Entrada actual
Estados Unidos, Libertad de prensa, Lituania, Minsk, OSCE, Prensa, Propaganda, Putin, Rusia, Ucrania

Ucrania y la guerra de la desinformación

Edward Lucas en un acto de Legatum

Edward Lucas en un acto de Legatum

En noviembre de 2014, algunos medios del noreste de Europa, Delfi.lt y svd.se por ejemplo, difundieron las posiciones de Edward Lucas, Editor-Jefe de la revista británica The Economist, sobre el conflicto en Ucrania. Lucas llamaba entonces la atención sobre la lentitud con que Occidente estaba reaccionando ante la propaganda rusa, liderada por Russia Today (RT). Y mostraba, a continuación, su disgusto por el desmantelamiento de los instrumentos de contrapropaganda occidental tras el final de la guerra fría.

El periodista británico mencionaba sin embargo que “Un contraataque tardío” estaba comenzando. Además del Stop Fake ucraniano y de la lista de “mentiras rusas” sobre Ucrania del Departamento de Estado, Edward Lucas hacía referencia a dos iniciativas en marcha. La primera era el relanzamiento económico del Interpreter Magazine (interpretermag.com) de Michael Weiss. Sin pretender siquiera mantener un ápice de objetividad, Weiss ha ejercido de portavoz de Ivan Rodichenko en sus apariciones en los medios estadounidenses en su gira americana para recaudar fondos para los batallones voluntarios ucranianos. Weiss presentaba entonces la batalla de Debaltsevo como una batalla de David contra Goliat en la que los bravos soldados ucranianos luchaban con sus viejos modelos de AK-47 contra los tanques del ejército ruso.

El medio reúne ahora a quienes el editor del Economist define como “gigantes entre los analistas de la Guerra Fría”, como Paul Goble, Donald Jensen y Catherine Fitzpatrick, junto a “nuevos talentos” como el cineasta Peter Pomerantsev. Lucas señala que todos ellos denuncian de forma incansable a esos personajes que, a su juicio, conforman el plantel de “mentirosos y propagandistas” de RT.

Las tesis de Paul Goble sobre Minsk 2 ya fueron comentadas en este blog así como el apoyo que presta al Interpreter de Weiss el Institute of Modern Rusia, vinculado a la familia Khodorkovsky. La posición contraria a un arreglo pacífico en el conflicto del Donbass es un rasgo dominante en la aproximación de Paul Goble. Además de su reacción contra el acuerdo de febrero de 2015, asimilado al pacto de Munich con Hitler, debe recordarse que tanto Weiss como Goble aparecieron entre los firmantes de un manifiesto de oposición a la propuesta de resolución del conflicto que puso las bases para el primer acuerdo de Minsk, elaborada por el llamado Grupo de Boistö.

Otra de las iniciativas mencionadas por Edward Lucas es la aportación al programa de contrainformación del Legatum Institute. Este think-tank tiene su base en Londres y es miembro independiente del Legatum Group, un grupo privado de inversión cuya sede mundial se encuentra en Dubai. Fue creado por el neozelandés Christopher Chandler tras proceder a la separación del grupo Sovereign Asset Management que lideraba junto a su hermano Richard. Desde mediados de los 90, Sovereign se introdujo en el mercado financiero ruso, llegando a controlar una parte sustancial del grupo Sberbank. La gestión relacionada con ese banco parece estar en el origen de una parte del éxito económico que culmina con la creación de Legatum.

En una nota de prensa del 28 de octubre de 2014, el Legatum Institute presentó su nueva iniciativa para contrarrestar la propaganda rusa. Según Legatum, la Rusia de Putin, además de controlar los medios nacionales rusos, “está haciendo incursiones de propaganda en Occidente”. Una primera actuación en ese camino es la organización el día 30 de una conferencia con el título La Amenaza de la Irrealidad: Combatiendo la Desinformación Rusa en el Siglo XXI, coparticipada por el Atlantic Council. El acto contó también con la colaboración de la embajada de EEUU en Londres y del Departamento de Estado estadounidense.

Según la coordinadora de la conferencia y Directora del Foro de Transiciones del Legatum Institute, Anne Applebaum, “Después de 1991, Occidente pensó que había ganado la guerra de la información, pero en realidad sólo había ganado una batalla” y una de las que se están desarrollando ahora tiene por nombre Ucrania. En opinión de Legatum, la desinformación rusa desarrollada a través de medios como RT, “ha jugado un papel crucial en el reciente conflicto en Ucrania, donde los medios de comunicación rusos crearon un ambiente frenético de sospecha y hostilidad, celebrando a los «patriotas» que apoyaron a las tropas de Putin y condenando a los «fascistas» que llamaron a la resistencia”. Occidente parece no estar dispuesto a permitir que medios fuera de su control desafíen una narrativa tan cuidadosamente creada.

Los temas a tratar en la Conferencia promovida por el Legatum Institute pueden resumirse en los dos puntos siguientes: ¿Cómo puede Occidente contrarrestar esta ola de desinformación? ¿Quién es el más indicado para dar la alarma y contrarrestar la poderosa maquinaria de propaganda rusa?

panel

Panel de debate moderado por Anne Applebaum

El Panel de debate, celebrado el día 30 de octubre de 2014, contó con la participación de Geoffrey Pyatt, embajador estadounidense en Kiev; Oleksander Scherba, embajador de Ucrania; Michael Weiss; Peter Pomerantsev y John Herbst, Director del Centro Eurasiático Dinu Patriciu del Atlantic Council. Anne Applebaum se encargó de moderar el panel. Entre los demás participantes, en directo o por videoconferencia, puede mencionarse al Director del European Endowment for Democracy, el polaco Jerzy Pomianowski, la parlamentaria alemana de Los Verdes Marieluise Beck, o –algo paradójico en un acto dedicado a la contrainformación- la representante de la OSCE para la Libertad de Prensa, Dunja Mijatovic.

Entre los lemas del Panel la idea de que la extensa campaña de desinformación de Rusia mina la democracia occidental y la tesis de que “La guerra del Kremlin en Ucrania incluye no sólo la acción militar encubierta, sino el engaño y la confusión- una nueva visión de cómo llevar a cabo la guerra en el siglo 21”.

Apenas unas semanas después, el 22 de noviembre, el Interpreter recogía un documento en el que se propone una estrategia para contrarrestar la política informativa del Kremlin y que recoge en gran medida el lema del acto de Legatum. Firmado por Peter Pomerantsev y Michael Weiss, lleva el título “The Menace of Unreality: How the Kremlin Weaponizes Information, Culture and Money” [La Amenaza de la Irrealidad: Cómo el Kremlin militariza la Información, la Cultura y el Dinero]. Entre las propuestas de actuaciones, Pomerantsev y Weiss incluyen algunas tan llamativas como las siguientes: excluir de la comunidad informativa a los medios de comunicación que “practican el engaño consciente”, introducir “editores de contra-propaganda” encargados de filtrar “todas las noticias impropias para imprimir” y asegurar que “los portavoces, funcionarios e intelectuales apoyados por el Kremlin tengan que rendir cuentas”.

Además de presentar a los nuevos encargados de liderar la guerra occidental de la propaganda, con presencia mediática en Suecia o Lituania, Edward Lucas también avanzaba por su parte algunas ideas para la actuación. Una de ellas propone exponer la corrupción en el Kremlin, denunciando no sólo a sus autores en Rusia sino también a los cómplices en Londres, Viena, Chipre y otros lugares. Otra se dirige al uso simbólico del humor para enfrentarse a la pompa del régimen de Putin y ridiculizarla.

Como se ha podido comprobar en los últimos meses, uno de los más evidentes y aplicados discípulos de esta diversa línea de actuaciones de vocación maccartysta es sin duda el Director de Orquesta pro-Maidan, Adrian Bryttan. Mientras persigue a Lisitsa acusándola de ser un instrumento del régimen ruso, recurre a su faceta artística y humorística para ridiculizar a otros “amigos” del Kremlin.

Bryttan practicando lo que define como el arte de la protesta creativa en una acción de boicot a artistas contrarios a la causa pro-Kiev. 29.1.2015.

En este contexto, resulta de interés su artículo del 29 de marzo de 2015 en el Ukrainian Weekly. En él hace referencia a la presentación el pasado 11 de marzo, en el Ukrainian Museum de Nueva York, de tres vídeos del director neoyorquino Damian Kolody a la que asistieron Michael Weiss y ese extraño personaje, Mouaz Moustafa, primero presente en la rebelión anti-Gaddafi y ahora vinculado a la facción armada pro-occidental que se enfrenta a la Siria de Assad. Moustafa es una de las que personas que aparecen en las fotos que recogen la visita relámpago de John McCain a Siria.

Según Bryttan, además de referirse a Obama como “el único hombre en el país que piensa que armar a Ucrania es una idea estúpida”, mencionando una supuesta confesión de Joe Biden a McCain, Weiss habría definido las acciones del Presidente estadounidense en Siria, Ucrania y otros lugares como “un colosal fracaso en todos los ámbitos“. Lo que no deja de ser terrible para un Weiss que considera que, en el conflicto de Ucrania, “América es el único país que puede marcar la diferencia”. Según el alma del Interpreter, Europa ha demostrado ser impotente.

Weiss sostiene que la posibilidad de un Maidan en Rusia es lo que lleva a Putin a desestabilizar Ucrania. Y, siguiendo la línea maestra teorizada por Edward Lucas, señala que el talón de Aquiles de Putin es el dinero “Un tercio del PIB ruso se desperdicia en sobornos. ¿Y de qué se preocupa más un Estado mafioso si no es del dinero?”. Según sus tesis, la política de sanciones debe “continuar como parte de una guerra más amplia de la información. Occidente debe proseguir revelando el nexo del dinero sucio ruso y sacar a la luz a los principales responsables”. En su conclusión sostiene que “Esto requerirá esfuerzo militar. Quizás no ahora, quizás no en dos años. Pero ocurrirá”.

La cuestión que se plantea, sin embargo, es si los protagonistas de esta historia están ya en condiciones de distinguir ficción y realidad. En el acto del Legatum Institute de octubre de 2014, Peter Pomerantsev, decía que “Una de las principales estrategias del Kremlin es destruir la fe del pueblo en el periodismo y la posibilidad de debate en los medios de comunicación”. Viendo lo que se mueve en torno a Pomerantsev y Michael Weiss, si ése fuera un verdadero objetivo para Putin, parece bastante evidente que estaría cerca de conseguirlo.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Listas negras contra la opinión disidente | SLAVYANGRAD.es - 28/11/2016

  2. Pingback: Una nueva alianza frente a Rusia | SLAVYANGRAD.es - 27/12/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.946 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,083,525 hits
A %d blogueros les gusta esto: