Entrada actual
Crimea, Donbass, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Rusia, Ucrania

Un intento de hacerse notar

Artículo Original: Colonel Cassad

El nuevo comandante de la Armada de Ucrania, al almirante Neizhapa, ha presentado su modesta persona al gran público y atacar los cerebros de los espectadores, que no esperaban encontrarse con las fantasías sobre cómo la potente flota ucraniana recuperaría Sebastopol, cómo lucharía contra Rusia. Prácticamente con lágrimas en los ojos ha hablado incluso de las posibles futuras bajas de esa hipotética guerra.

Obviamente, quienes estén familiarizados con la Armada de Ucrania no pueden más que reír ante este alarmismo sin sentido. En la actual realidad, la Armada de Ucrania no tiene ninguna posibilidad de exhibirse más allá de mostrar su bandera en maniobras de la OTAN o en pequeñas provocaciones como la que organizó Poroshenko en el estrecho de Kerch con la intención de obstaculizar las elecciones. Así que el comandante ucraniano, que no puede jactarse de ningún éxito en entrenamiento de combate u operaciones de combate, quiere demostrar su máxima lealtad y “patriotismo”.

Obviamente, estas declaraciones tienen una intención de hacer carrera, aunque teniendo en cuenta las perspectivas de la Armada de Ucrania, a nadie le preocupa que si se conoce por unos chistes o declaraciones en la prensa teniendo en cuenta que el anterior comandante fue Voronchenko, bajo el que se produjo un número récord de deserciones.

La falta de buques de guerra, infraestructura en la costa y personal cualificado es sustituida por la simple repetición de las tesis de Poroshenko, que persiste con Zelensky y nos lleva una vez más a la pregunta de si hay alguna diferencia entre Poroshenko y Zelensky. Es sorprendente que Neizhapa no haya ascendido antes, aunque parece que la lucha en el campo de la retórica sobre “el retorno de Crimea” ha sido competitiva.

El simple hecho de que mencione la base de Sebastopol nos lleva directamente a los sueños de Heletey-Ilovaysk, que en lugar de organizar un desfile militar en Sebastopol, ese lugar acabó en el extranjero. El problema es que todas estas promesas es que el tiempo pasa y quedan en el aire mientras que los problemas de la Armada persisten. Así que, con el tiempo, Neizhapa se enfrentará a las preguntas sobre cómo solucionar los problemas de falta de alojamiento para los oficiales, los motivos por los que la Armada no se desarrolla o por qué depende de Occidente.

El problema es el limitado margen de maniobra de Neizhapa. La Armada es un vicio caro y Ucrania no dispone del dinero para su desarrollo. Los últimos intentos serios para reforzarla se produjeron durante los tiempos de Yanukovich, cuando se discutieron planes para construir nuevas fragatas. Ahora hay que conformarse con pequeñas embarcaciones o cualquier migaja que los americanos y los países de la OTAN puedan enviar como limosna. Todo ello en un país que era uno de los líderes de la industria naval cuando era parte de la Unión Soviética, cuando la planta de Nikolaev construía buques de diferentes tipos, incluidos portaaviones. Ahora no se puede construir siquiera una corveta. Es el resultado de la independencia, que ha llevado a la desindustrialización de la antigua República Socialista Soviética de Ucrania.

Como no se espera que haya dinero ni oportunidades tecnológicas, ¿cómo espera la Armada “recuperar Sebastopol”? Es evidente que es pura charla de prensa, ya que no se espera ningún cambio a corto o medio plazo de la correlación de fuerzas en el mar Negro. En realidad, es al contrario, ya que la flota del mar Negro de Rusia dispone de nuevos buques (a medio plazo se construirá el portahelicópteros Sebastopol, previsiblemente en la planta de Kerch), con lo que la correlación de fuerzas será aún más favorable a Rusia. Así que este tipo de historias ha de ser analizado en la realidad objetiva, una en la que los restos de la Armada de Ucrania serían destruidos en el mar o en sus posiciones actuales desde los numerosos puntos de los que dispone Rusia en Crimea.

Así que las historias sobre el “retorno de Crimea” son historias que viven en el mundo de “si quisiera, el Ejército Ucraniano podría ocupar Donetsk”. Kiev es consciente de que en una operación militar a gran escala en Donbass, no tendría ninguna oportunidad contra las fuerzas del comando sureste, desplegadas en la región de Rostov. Al mismo tiempo, cualquier agresión contra Crimea vendría acompañada de una respuesta, tras la cual acabaría la exitosa historia de la Armada de Ucrania. Eso sí, los almirantes ucranianos podrían seguir “luchando por Crimea” sin buques, sentados en Odessa o en Kiev.

Así que la palabrería de Neizhapa, como la de los anteriores almirantes o comandantes, se conocerá como heroica propaganda de unas victorias alejadas de la realidad. De hecho, ese es el camino que la Armada de Ucrania ha seguido desde 1991. En eso, Neizhapa no puede hacer nada para cambiarlo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.661 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.364.358 hits
A %d blogueros les gusta esto: