Entrada actual
Akhmetov, Donbass, Rusia, Ucrania, Zelensky

Derrota en su propio terreno

Artículo Original: Vzglyad

Gracias a los enormes recursos del Estado -una mayoría absoluta en el Parlamento, un Gobierno leal y la capacidad de manejar los recursos financieros de las empresas públicas-, el presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky sigue siendo el político más popular del país. Sin embargo, ahora aparenta y se comporta como si ya hubiera perdido la lucha futura. Si hace solo unas semanas se planteaba la cuestión de cómo Zelensky afrontaría la campaña para su segundo mandato, ahora estamos hablando de cómo el presidente intenta aguantar hasta el final de su mandato.

El principal problema es que Zelensky ha empezado a perder en su propio terreno. El espectáculo político sin fin con el que Zelensky llegó al poder y mantuvo una alta popularidad durante un tiempo ha fracasado. El maratón de prensa celebrado el 26 de noviembre y que debía dar respuesta a todas las preguntas que se le habían acumulado al jefe de Estado se convirtió en un verdadero fiasco mediático para Zelensky, el más importante desde que llegó al poder. Se trata del tipo de fracaso que puede convertirse en el principio del fin de Zelensky y en el origen de cambios dramáticos en el país.

Según los planes, la conversación sincera de Zelensky con los miembros de la prensa que abiertamente le critican debía conseguir que el negativo contexto informativo que rodea al presidente diera un giro de 180 grados y disparar contra sus enemigos, ahora liderados por el oligarca ucraniano número uno, Rinat Ajmetov, y su gran imperio mediático. Los motivos de este conflicto son muchos y no todos están claros, pero, en la superficie, existe un motivo bastante evidente: Zelensky bloqueó el pago de 3.000 millones de grivnas de deuda según la tarifa verde a DTEK, de Ajmetov. Después de eso, el oligarca apuntó sus cañones mediáticos en dirección al presidente.

Carente de sus propios recursos mediáticos -solo los canales de Ihor Kolomoisky siguen defendiendo a Zelensky-, el presidente decidió cambiar el rumbo a base de encanto personal y pasos poco convencionales. Se esperaba que Zelensky ganase otra vez el “concurso del capitán”, en el que el presiente-showman aplastaría a los periodistas enviados por los oligarcas a costa de un guion preparado de antemano y sus improvisadas actuaciones. Y nuevas formas de actuación, nuevos medios y un ejército de bots que propagaran las tesis necesarias le ayudarían en ello.

Pero, al final del acto, Zelensky no solo no logró el resultado deseado, sino que consiguió exactamente el efecto contrario. Tanto el guion preparado en casa como la improvisación resultaron ser un fracaso. La bomba informativa que debería acabar con todos los ataques contra el presidente era el anuncio del golpe de estado que se preparaba para el 1 y 2 de diciembre y en el que, según Zelensky, iba a participar Ajmetov. En boca del presidente, esta declaración sonó, no como el prólogo a la inmediata detención del oligarca y un juicio farsa al instigador del intento de derrocar violentamente al poder establecido, sino una invitación al diálogo y un intento de llegar a un pacto de no agresión, lo que, obviamente, devaluó de inmediato la formidable acusación y el propio Zelensky se expuso como una persona que ha perdido el sentido de la realidad. Ajmetov ya ha dejado claro que las acusaciones de Zelensky son insostenibles y que el conflicto continúa.

El showman de temporada con rango de presidente perdió rápidamente la compostura cuando los miembros de la prensa no solo le hicieron preguntas incómodas, sino que le humillaron, demostrando una abierta falta de respeto al jefe de Estado. El altercado de Zelensky con el editor jefe de una web ucraniana, Yuri Butusov, fue significativo.

Durante la conversación, Zelensky se mostró completamente diferente a su personaje -el protagonista de la serie de televisión Servidor del Pueblo Vasily Goloborodko. En este capítulo, el presidente pareció ofendido, frunciendo el ceño constantemente, con gestos no dignos, no solo de un presidente, sino de una antigua estrella de la televisión. Es más, Zelensky mostró un patético resentimiento. Al final de la maratón de prensa, Butusov fue oficialmente acusado de “incitar a una guerra de agresión”, acusación por la que se podría enfrentar a una pena de prisión. [Tal para cual, el fin de semana, Butusov publicó un vídeo en el que disparaba armamento pesado prohibido por los acuerdos de Minsk contra Donbass, alegando que lo hacía, “para vengar Holodomor”].

El “Black Friday” del 26 de noviembre fue una enorme derrota personal para Volodymyr Zelensky. El presidente, que dispone de una gran cantidad de recursos de la administración, se vio completamente indefenso cuando, tras calcular erróneamente sus fuerzas, decidió retar a los verdaderos dueños de Ucrania: los oligarcas. La maquinaria de prensa ha disparado contra el presidente, pero el efecto de la campaña informativa no solo ha privado a Zelensky de su anterior popularidad, sino que ha puesto en evidencia sus debilidades y desequilibrio. Ahora, un cambio de poder en Ucrania en 2022 parece algo más que probable.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 8.956 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.848.353 hits
A %d blogueros les gusta esto: