Entrada actual
Censura, Cultura, Donbass, DPR, LPR, Rusia, Ucrania

2016: un año de prohibiciones, censura y restricciones.

Artículo Original: RIA Novosti / Traducción: Partizan2014

1003995718El año pasado se caracterizó en Ucrania por la introducción de nuevas medidas restrictivas contra actores rusos y contra la cultura en general. En el transcurso del año 2016 fueron prohibidas para su exhibición más de cien películas y series provenientes de Rusia, mientras que la “lista negra” de artistas alcanzó el número de 140 personas, por su posición presuntamente “anti-ucraniana”.

Además, este año las autoridades ucranianas han prohibido el ingreso al país de libros de publicación rusa e introdujeron cuotas de contenido nacional en la radio.

Los expertos consultados opinan que, pese a que aumentaron el producto ucraniano en los medios, las restricciones creadas por el gobierno en contra de los artistas rusos redujeron el mercado y no conducen al desarrollo de la cultura ucraniana. Opinan también que el mercado ucraniano no está capacitado para suplir el contenido ruso que ha sido prohibido. 

El cine

Según cifras del Goskino ucraniano [la Agencia Estatal de Cine], en 2016 fueron prohibidas para su exhibición un total de 109 películas y series rusas. De tal forma, asciende a 579 el número de películas y series rusas prohibidas en Ucrania desde el 2014. Algunos canales ucranianos se han quejado de estas prohibiciones ante la justicia.

La sociedad reacciona ante estas prohibiciones de formas muy diferentes. En el partido “Bloque Opositor”, se considera que impone una ideología a los habitantes del país. Esta fuerza política exige dejar sin efecto estas prohibiciones. En opinión de los miembros del partido, bajo el argumento de “proteger de la agresión informativa”, las autoridades han prohibido un bloque entero de la cultura ucraniana, inseparablemente unida a Rusia.

En 2015 entró en vigor en Ucrania una ley que permite prohibir la difusión películas y canciones que sirven de “propaganda” a las estructuras del poder de Rusia. El viceprimer ministro para Asuntos Humanitarios y ministro de Cultura de Ucrania, Viacheslav Kirilenko, declaró que la prohibición alcanza a todas las películas y series “militaristas” producidas en Rusia desde 1991 en Rusia y todas las películas o series rusas producidas a partir del año 2014.

“Listas negras”

El año pasado Kiev extendió la lista de artistas rusos a los que prohíbe la entrada al territorio ucraniano. A finales de 2016 esta lista contenía cerca de 140 nombres. Se incluye a los actores Nikolai Dobrynin, Ludmila Artem’eva y Dmitriy Pevtsov. Asimismo se le prohibió la visita del territorio ucraniano a la cantante Natalia Koroleva, nacida en Kiev. La artista planea llevar el caso a la justicia ucraniana.

Además, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) inició una demanda contra el actor Ivan Ojlobystin acusado de la “creación de un grupo terrorista”, tras obtener un pasaporte de la autoproclamada República Popular de Donetsk.

La práctica de prohibiciones de artistas rusos ha prosperado incluso al ámbito local. De este modo, las autoridades de la provincia de Zaporozhie han prohibido la actuación de cualquier artista que considere a Crimea como parte de Rusia y que no consideren a las autoproclamadas Repúblicas Popular de Donetsk y Lugansk como organizaciones terroristas. Por su parte, las autoridades de la ciudad de Ternopil, en el oeste de Ucrania, han prohibido la reproducción en lugares públicos del “chanson ruso” y de las canciones de los artistas integrantes de la “lista negra”. En la ciudad de Lvov la justicia decidió desalojar al Centro Cultural de Rusia del inmueble en el que éste llevaba a cabo su actividad.

Las autoridades de Ucrania tampoco dejaron fuera de su “atención” a los canales de la televisión rusa. Alegando la violación de la normativa ucraniana, se ha prohibido la transmisión de canales como Comedy TV, Nuestro fútbol o Carrousel entre otros. Entre 2014 y 2016, el Consejo Nacional de Televisión y Radiodifusión de Ucrania ha prohibido la transmisión de más de 70 canales rusos.

Surge así la duda de la participación de los artistas rusos integrantes de la “lista negra” en el concurso Eurovisión que se llevará a cabo en mayo de 2017 en Kiev.

En mayo del 2016, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, extendió las sanciones en contra de los ejecutivos de los medios de comunicación rusos y prohibió la entrada al territorio de Ucrania a 29 periodistas extranjeros, seis de ellos rusos.

Las sanciones están vigentes contra Margarita Simonyan, redactora-jefe del canal de televisión RT y de la agencia informativa internacional “Russia Today”; Oleg Dobrodeev, director general de la Compañía estatal de televisión y radioemisora de toda Rusia (VGTRK); Konstantin Ernst, director general de la compañía “Primer Canal”;Alexandr Potapov, ex redactor-jefe del canal LifeNews y del diario “Izvestia” y Sergei Mijailov, director general de la agencia informativa TASS. Según la ley, la prohibición del ingreso al territorio ucraniano está en vigor hasta el 31 de diciembre de 2017.

El viceministro de comunicaciones de Rusia, Alexey Volin, declaró que las sanciones contra los periodistas son testimonio de la aparición de censura “salvaje”. En su opinión, la política de las autoridades ucranianas en relación a los medios de comunicación rusos tiene “un carácter de la era de las cavernas y de la total ausencia de comprensión de cómo funciona el periodismo en la actualidad”.

Cuotas en la radiodifusión

En noviembre de 2016 entró en vigor la ley que obliga a la radiodifusión a tener una cuota del 35% para canciones ucranianas. Según los impulsores de la ley, esto incentivará al desarrollo de la música nacional. Al mismo tiempo, más de 50 artistas y grupos ucranianos protestaron contra esta cuota. Opinan que esta decisión del Parlamento ucraniano es un paso populista y puede dividir a los ucranianos según la lengua que hablan y es contrario a la unidad nacional.

Ahora la ley obliga a las estaciones de radio a transmitir en la lengua estatal no menos del 35% de la total cantidad de canciones al día. Ese porcentaje no puede ser menor en las franjas horarias entre las 7:00-14:00hs y de 18:00-22:00hs. Y en caso de que las licencias de las estaciones de radio especifiquen que las mismas deben transmitir contenido en idiomas oficiales de la Unión Europea en un porcentaje no menor al 60% al día, entonces la cuota del idioma ucraniano deberá ser del 25%.

Tras la introducción de cuotas de las canciones en la radio, los diputados decidieron pasar a la regulación de la televisión. A iniciativa del “Frente Nacional” fue registrado en el Parlamento un proyecto de ley sobre la programación y las noticias en la lengua ucraniana.

En resumen, la propuesta para las emisoras de categoría nacional establece una cuota del 75% al día para programas y/o películas en la lengua ucraniana, respetando el porcentaje en las franjas horarias de 7:00-18:00hs y de 18:00-22:00hs. Para los canales regionales se establece una cuota obligatoria del 50%.

El mismo régimen se propone para los informativos. La cuota de la lengua oficial es del 75% para la extensión de todos los programas en las franjas horarias antes mencionadas. Aunque con ello se permite que no se utilice el doblaje en caso de reportajes desde el lugar de los hechos, en caso de invitados al programa o productos musicales.

Libros

En diciembre de 2016, el Parlamento restringió la entrada a Ucrania de libros procedentes de Rusia y que tengan “carácter anti-gubernamental”. Según cálculos del ministro, un 60% de los libros rusos no podrán entrar en Ucrania.

En la órbita del Comité Gubernamental sobre televisión y radiodifusión, la intención es crear un consejo público de expertos que se encargará de revisar toda la producción rusa, según lo informen los importadores. El Comité dispone de 10 días para expedirse sobre la creación o no de este consejo.

En relación con esta iniciativa de Kiev sobre la prohibición del ingreso de la producción rusa, Elena Sutormina, representante de la comisión pública rusa dedicada al desarrollo de la diplomacia y el respaldo de compatriotas en el exterior, solicitó a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que se manifieste públicamente sobre la prohibición de libros rusos en Ucrania.

En resumen – el estado del mercado.

El director del Instituto del Análisis y Management Político, Ruslan Bortnik, opina que las medidas restrictivas en torno a los artistas rusos adoptadas por las autoridades de Ucrania fueron beneficiosas para los productores y artistas ucranianos, pero en realidad redujeron el mercado en el país.

“Claro, la cantidad del contenido de artistas ucranianos aumentó en los medios y en los escenarios, pero esto es desde el punto de vista de productores y artistas ucranianos. Desde su punto de vista fue una jugada beneficiosa. Desde el punto de vista de los espectadores, al contrario, ellos han perdido mucho. Conozco mucha gente que viaja por ciertos países para poder ver conciertos y asistir al teatro. Claro, desde el punto de vista del consumidor del desarrollo cultural, seguramente tanto la sociedad como el Estado se han empobrecido en cierta medida”, declaró Bortnik.

En su opinión las autoridades eligieron una forma errónea para apoyar a los artistas y músicos ucranianos. “Es necesario no sólo prohibir, sino que hay que estimular con dinero o con menores impuestos a la industria ucraniana, en vez de prohibir algo. Todo esto llevó a la reducción del mercado ucraniano, a su empobrecimiento. En gran medida, el mercado se encuentra en la misma posición que en los primeros años de la independencia, un par de años después de la caída de la Unión Soviética. En aquel momento la cantidad era limitada”, subrayó Bortnik.
Bortnik observó que no existen tales restricciones en los países europeos.

El experto político Mijaíl Pavliv también opina que las medidas de prohibición no van a favorecer al desarrollo de la cultura en el país. “Cualquier restricción en el arte lleva directamente a un resultado opuesto. Estoy seguro que estas medidas no favorecerán de ninguna forma a la cultura, a la literatura, al arte y al cine ucraniano. Al contrario, en el imaginario de la mayoría de la población, la cultura ucraniana es profanada, adquiriendo características grotescas, formas más simples, como consecuencia de que los canales se llenan de producciones baratas y de baja calidad, ya que no disponen de otras opciones nacionales que sean de calidad”, dijo Pavliv.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: 2016: un año de prohibiciones, censura y restricciones – Diario Octubre - 05/01/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,095,054 hits
A %d blogueros les gusta esto: