Entrada actual
Donbass, Entrevista, Letonia, LPR, Países Bálticos, Rusia, Testimonio, Ucrania, Voluntarios, Voluntarios internacionales

El campo minado de Vyacheslav Vysotsky

militiaman2Original: Gazeta.ru

Entrevista a Vyacheslav Vysotsky para conocer el caso de este miliciano letón que luchó en la milicia de la República Popular de Lugansk y que ahora se encuentra en riesgo de ser deportado de Rusia a Letonia, donde se enfrenta a una pena de 10 años de prisión.

Me enfrento a 10 años de prisión por luchar en Donbass”

Vyacheslav Vysotsky, ciudadano de Letonia, que se unió a la milicia de la RPL cuando se libraban algunas de las batallas más duras, en verano de 2014. En su estancia en Donbass, pisó una mina, aunque milagrosamente logró sobrevivir. Herido, llegó a Rusia para recibir tratamiento médico y para solicitar asilo temporal. Mientras tanto, las autoridades letonas decidieron acusarle de terrorismo y las autoridades rusas han dado a entender que podrían deportar a Vysotsky a su país. Esta conversación tuvo lugar inmediatamente después de que abandonara el edificio del Servicio Federal de Inmigración en la calle Kirpichnaya de Moscú. Se le ha denegado el asilo temporal y puede ser deportado por violar las leyes de inmigración rusas.

Cuéntenos, ¿en qué se basan las autoridades de Letonia para presentar cargos

VV: Mientras estaba en Donbass, Letonia adoptó una nueva legislación, según la cual luchar del lado de las milicias de la República Popular de Donetsk o de la RPL, y también la asistencia humanitaria a esas repúblicas, se consideran actividades terroristas.

Además, según esta nueva ley, las personas que ayuden a los voluntarios a llegar desde Letonia a esos territorios, también son considerados cómplices de terrorismo. Mi caso, claro, cumple las provisiones de esta ley, así que me enfrento a 10 años de prisión y no puedo volver a casa. Las autoridades rusas me han denegado el asilo temporal. Esta parte también es desafortunada.

¿Ha cursado Letonia una orden internacional para su arresto?

VV: Por el momento no, que yo sepa.

¿Cómo justifica en Servicio Ruso de Inmigración su negativa a concederle el asilo temporal?

VV: El inspector me escribió una novela entera y su razonamiento es que no hay ninguna prueba de que me espere una condena a prisión en Letonia, que Letonia es una república democrática y que todos mis argumentos son inverosímiles. Mientras tanto, la prensa de Letonia ya ha empezado a alardear: “¡miren, le han denegado el asilo en Rusia y aquí irá 10 años a la cárcel!”

¿Por qué decidió ir a la guerra contra las fuerzas ucranianas en Donbass?

VV: Desde que tenía 16 años he estado activamente involucrado en el movimiento para proteger los derechos de la población de habla rusa en Letonia. Ese es uno de los orígenes de la idea del referéndum para hacer que el ruso sea el segundo idioma del país. Además, era miembro del partido nacional-bolchevique [de Eduard Limonov-Ed], prohibido en Letonia. Cuando empezaba esta guerra, se entrenaba a los nacionalistas ucranianos en Ādaži [Letonia]. Pensé: “En vez de quedarme en un país que está ayudando al agresor y no hacer nada, tengo que ir a Donbass a luchar por el pueblo ruso”.

¿Cuánto tiempo luchó?

VV: Llegué a la RPL a finales de julio y me hirieron a finales de septiembre, aunque estuve allí hasta finales de octubre, a pesar de mi mal estado de salud. Si nos hubieran atacado, todavía habría sido capaz de luchar. Solo consiguieron sacarme de Donbass a finales de octubre.

¿Cuál era la gravedad de sus heridas?

VV: Solo eran heridas moderadas. La metralla me perforó un pulmón, astilló huesos en mi brazo y unos fragmentos penetraron en la pierna. En resumen, las raciones de plomo me agarraron bien…Tuve que pasar dos veces por un campo minado, la segunda de ellas sin éxito. No llegué a saber si fue una cuerda de trampa o una mina, como una MON-50 [mina antipersona]. Tuve suerte, mi comandante murió.

¿Cómo ocurrió todo?

VV: Estábamos barriendo una zona donde el ejército ucraniano había mantenido sus posiciones hasta el día anterior. Se acababan de marchar de allí. Era cerca de Georgievka. Subimos la colina, capturamos un tanque enemigo y escribimos en nombre  de nuestra unidad, Yakut. Cuando intentamos avanzar, siguiendo las huellas de los tanques, empezamos a adentrarnos en la zona boscosa. Pensamos que, como el tanque había pasado por encima, todas las trampas habrían desaparecido. Pero esa gente retorcida contra la que luchábamos estiró la trampa por encima de las marcas del tanque. Mi comandante, Post, su nombre era Vladimir Kuznetsov. Él murió, yo pude salir de ahí por poco…

¿Le dejó discapacitado este incidente?

VV: No, puede volver a llevar una vida normal. Pero aun así fue una experiencia poco agradable (risas).

¿Tenía experiencia militar antes de su estancia en la RPL? ¿Sirvió en el ejército de Letonia?

VV: No, era un total novato cuando llegué. Los meses de julio y agosto fueron el momento de las batallas más duras: lanzaron todo lo que te puedas imaginar contra nosotros. [En esas condiciones] es básico aprender las cosas con rapidez.

¿Hay voluntarios letones que hayan luchado del lado ucraniano?

VV: Claro. A veces suben fotos relevantes a las redes sociales. Eso no es nada. Lo que es peor es que haya instructores letones que vienen a entrenar a los combatientes ucranianos. Además, he oído que había un campo de entrenamiento del Praviy Sector en Estonia incluso antes del Maidan.

Y, por supuesto, a los instructores letones no se les considerada terroristas, ¿verdad?

VV: No, por supuesto que no. Se considera una asistencia a un país hermano que está luchando contra el imperialismo ruso, el nacionalismo ruso, la agresión de san Jorge y de los colorados. En ese sentido, Ucrania y Letonia son hermanos. Georgia también se les ha unido. Así que todos ellos, juntos, luchan contra la agresión rusa. Solo estoy describiendo la retórica de la prensa de Letonia. Durante más de 20 años he estado escuchando las historias sobre la injerencia de Moscú en la televisión letona. Curiosamente, todo esto disminuyó cuando las condiciones sociales de Letonia eran más o menos aceptables. Pero desde que se deterioró la situación social y doméstica y ocurrió todo esto en Ucrania, los letones han empezado a buscar un enemigo en forma de imperialismo ruso.

¿Cuál fue la reacción de los rusos que viven en Letonia sobre su participación en la milicia?

VV: En Letonia todo está mucho más radicalizado que en Rusia. El 90% de la población de habla rusa me apoyó.

Aunque hay un grupo de los que se hacen llamar letones rusos, que se opusieron. Estoy seguro de que, de no haber sido por la ley que califica de terrorista a la milicia, habría habido muchos más letones de habla rusa como voluntarios en la milicia de Donbass. También quiero añadir que, cuando estaba luchando, fui eliminado, in absentia, de las lista de antiguos alumnos de mi escuela. De esta forma renegaron de mí para asegurarse de que ningún joven seguía mi ejemplo. Sabe, era bastante conocido en mi ciudad, Ludza, antes de la guerra.

Así que es peligroso volver a Letonia y las autoridades rusas le han negado el asilo. ¿Qué planes de futuro tiene?

VV: Voy a recurrir la decisión del Servicio Ruso de Inmigración de la calle Kirpichnaya ante un cuerpo de más alto nivel del Servicio Federal de Inmigración, aún no sé cómo se le llama aquí. Presentaré un material con documentos que justifican que se me garantice el asilo temporal. La situación se complica aún más por el hecho de que se me negó el registro como inmigrante porque no inicié el proceso de registro en el periodo obligatorio de siete días. Ahora el Servicio Federal de Inmigración me dice que tiene que deportarme y cobrarme una multa. Estoy dispuesto a pagar una multa y continuar el proceso legal por el derecho a vivir en Rusia.

militiaman1Comentario de Boris Rozhin, Colonel Cassad

Básicamente, esta situación parece un ejemplo de cretinismo burocrático, pero la atención mediática podría ayudar a Vsysotsky a legalizar su presencia en Rusia y prevenir que vuelvan a suceder estas historias como la deportación del voluntario Tarasenkov, entregado a la junta, que ahora tendrá que ser intercambiado como prisionero de guerra en un proceso largo y tedioso con el lado ucraniano. Le deseo suerte a Vsysotsky en esta lucha contra nuestros burócratas locales.

En relación a la “gente de Limonov”, he escrito en repetidas ocasiones que no comparto el trabajo de Limonov, pero agradezco su consistente postura en defensa de Donbass, donde sus hombres han luchado, y siguen luchando por Novorrusia con las armas en la mano y también recopilando ayuda humanitaria. Así que considero que es mi obligación ayudar a aquellos que han demostrado con sus actos que la lucha por Donbass y por Novorrusia no es para ellos una frase vacía de significado.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.555 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,124,188 hits
A %d blogueros les gusta esto: