Entrada actual
Anticomunismo, Extrema Derecha, Infraestructura, Nacionalismo, Ucrania

Caballeros oscuros

Artículo Original: Andrey Manchuk

El director del Instituto de la Memoria Nacional, Anton Drabovich, que solo se diferencia de su antecesor Vyatrovich en las primeras letras de su apellido, ha revelado los planes de una nueva campaña de descomunización de la capital ucraniana. Las autoridades ucranianas pretenden desmantelar el escudo de armas que aún adorna el destartalado primer puente que lleva el nombre de Patton y la famosa estatua de la Madre Patria. Por cierto, cerca de esa estatua se está construyendo el mástil para la bandea ucraniana más grande. Según los arquitectos, conseguirá finalmente desfigurar el perfil de las colinas del Dniéper, destrozando el espacio entre la monumental escultura de Evgeny Vuchetuch y el campanario de Pechersk Lavra.

Las declaraciones de Gravovich han causado una rumor ya familiar entre los habitantes de Kiev. El tema de los puentes es particularmente doloroso para los residentes de la capital, ya que el Gobierno no consigue el dinero necesario para construir y reparar estas infraestructuras críticas pero sigue encontrando fondos para proyectos patrióticos de propaganda como la súper bandera y legaliza el vandalismo de los descomunizadores profesionales.

La reconstrucción del puente de Patton estaba prevista bajo el mandato del primer ministro Nikolay Azarov, cuando iba a ser ampliado de 21 a 38 metros para aumentar su capacidad. Tras Euromaidan, ni siquiera ha vuelto a mencionarse y esta infraestructura construida en tiempos de Stalin e inaugurada en el lejano 1953 está ausente de los presupuestos de la ciudad de Kiev año tras año. En los últimos meses, las tuberías que lo atraviesan han explotado en dos ocasiones, creando cascadas de agua hirviendo sobre el Dniéper y dejando a varios distritos temporalmente sin agua caliente ni calefacción. Sin embargo, a las autoridades solo les preocupa el problema de la decoración ideológicamente incorrecta.

Además, Drabovich ha prometido acabar con el problema de la estatua de Nikolay Schors. El monumento superviviente más bonito de Kiev hace tiempo que es blanco de los constantes ataques de la extrema derecha. El ISIS ucraniano lo ha atacado repetidamente con pintura y con insultos y ha intentado cortar una pata al caballo de bronce en el que se encuentra el legendario comandante revolucionario. Después de aquello, la estatua fue escondida detrás de una grúa de hierro decorada con un anuncio de una fundación.

El presidente del Instituto de la Memoria Nacional llegó a un compromiso con los vándalos y les prometió exiliar a Schors de Kiev a las distantes estepas de la región de Jerson, donde está pensado que se cree un gueto para las represaliadas estatuas de la etapa soviética. Al mismo tiempo, anunció también la inauguración de un monumento al atamán del pogromo, Simon Petliura, que aparentemente debe tomar el lugar del comandante rojo.

Sin embargo, algo ha cambiado y ahora Drobovich va a modificar el monumento a Schors y lo va a convertir den un objeto con el misterioso nombre “caballero oscuro”. Según el oficial, este proyecto debería “despersonalizar” el monumento al mismo tiempo que revelar a los ucranianos la demoniaca esencia del Gobierno soviético. Sin embargo, los ciudadanos de Kiev comenzaron inmediatamente a compararlo con el caballero oscuro de las películas de Batman, que protege a los civiles de criminales y villanos, dando a entender que Kiev necesita un héroe así ahora mismo, alguien capaz de lidiar con la anarquía, los robos, la violencia y la destrucción. Y los blogueros con sorna exigen que se descomunice al expresidente Kravchuk en lugar de a Schors. Al fin y al cabo, una vez posó con los escultores que creaban el famoso monumento y ahora no objeta que sea demolido, posiblemente por miedo a atraer el odio de la extrema derecha.

Pero la descomunización tiene numerosos casos urgentes. Recientemente, Kiev ha descomunizado una calle que llevaba el nombre del escritor Radischev, que ahora honra a un nacionalista que no volvió de “ATO”. La antigua calle Rusia ahora lleva el nombre de otro voluntario que murió en Ilovaisk. Además, la capital de Kiev ha cambiado el nombre de la calle del académico Kryiyanovksy, acusado de ser “un cercano colaborador de Lenin, ideólogo de la economía planificada de la Unión Soviética” y la calle que honraba al “terrorista bolchevique Ivan Babushkin”. Se han descomunizado la calle Saratov, el callejón Tverskaya y el carril Valentina Tereshkova, nombres que tenían algo que ver con la geografía, historia o cultura rusa que Kiev quiere borrar.

Todo esto sirve de claro ejemplo para Bielorrusia, donde ahora hay también llamadas a “descomunizar el espacio público” a base de desmantelar monumentos, mosaicos y bajorrelieves. Pero ese proceso ya ha comenzado. María Chapaevna, biznieta del héroe de la Guerra Civil Vasily Ivanovich Chapaev, se dirigió en YouTube a Alexander Lukashenko para pedir que se le entregue el busto a su legendario bisabuelo que antes se encontraba en la ciudad de Grodno. Según denuncia, el monumento fue violentamente desmantelado como parte de la reconstrucción del centro de la ciudad y después se decidió no devolverlo a su lugar original bajo presión de los patriotas anticomunistas. Ahora Chapaevna quiere enviar el busto a Saratov, de la orilla del río Nieman a la orilla del Volga.

“Para Saratov, Chapaev es un héroe que salvó a la ciudad de ser asaltada por los intervencionistas. También es un símbolo de la liberación de nuestro país de la interferencia extranjera. Aquí, en Saratov, hay una calle Chapaev pero no hay un monumento. La ciudad sería un buen lugar para un busto al héroe de la Guerra Civil. Le pido un gesto de generosidad y que envíe el busto de Chapaev a Rusia”, apeló al presidente bielorruso, que no ha comentado el vídeo.

Estas palabras han causado mucho debate en el público y en las redes sociales bielorrusas. Es más, muchos bielorrusos ya han exigido que el comandante vuelva a la plaza de Grodno y han recordado que la actual Bielorrusia jamás habría aparecido en el mapa de no ser por los bolcheviques y sus comandantes, que crearon la República con su lucha y, mucho más adelante, liberaron sus territorios occidentales. Creen que la República no debe seguir los pasos de la Ucrania post-Maidan y toda concesión a los nacionalistas llevará solo a la destrucción masiva de monumentos y a la lucha contra los topónimos incorrectos, por no hablar del predecible desastre socioeconómico. La descomunización no representa más que una catástrofe de la que ningún caballero oscuro puede rescatarte después.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.733 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.373.281 hits
A %d blogueros les gusta esto: