Entrada actual
Alto el fuego, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Minsk, Rusia, Ucrania, Zelensky

Ideas prestadas

Artículo Original: Ukraina.ru

El equipo de gobierno de Ucrania sufre de una catastrófica falta de nuevas ideas, así que se ve obligado a tomar ideas prestadas de sus predecesores. Pero si Poroshenko comprendía lo que estaba haciendo, los actuales oficiales se sacan de la manga el viejo repertorio e intentan venderlo sin tener la más mínima idea de qué es lo que están defendiendo.

El viceministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Vasily Bodnar, en visita oficial a Canadá, concedió una entrevista en la radiotelevisión CBC en la que afirmó que Kiev está dispuesto a “invitar” a Donbass a tropas de paz canadienses. No es nada nuevo, pero es efectivo. El Gobierno de Ucrania espera del Gobierno canadiense completo apoyo a sus iniciativas, ya que Canadá es uno de los pocos países de Occidente que acepta al cien por cien el mito de Ucrania como frontera de la civilización occidental en la lucha contra Rusia. Los canadienses son los que con más facilidad van a Kiev a hacer negocios. Y si Bodnar habla de pacificadores, es que espera que el Gobierno canadiense acepte su invitación.

Sin embargo, el problema es que incluso aunque Ottawa acepte enviar un contingente de paz a la frontera con Rusia, la situación no va a cambiar en absoluto. Y esos ciudadanos canadienses pueden formar una misión de paz, pero seguirán en casa esperando mientras que la frontera seguirá bajo control de las fuerzas que ahora la vigilan: los guardias de frontera de Rusia y los de la RPR y la RPL en las Repúblicas.

Una misión de paz puede enviarse a una zona de conflicto siempre que se cumplan dos condiciones: en primer lugar, debe recibir el mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y, en segundo lugar, las partes en conflicto deben tomar la decisión conjunta permitir la entrada de cascos azules en la zona. Ninguna de las dos condiciones es viable en este caso. China y Rusia bloquearían cualquier proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad y la misión de paz no es algo que Kiev esté dispuesto a negociar con Donetsk y Lugansk.

La primera idea de un contingente de paz canadiense nació en la cabeza de Petro Poroshenko. En 2017, el expresidente discutió la posibilidad con el primer ministro Justin Trudeau. Según el plan de Poroshenko, los pacificadores del país de la hoja de arce debían tomar el control de la frontera con Rusia. De ocurrir (aunque no había ninguna posibilidad de ello), las zonas separatistas quedarían completamente aisladas de Rusia, privadas así de su apoyo. Eso permitiría a Ucrania lanzar una operación militar para acabar de una vez por todas con los rebeldes. Ese era el salvaje sueño de Petro el grande. Pese a la utopía, el plan se quedó en la teoría y sus contradicciones internas impidieron que llegara desde el punto de origen al de destino.

Por qué habla ahora el equipo Ze de pacificadores canadienses es algo imposible de comprender. Zelensky anunció su plan de paz y describió los tres pasos con los que Ucrania recuperará la integridad territorial: cese de hostilidades, búsqueda de entendimiento con Donbass e inicio de la reintegración. En esta optimista imagen no hay ni rastro de la brutal masacre de separatistas con la que soñaba su predecesor, que buscaba aislar a la región de Rusia por medio de amistosos canadienses para cortar la comunicación y el suministro de ayuda, incluida ayuda militar. Sería la fase previa a una operación militar que debería acabar en victoria sobre los separatistas.

¿Es posible que Bodnar no quisiera hablar de tropas en la frontera sino en la línea de contacto? Aunque fuera así [no lo es, varios representantes ucranianos han exigido últimamente una misión militar internacional en la frontera con Rusia-Ed], la opción sigue siendo inviable por las razones ya mencionadas. Pero quizá comprendo lo que ha pasado: al preparar la visita, el viceministro de Asuntos Exteriores sacó unos documentos de una carpeta y, aunque un tanto antigua, había una muy cara combinación. Decidió no explicar el derramamiento de sangre que lleva implícita la idea y robó a sus predecesores una brillante idea con la que impresionar a la audiencia. De hecho, ese es el estilo del “equipo Ze”, cuya experiencia no está ligada a la política sino a la organización de espectáculos escénicos. Aun así, su apariencia se hace cada día más alocada.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.570 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.323.516 hits
A %d blogueros les gusta esto: