Entrada actual
Donbass, Donetsk, Ejército Ucraniano, Ucrania, Zelensky

Puentes y promesas

Artículo Original: Andrey Manchuk

Hace tiempo que los discursos de Año Nuevo de los políticos se han hecho habituales, una especie de obligatorio resumen de los resultados anuales del país y un anuncio de los futuros planes de desarrollo. Este año, solo se ha desmarcado el presidente Kim Jong-Un, que envió a sus compatriotas copias de una carta manuscrita de felicitación, gesto considerado por la prensa occidental un ejemplo de exitoso uso de una simple y fiable tecnología política.

Por norma, los vídeos mantienen un estilo formal y oficial, pero el presidente de Ucrania preparó toda una escenificación este año. La audiencia pudo ver una verdadera interpretación, con toda su pompa, con pausas dramáticas y efectos visuales. Todo ello pudo verse antes de medianoche, ya que alguien con buena intención lo filtró en las redes y apareció antes de tiempo en el canal del bloguero Anatoly Sharii.

Pero los trucos del director y el trabajo del equipo técnico no pudieron cambiar el humor de los ucranianos, que sarcásticamente ridiculizaron el vídeo presidencial en las redes sociales. Y no es de extrañar. El mensaje de Año Nuevo de Zelensky concentró toda la hipocresía presente en la propaganda oficial ucraniana. Las autoridades abiertamente engañan a sus ciudadanos, conscientes de que no les creerán digan lo que digan. Si eso es así, se puede decir cualquier cosa, especialmente ante un grupo de niños cuidadosamente escogidos para grabar un vídeo de propaganda política. Obviamente es una muestra de cómo se ve a los adultos.

Zelensky habló pomposamente sobre los éxitos del año, aunque todos saben lo que les espera este año que empieza: más pobreza y una fracasada lucha contra el coronavirus. Y desde el 1 de enero, otro aumento de tarifas de los servicios básicos.

El presidente también mostró su capacidad para “devolver a cada ucraniano al país” y se refirió con ostentoso optimismo a la tasa de natalidad del país. Sin embargo, todo el país sabe que los migrantes se marchan del país incluso cuando las fronteras están cerradas por la cuarentena. Y los demógrafos informaron en diciembre de récords en las tasas de despoblación. Es más, aumentarán este año, ya que han prohibido al Gobierno de Zelensky adquirir vacunas baratas ofrecidas a los ucranianos desde “detrás del muro”.

Zelensky siguió hablando de paz, aunque mucho menos que el año pasado, ya que los ceses de Vitold Fokin y Serhiy Sivojo dicen mucho más de las intenciones de las autoridades que cualquier discurso. Sin embargo, sí incluyó la belicosa retórica de tiempos de Poroshenko al jactarse ante sus empobrecidos compatriotas del “máximo presupuesto militar” pese a que el Gobierno continúa recortando partidas sociales y se las arregla para ahorrar en sanidad incluso durante una pandemia, cerrando dispensarios y reduciendo los salarios de los médicos como continuación de la destructiva reforma sanitaria.

Volodymyr Alexandrovich mencionó a los residentes de Donetsk en su discurso. Afirmó que quería estar con ellos en la calle Artyom y enfáticamente pronunció esa frase en ruso. Pero todos saben que el nombre del revolucionario Artyom Sergeev está oficialmente prohibido en Ucrania y que todos los topónimos asociados con él han sido modificados, entre ellos la ciudad de Artyomovsk, situada en Donbass. Y nadie ha olvidado que este mes entra en vigor la discriminatoria ley que pretende eliminar la lengua rusa del espacio público en el país, también en la regiones rusoparlantes del sudeste, para las que no se prevé ninguna excepción.

“Al hablar en ruso sobre Artyom en Donetsk, el presidente vergonzosamente ocultó que es objeto de la descomunización. Sí, y también que los cafés del bulevar Pushkin tendrían que pasar a servir en Ucraniano a partir del 16 de enero”, recordó el bloguero Stanislav Kosarenko.

Zelensky habló de 150 puentes que se han construido este año. Pero los residentes de Kiev inmediatamente debieron imaginarse el puente Podolsk aún sin terminar, o el reconstruido paso de Shylyavka, que comenzó a resquebrajarse inmediatamente después de su inauguración a pesar de que el arreglo había costado 2000 millones de grivnas del presupuesto.

Los ucranianos recibieron la promesa de futuros proyectos, como la construcción de corvetas militares. Sin embargo, ni uno solo de esos barcos se ha empezado a construir y deberían hacerse con la participación de Turquía, para recibir así el generoso apoyo para el desarrollo del país vecino. Mientras tanto, Ucrania ha sufrido en 2020 una fuerte caída de la producción industrial y no hay signo alguno de éxitos o perspectivas. Zelensky no puede mostrar aviones, misiles o corvetas a los ucranianos, así que sugiere que deben estar orgullosos de los socios superiores del país, para lo que mostró a los presidentes de Turquía, Francia, Canadá y Estados Unidos en el vídeo.

Incluso la patética frase sobre la arena de la playa de Yalta, en la que Zelensky sueña con escribir frases patrióticas, indica que las autoridades no saben nada de la realidad de Crimea: las playas de Yalta no son de arena sino de piedra. Y esta es una vergüenza que se repite, lo que demuestra la falta de profesionalidad de quienes escriben los discursos del presidente y la falta de interés por los habitantes de la península.

Toda esta vergüenza y despreocupación, unida a las constantes promesas de éxitos de las reformas futuras se explica fácilmente: Zelensky no se está dirigiendo a la gente corriente, cuya opinión no interesa en absoluto en Bankova. Se dirige a los gestores de las embajadas extranjeras y a los acreedores del FMI, a los que ahora se pedirá un nuevo tramo de crédito para las reformas antisociales. Pero también está dirigido a la minoría nacionalista, para lo que se introdujo a Vitaly Markin, recién regresado de una prisión italiana. Y lo hizo sabiendo perfectamente el tipo de reacción que eso causa en Donbass.

En el teatro de Zelensky no se puede encontrar nada nuevo, pero sí se puede llegar a comprender algo que para los ucranianos ya es evidente: que el poder está completamente alejado de los intereses del pueblo, que, por su parte, está completamente alejado de la posibilidad de influir en la política del Estado, con las consecuencias que eso tiene para un país que se enfrenta a otro año de crisis sin fin y sin esperanza.

Comentarios

Un comentario en “Puentes y promesas

  1. Igor Strelkov (…alguien aún lo recuerda..?) tenía y SIGUE TENIENDO RAZÓN (…y me duele MUCHO escribir ésto, hoy apenas empezado el 2021…)

    Me gusta

    Publicado por ienotmikhail | 08/01/2021, 05:11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.867 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.412.978 hits
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: