Interior, y “entre el 20 de mayo y el 10 de junio, hubo dos reuniones en el despacho del ministro del Interior a las que asistieron el comandante del batallón Azov, Andriy Biletskiy; su segundo, Vadim Troyan; el jefe de personal, el general Krivenko; el viceministro del Interior, Sergey Yarovoy”. Los comandantes del batallón recibieron entonces las órdenes el ministerio del Interior.

Ahora, de repente, el comandante del batallón Azov afirma que, hace cuatro años, Mariupol no se capturó gracias a la ayuda de arriba, sino que se hizo incluso contra esas órdenes. El 18 de junio, se publicó una extensa entrevista que Andriy Biletskiy concedió a RBK-Ukraina. En ella afirma que “sí, Azov fue creado dentro de las estructuras del Ministerio del Interior. Pero ni un solo día, ni una sola vez, ha patrullado las calles o ha estado presente en puestos de control y cosas así”.

Contradiciendo esas afirmaciones, el 27 de agosto de 2016, por ejemplo, el servicio de prensa del batallón publicó: “por orden del comando de la Guardia Nacional de Ucrania, de la que forma parte el regimiento separado para tareas especiales, hace diez días, una parte de Azov fue trasladada a Zaporozhie para realizar tareas poco adecuadas para las fuerzas especiales. Al comando de la Guardia Nacional no se le ha ocurrido nada mejor que poner a los soldados de Azov en puestos de control inactivos y puestos de observación fuera de la zona ATO. En cualquier caso, obedecemos las órdenes”.

Otro ejemplo. “Las tareas que nos asigna el jefe de policía de la región de Donetsk, el general de policía de tercer grado Vyacheslav Abroskin, es el mantenimiento del orden en el territorio de la región de Donetsk”, informó el 24 de marzo de 2016 a los periodistas de Mariupol el jefe de prevención del Directorio General de la Policía Nacional de la región de Donetsk, Sergey Danilenko. “Hay que prestar especial atención a la ciudad de Mariupol. En el territorio de esta ciudad hay, desde diciembre del año pasado, patrullas blindadas. Esas patrullas incluyen al regimiento Azov”. El propio servicio de prensa del batallón publicó imágenes de esas patrullas en la red.

Se pueden añadir muchos más ejemplos [Como Slavyangrad pudo comprobar en aquel momento, miembros del batallón Azov patrullaban la ciudad de Odessa, tanto el centro como las calles aledañas a la Casa de los Sindicatos, como parte del dispositivo de seguridad del 2 de mayo de 2016-Ed]. ¿Por qué Biletskiy decide repentinamente negarlo? Aparentemente, el motivo es que hasta ahora Azov cooperaba en el mantenimiento del orden con la policía, con lo que implícitamente reconocía que es el Estado el que dispone del monopolio de la violencia. En la primavera de 2016, en Járkov, fue la propia representación del cuerpo civil de Azov la que acudió al departamento local del Ministerio del Interior para solicitar que se les permitiera incorporarse a las patrullas por las calles.

Ahora Biletskiy ya no reconoce el monopolio del Estado sobre la violencia, ni siquiera su derecho a ello. “Esto es un problema, en primer lugar, las autoridades, ¿de dónde vienen?”, se preguntaba en la entrevista concedida a RBK-Ukraina. “Nacen del hecho de que estas personas no tienen el derecho moral a la violencia. A ojos de la gente. Así que, eso es lo que, por desgracia, ha pasado”. Así que Biletskiy necesita ahora negar que sus soldados hayan cooperado previamente con la policía. Porque la policía no tiene, según sus palabras, ni autoridad ni respeto a ojos de la población: “no se cree en esta gente, no se confía en ellos para la justicia”.

Biletskiy insiste en que creó la “Milicia Nacional” para mantener el orden en las calles por la fuerza (acción directa), acabando con el monopolio del Estado en cuanto a la violencia: “nosotros, en unas semanas hemos participado en más de diez, digamos, acciones directas. ¿Qué es eso? Algo que restablece la justicia aquí y ahora. Barrimos las playas de Odessa sin necesidad de policía”.

Se trata de una respuesta a las declaraciones de representantes de Freído House y los defensores de los derechos humanos, que alzaron su voz, no una sino dos veces, en una mesa redonda celebrada el 12-13 de junio, y afirmaron que la presencia de grupos armados de extrema derecha en las calles no es solo un acto criminal, sino que infringe el monopolio de la violencia por parte del Estado.

Azov no quiere existir dentro de los límites legales del Estado, quiere existir en una sociedad en la que las formaciones paramilitares tengan derecho a utilizar la violencia al igual que las fuerzas del orden. Como se suele decir, “los derechos no se dan, se toman”. Se trata de un desafío directo al Gobierno, también al ministro del Interior Arsen Avakov, a quien Biletskiy acusó en la entrevista con RBK-Ukraina de ser la causa de la pobre organización del trabajo policial.

En pocas palabras, Azov no es conocido por su gratitud. Primero colaboraron con Oleh Lyashko, que exigió amnistía para Biletskiy y sus cómplices, que junto al batallón Ukraina asaltaron Mariupol el 9 de mayo de 2014 [y dispararon a bocajarro a quienes trataban de celebrar el Día de la Victoria y posteriormente prendieron fuego a la comisaría de policía local, causando la muerte de un número indeterminado de policías que habían tomado partido por la RPD-Ed]. Después encontraron un generoso patrocinador en la persona del entonces gobernador de la región de Dnipropetrovsk, Igor Kolomoisky. Cuando surgió un conflicto entre Lyashko y el oligarca, se decantaron abiertamente por Kolomoisky. Lograron, a lo largo de dos años, más de sesenta millones de grivnas del fondo de Svetlana Kovalevskaya-Zvarich y, cuando ese dinero se acabó, robaron el diseño de un tanque experimental que había realizado. Ahora insultan públicamente a ese benefactor. Y así con todos los demás.

De cada alianza, Azov ha sacado el máximo posible. Y después ha seguido su camino. Ahora parece dar a entender que ha terminado su cooperación con el Gobierno. “Somos una entidad propia, somos lo suficientemente grandes, suficientemente fuertes, tenemos suficiente peso y una gran estructura. Nos hemos endurecido, nos hemos probado. Es ridículo pensar que no somos una entidad propia”, afirma abiertamente Biletskiy.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.092 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.250.356 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: