Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Ucrania

Seis años como un día

Artículo Original: Denis Grigoriuk

Hace un año habría sido imposible imaginar que no habría una marcha solemne en Donetsk para conmemorar el sexto aniversario del referéndum y de la posterior declaración de independencia de la República. Sin embargo, todo tiene alguna ventaja y en, esta ocasión, da la oportunidad de parar, exhalar y mirar atrás para analizar el camino que hemos recorrido en este tiempo.

Hay días que, incluso pasado el tiempo, se quedan vívidamente en la memoria. Puede que algunos detalles se hayan perdido en la mente, pero lo principal se recordará siempre. Con el paso de los años, comprendes la importancia que esos días tuvieron en las vidas de un enorme número de personas.

El 11 de mayo de 2014 fue una verdadera fiesta. Fue un día soleado, pero no me desperté cuando los rayos de sol entraron por la ventana. Me despertaron la música y las conversaciones de desconocidos que se escuchaban en la calle. Al otro lado de la calle del lugar en el que vivíamos había un colegio habitualmente utilizado como colegio electoral. En varias ocasiones se había utilizado para las elecciones ucranianas, pero nunca se había reunido tanta gente como el día del referéndum.

Adormecido, salí al balcón. Mayo estaba en pleno apogeo, con el sonido de los pájaros tapado por la música de los altavoces del colegio. La gente comenzaba a reunirse en la puerta para participar en el referéndum. Daba la sensación de que había familias enteras allí. Incluso las ancianas cojeaban hasta las mesas de votación haciendo un gran esfuerzo. Se encontraban con quienes ya habían conseguido registrarse. Llevaba un tiempo, pero merecía la pena. Un hombre se jactaba ya de haber conseguido el formulario.

No me costó mucho prepararme, cogí mi pasaporte ucraniano y salí. Había un increíble número de personas en la entrada del colegio en el que había pasado once años de mi vida. Las colas serpenteaban el lugar alrededor de las columnas. Los organizadores del referéndum intentaron que todo el que quisiera votar se hiciera con el formulario rápidamente. No había que pedir nada a nadie. Las personas mayores pasaban más rápidamente. La propia gente de la cola les dejaba pasar con preferencia.

La votación se produjo pese a los obstáculos del Gobierno ucraniano, que aún tenía influencia en la ciudad. La población acudió a las urnas pese al miedo a que las autoridades de Kiev ordenaran a los militantes utilizar la fuerza contra la población civil. Esa sensación de la población de Donetsk venía provocada por lo ocurrido en Odessa, el inicio de la batalla en Slavyansk, el uso de la fuerza contra la celebración del Día de la Victoria en Mariupol y otros muchos factores. La prensa ucraniana añadía más leña al fuego mintiendo sobre lo que ocurría en Donbass. La población iba a votar con una sonrisa en su cara, feliz, y cuando volvía a casa, los canales de televisión ucranianos les hablaban de los malvados separatistas y terroristas que obligaban a la población a ir al referéndum a punta de pistola. Kiev, sin darse cuenta, forzaba a Donbass a tomar la categórica decisión de separarse.

Aunque las imágenes de la Casa de los Sindicatos de Odessa ardiendo y los bombardeos de la artillería ucraniana en Slavyansk aún estaban frescos en la memoria, aún tenía la esperanza de que el mundo civilizado impidiera la destrucción de ciudades enteras porque la población había tomado esa decisión. Solo cuando se produjeron los bombardeos de Donetsk, Lugansk y otras localidades, quedó claro que tendríamos que defender nuestra decisión con las armas en la mano.

Pero entonces, aquel día soleado, en la cola para votar, estaba lleno de esperanzas de que podría evitarse el derramamiento de sangre. Qué ingenuidad. Sí, realmente esa ingenuidad existía entonces. En aquel momento quedaba aún la sensación de que, en el siglo XXI, la información sobre crímenes de guerra forzaría a la comunidad internacional a presionar a las tropas de Kiev. Nadie imaginaba qué gran mentira sería esa esperanza, ni que los políticos ucranianos conseguirían convencer al público de que algunos “terroristas” (ciudadanos ordinarios de Donbass) disparaban contra sus propias ciudades, ni que el mundo entero lo creería. Nadie podía ver eso entonces. Todos los que esperaban en la cola para votar creían que estaban haciendo lo correcto, que podría repetirse el escenario de Crimea. Pero nuestro camino a Rusia resultó ser mucho más complicado que marcar una opción en el referéndum de independencia.

Ahora no puedo creer que hayan pasado seis años, que hayan pasado los “calientes” años 2014 y 2015, que parecía que nunca acabarían. Y entonces llegó el “conflicto congelado” con diferentes momentos de empeoramiento. Pero, pese a todo, el 11 de mayo la gente salía a las calles de Donetsk. Banderas, paraguas de colores, disfraces, cascos de mineros, carteles, canciones, fuegos artificiales y moteros vestidos de cuero: ese era el Día del a República al que todos en la RPD nos habíamos acostumbrado en estos seis años. Pero este año nos hemos quedado sin el gran concierto, sin los niños vestidos de fiesta paseando por la plaza en el centro de la ciudad, sin el escenario al lado del Teatro y, por supuesto, sin los visitantes extranjeros que venían para celebrar el Día de la República.

Quiero creer que 2020 será la excepción a la norma y que, desde casa, seguimos celebrando el día histórico del caluroso 2014 en el que tomamos la decisión correcta, pese al precio que hemos tenido que pagar. Quiero creer que no hay nadie que se arrepiente de la casilla que marcó en el referéndum porque nada ha sido en vano. Donbass es el camino correcto y es demasiado tarde para darse la vuelta. Sería una traición a todos aquellos que han dado por esa idea lo más preciado que tenían: la vida.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.844 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.354.286 hits
A %d blogueros les gusta esto: