Entrada actual
Akhmetov, Colonel Cassad, Estados Unidos, Euromaidan, Europa, Golpe de Estado, Maidan, Oligarquía, Poroshenko, Rusia, Ucrania, Yanukovich, Yushchenko

¿Fue Yanukovich un títere de Moscú?

En una entrevista para el programa “60 minutes” emitida este fin de semana en la cadena estadounidense CBS, Barack Obama afirmó, refiriéndose a Viktor Yanukovich, que a su llegada a la Casa Blanca “Ucrania estaba gobernada por un líder corrupto que era un títere del señor Putin”. En realidad, cuando Obama se convirtió en presidente de Estados Unidos, el presidente ucraniano no era Viktor Yanukovich sino Viktor Yuschenko, uno de los grandes impulsores de la agenda nacionalista ucraniana seguida ahora por el Gobierno de Poroshenko-Yatseniuk.

putin-yanukovychArtículo Original: Colonel Cassad

Sobre Yanukovich y las declaraciones de Obama:

La verdadera pregunta aquí no es si Obama se olvidó, accidentalmente o a propósito, de Yuschenko, a quien los americanos ayudaron a llegar al poder para apartar a Yanukovich en 2004. Tampoco es importante el hecho de que el proyecto Yuschenko fracasara rotundamente a causa de la absoluta incompetencia tanto de Yuschenko como de su equipo.

La cuestión principal es que todo habría sido mucho más sencillo si Yanukovich hubiera sido realmente una marioneta de Rusia de la forma que Poroshenko es un títere de Estados Unidos. De hecho, Yanukovich  y su creador Kuchma (que junto a Akhmetov jugó un papel clave en el ascenso de Yanukovich, aunque esto no pudo evitar su caída en 2014) siempre trataron de jugar al juego del multilateralismo, tratando de lograr un compromiso que le garantizara préstamos para mantener la dañada economía de Ucrania.

Por supuesto, Yanukovich dependía de Rusia, aunque jamás fue controlado completamente (al contrario que Poroshenko, cuyos hilos se mueven desde Washington). El multilateralismo de Yanukovich llevó a la idea de acelerar la integración europea, lo que resultó en la tragicomedia de la firma del acuerdo de asociación con la Unión Europea. Las  élites pro-occidentales apoyaron esa idea y cuando se encontró bajo presión de los evidentes factores económicos asociados a la ruptura de lazos económicos con Rusia, Yanukovich trató de corregir su error y volver al multilateralismo, aunque entonces ya era demasiado tarde. Entonces se puso en funcionamiento el guion del su derrocamiento, mientras algunos de los que le habían empujado hacia el camino de la integración europea se apartaban o cedían en cuanto la posición de Yanukovich se tambaleó.

Fue el intento de apartarse del multilateralismo el que acabó con Yanukovich. De haber sido un títere de Moscú, Rusia habría sido capaz de manipular a Yanukovich para evitar la promoción de la integración europea y bloquear definitivamente las ideas de la integración de Ucrania en la OTAN. En lugar de eso, a lo largo de 2013, y especialmente ese otoño, el Gobierno de Yanukovich y el Gobierno de Azarov intentaron comprender en qué habían fallado Yuschenko y Timoshenko.

Es normal que Azarov [que ahora trata de mantener cierta presencia política liderando lo que pretende ser un Gobierno en el exilio, aunque por el momento no ha tenido relevancia alguna-Ed] no quiera recordar este “periodo europeísta” de los antiguos regionales.

Acto del Partido de las Regiones a favor de la integración europea

Acto del Partido de las Regiones a favor de la integración europea

Esa esquizofrenia, cuando el Partido de las Regiones intentó erigirse en la locomotora de la integración europea, paralizó a los posibles apoyos del Gobierno ucraniano.

Yanukovich fue “pro-ruso” en el sentido de que garantizó a la Federación Rusa el tránsito de gas a Europa y la permanencia del disputado contrato del gas firmado por Tymoshenko, que daba a Gazprom un beneficio importante, por no hablar de las garantías de preservación de la flota rusa del mar Negro en Crimea. Al contrario que Estados Unidos, Rusia se centró en los intereses económicos en lugar de tratar de manipular la conciencia de las masas ucranianas. Por supuesto, frente a Yushchenko o Tymoshenko, Yanukovich aparentaba ser “nuestro candidato”, aunque en realidad supusiera un duro golpe para las verdaderas organizaciones pro-rusas cuando se consolidó la asociación entre las organizaciones nazis y el SBU. La incapacidad de controlar ese proceso impidió a Yanukovich paralizar el proceso de suicidio de su Gobierno, algo que Estados Unidos pudo utilizar más adelante.

¿Fue Yanukovich corrupto? Por supuesto. Igual que todos los demás gobernantes ucranianos. Pero eso no impidió a Estados Unidos mantener una cercana colaboración con Yuschenko o Poroshenko, por no mencionar otros muchos regímenes corruptos de diferentes partes del mundo.

¿Fue Yanukovich un títere de Rusia? Por desgracia, no lo fue. ¿Por qué por desgracia? Porque de haber estado manejado por el Kremlin, es probable que se hubiera podido evitar la escalada de la guerra civil en Ucrania, que ha sido el resultado del intento de arrastrar a Europa a la fuerza a un país con divisiones internas.

¿Quién fue realmente Yanukovich? Yanukovich fue el corrupto protegido de la oligarquía ucraniana. Los actuales títeres llegaron para reemplazarle.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.257 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,103,818 hits
A %d blogueros les gusta esto: