Entrada actual
Alto el fuego, Donbass, Donetsk, DPR, LPR, Minsk, Rusia, Ucrania

Sin derecho a ser considerados personas

Sin derecho a ser considerados personas

Artículo Original: Sergey Mirkin / EADaily

El 11 de marzo en Minsk se celebró una de las reuniones periódicas del Grupo de Contacto sobre Donbass. Lo único que distinguió esta reunión de otras muchas es que, en esta ocasión, acudieron Dmitry Kozak, jefe adjunto de la Administración Presidencial de Rusia y Andriy Ermak, jefe de la Oficina del Presidente de Ucrania. En el transcurso de las negociaciones del Grupo de Contacto se acordaron las listas para un intercambio de prisioneros y la preparación de propuestas para identificar nuevas zonas para la retirada de tropas. Las partes también acordaron establecer un consejo consultivo dentro del subgrupo político. El documento debe firmarse el 25 de marzo.

Esta última parte es la que ha molestado en Ucrania y ha causado una nueva crisis política en Kiev, donde se exige eliminar el requerimiento de establecer ese consejo y también la dimisión de Ermak. También se han mostrado contrarios a la creación de ese consejo varios partidos políticos de Ucrania e incluso personas del entorno del presidente. Sin embargo, si se observa los documentos del Grupo de Contacto, publicados en la prensa ucraniana, se puede ver que no hay nada terrible para Ucrania en dicho consejo. Sus decisiones serían únicamente recomendaciones. Se prevé que se forme según las siguientes condiciones: diez representantes de Ucrania, diez representantes de “ciertas zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk de Ucrania” (ORDLO por sus siglas en ucraniano y terminología utilizada en los acuerdos de Minsk para evitar mencionar a la RPD y la RPL) y una persona de Rusia, Francia, Alemania y la OSCE.

¿Qué es lo que no les gusta a los patriotas? El hecho de que la RPD-RPL estén en este formato en igualdad de condiciones con diez representantes. Y que las decisiones se tomarán con mayoría del 75%. Es decir, que para que este consejo consultivo sugiera una recomendación, tiene que ser aceptada por los representantes de Donetsk y Lugansk, algo que los nacionalistas ucranianos no pueden aceptar.

Surge la pregunta de por qué tanto enfado. Porque desde 2004, en Minsk, Ucrania negocia en el Grupo de Contacto con la RPD y la RPL. Pero desde el punto de vista legal hay matices. La negociación es tripartita, incluye a Ucrania, Rusia y la OSCE. Las Repúblicas de Donbass participan en el trabajo del grupo de negociación, pero técnicamente no son parte de él. Así que en los documentos de Minsk aparece la frase “con la participación de representantes de ORDLO”. Este aparentemente pequeño matiz es suficiente para que los patriotas digan que no negocian con Donbass sino con Rusia. Desde el punto de vista legal, los nacionalistas ucranianos se niegan a aceptar como sujeto político a la RDP-RPL. Pero hay un aspecto más profundo. Los patriotas ucranianos no consideran personas a los residentes de Donbass. Los bombardeos de Donbass, que, desde el 11 de marzo no han hecho más que aumentar, y el número de víctimas entre la población civil de las Repúblicas lo confirman. Los patriotas ucranianos también han exigido en repetidas ocasiones que se desconectara el agua y la electricidad de Donbass y se vallara la zona. La prensa ucraniana cínicamente niega los bombardeos de la RPD-RPL y siguen afirmando que “se bombardean a sí mismos”. Todo ello prueba que los que se hacen llamar patriotas ucranianos se niegan a pensar que los residentes de la RPD-RPL tienen derecho a ser considerados personas.

Se podría pensar: “Pero son una minoría, son marginales. ¿Por qué les vamos a prestar atención?”

El problema es que esa “minoría” forma la política del país. Es preciso prestar atención a las “excelentes” iniciativas del Gobierno ucraniano, que en teoría debía buscar un camino a la paz, ya que esa fue la promesa de campaña de Zelensky. La prensa rusa informó que, el 11 de marzo, Ucrania había propuesto una “retirada sectorial”, según la cual, Ucrania debía tomar el control de una parte de la RPD-RPL, desde la línea de contacto hasta la frontera con Rusia, y después otra. Así hasta que Donbass estuviera completamente bajo control de Kiev. Es decir que, Zelensky quiere recuperar Donbass incumpliendo todos los puntos de los acuerdos de Minsk.

Los representantes de la RPD-RPL y Rusia no aceptaron ese plan. Así que, tras el 11 de marzo, Ermak afirmó que la parte ucraniana no está dispuesta a esperar hasta después de las elecciones para recuperar el control de la frontera de Donbass, pese a que eso es lo que especifican los acuerdos de Minsk. Sin embargo, Ermak inmediatamente añadió que si Ucrania saliera unilateralmente de los acuerdos de Minsk, eso tendría resultados desastrosos. No es diferente a la política de Poroshenko, según la cual Ucrania no abandona el proceso de Minsk, pero se niega a cumplirlo. En la misma entrevista, Ermak afirmó que ORDLO debería estar representado por personas tanto de la zona no controlada por el Gobierno como por la parte ucraniana y quienes se han marchado a Ucrania. Es decir, Ucrania vuelve a intentar que Donbass esté representado, al menos parcialmente, por quienes han abandonado Donetsk y Lugansk. Teniendo en cuenta que todos los refugiados enviados estarían bajo control del presidente de Ucrania, es una forma de decir que Zelensky quiere negociar consigo mismo, lo que ya de partida devalúa la idea del consejo consultivo, que debería ser una plataforma de diálogo entre las partes en conflicto.

Los representantes de “ORDLO” deben residir en el territorio de la RPD-RPL y deben dedicarse a proteger los intereses de los habitantes de las repúblicas, mientras que aquellos que se marcharon a Ucrania no tienen ni el derecho moral (se marcharon y abandonaron a sus conciudadanos) ni legal (en los documentos están las firmas de los representantes de la RPD-RPL como representantes de “ORDLO”) de hacerlo. Si Kiev los quiere en el consejo, puede nombrarlos dentro de su cupo. Sería razonable y justo. Donbass debería estar representado por quienes viven allí.

Ermak también apuntó que lo firmado en Minsk en la reunión del Grupo de Contacto no es un documento legal y vinculante para el Gobierno de Ucrania. Aparentemente, Zelensky y su equipo preparan el terreno para una retirada porque, como ya se ha mencionado, los nacionalistas se oponen a la creación de ese consejo y han mostrado su fuerza.

El 12 de marzo, tras las conversaciones de Minsk, los nazis ucranianos interrumpieron la presentación de la llamada “Plataforma para la reconciliación nacional”, presentada por el asesor del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional Serhiy Sivojo, una persona muy cercana a Zelensky. Los nacionalistas le tiraron al suelo, tras lo cual Sivojo tuvo que abandonar la sala en la que tenía lugar el evento. Entonces, los nazis improvisaron una rueda de prensa en la que exigieron que se bloqueara el suministro de agua y la electricidad a Donbass. Pero, lo más importante de la historia, es que esa “Plataforma para la reconciliación nacional” es un proyecto de Zelensky, que incluso mencionó la idea en su discurso de Múnich.

Según los rumores, la policía acudió y detuvo a los radicales solo después de una llamada de Zelensky al ministro del Interior Arsen Avakov. Al final, todos los detenidos fueron puestos en bajo arresto domiciliario o en libertad condicional. En este contexto, el ministro Avakov demostró en manos de quién está el poder: fue el Corpus Nacional el que interrumpió el acto. Arsen Avakov, uno de los líderes de los “halcones” ucranianos, se opone a cualquier compromiso con Donbass. Además, entre los rumores que circulaban sobre su posible dimisión, Avakov demostró quién está al mando. Al fin y al cabo, Zelensky ha sido incapaz de proteger a su hombre ni de castigar a quienes le agredieron. La situación ha demostrado que el presidente de Ucrania no puede proteger siquiera los anuncios de sus propios proyectos. ¿Cómo vamos a hablar de ponerlos en práctica?

Más adelante, Sivojo fue desautorizado por el presidente del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional, Alexey Danilov, que escribió en las redes sociales que tiene 11 asesores y que cada uno tiene su postura. En otras palabras, sugirió que la “plataforma” era una idea de Sivojo. En general, se puede calificar de espectáculo la idea de la “Plataforma para la Reconciliación Nacional” concebida por Zelensky, que piensa que estas interpretaciones pueden sustituir a un verdadero proceso de paz. Pero lo importante es el hecho de que los nazis ucranianos van a impedir cualquier intento (o incluso representación de un intento) de iniciar un diálogo con Donbass. Así lo ha demostrado la historia de la “plataforma”.

También se mostraron en contra de la creación del consejo consultivo los diputados del partido Golos, que escenificó una pequeño “Maidan” bajo las oficinas de Zelensky. Y votaron en contra de su creación una serie de diputados (alrededor de 50) del partido del presidente, “Servidor del Pueblo”. Esto sugiere que Zelensky no tiene tanto control incluso sobre su poder político. Es más, se han mostrado en contra del diálogo con Donbass facciones enfrentadas, pero que ahora comparten el interés de debilitar a Zelensky por haber perdido influencia en el Gobierno.

El 14 de marzo, se celebró una protesta de los nacionalistas en Kiev, que la llamaron el “Ermak-Maidan”. Se celebró pese a la cuarentena decretada en el país por el coronavirus. El acto más importante reunió a 5000 personas. Los manifestantes exigieron la dimisión de Andriy Ermak, la finalización de las negociaciones de Donbass, librar la guerra hasta el final e insultaron a Zelensky. Esa misma tarde, varios centenares de nazis hicieron un piquete en la embajada rusa e incluso dispararon contra el edificio con una pistola.

Pese a que la cuarentena prohíbe reuniones masivas, pese a que dispararon contra un edificio diplomático con una pistola, la policía no intervino. Mientras tanto, los periodistas ucranianos informaron que muchos de los manifestantes tosían. El odio de los nazis a la población de Donbass es tal que están dispuestos a poner en riesgo su salud e ir a Maidan pese a la amenaza de contraer un virus peligroso. Parece algún tipo de enfermedad mental.

Al ver esta tiranía, surge la pregunta de si Zelensky tiene algún poder en el país. Parece algo así como tener un bonito coche, con un bonito interior, cristales, asientos de cuero, pero sin motor. Así que no puede circular. El poder de Zelensky a día de hoy se parece a ese coche. Parece que todo está ahí y que tiene el apoyo de la población (aunque su índice de aprobación haya bajado) y una gran mayoría en el Parlamento. Pero todo es una cortina de humo y ahí recaen las posibilidades de implementar las políticas.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.844 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.354.348 hits
A %d blogueros les gusta esto: