Entrada actual
Economía, Rusia, Ucrania

El último gran valor

Artículo Original: Andrey Manchuk

Poco después de las elecciones, el equipo de “Servidor del Pueblo” anunció el inicio de una gran privatización que se realizará de forma urgente, casi en modo de emergencia. “Para finales de 2019, el Parlamento ucraniano habrá abolido la moratoria a la venta de tierras agrícolas”, prometía en declaraciones a la influyente agencia estadounidense Bloomberg el subdirector de la Oficina de Presidencia, Alexey Goncharuk. Según explicó, el “equipo Ze” ya negocia con las estructuras del Banco Mundial sobre el “modelo específico” de privatización de la guerra y Volodymyr Zelensky levantará en los próximos meses la actual prohibición de venta de tierras.

¿Por qué tantas prisas? La cuestión de levantar la moratoria sobre la venta de tierras agrícolas ha sobrevolado Ucrania durante años, bajo todos los gobiernos y regímenes. Pero ninguna fuerza política había tomado el riesgo de abrir la caja de Pandora, conscientes de que la privatización masiva de la tierra puede causar en Ucrania un desastre social. En primer lugar, está la presión de las instituciones financieras internacionales, que exigen al presidente Zelensky que venda el último activo valioso que aún sigue en manos del Estado. Los expertos neoliberales comprenden que el país está en un momento favorable para levantar la moratoria, ya que “Servidor del Pueblo” ha obtenido una doble victoria en las elecciones presidenciales y legislativas, por lo que tiene la oportunidad de formar su propio Gobierno y poner en marcha medidas impopulares sin tener que preocuparse de rivales políticos o de la opinión de los ciudadanos.

El crédito del Estado no es ilimitado, por lo que no hay duda de que sus asesores exigirán al nuevo presidente que ponga en marcha medidas de privatización de los activos que le quedan al Estado: la red de ferrocarril, correos, servicios públicos, el sistema bancario y la tierra, principal premio de la campaña de privatización.

Ninguno de esos planes es nuevo. Poroshenko también trató de promover la privatización tras Euromaidan, cuando el país aún se recuperaba del shock causado por el golpe de Estado y la sangrienta guerra. “La moratoria de venta de tierra impide las inversiones e infringe los derechos de los campesinos”, afirmó el entonces presidente en una sesión del Parlamento, cuando su administración contaba con suficientes votos para aprobar la privatización.

“Actualmente, Ucrania ha creado las condiciones ideales para la compra de tierra a precio de prácticamente nada. Y un papel considerable en este proceso lo ha jugado la política económica, algo que aparentemente no ha sido accidental. Al forzar la cancelación de la moratoria, el Gobierno ayuda a las grandes corporaciones a enriquecerse a costa de uno de los pocos recursos que queda en Ucrania: la tierra. Los reformistas dicen que no obligan a nadie, que no fuerza a nadie a vender nada. ¿Pero la pobreza no obliga? ¿Con un salario de 2.500 grivnas, unos servicios básicos que cuestan varias veces eso y prestaciones sociales congeladas? El 35% de los residentes rurales son jubilados, el 44% de la población está en paro. La gente tendrá que coger lo que les den solo para sobrevivir. De hecho, parece que ese es el cálculo”, escribió entonces el periódico Zerkalo Nedeli [Espejo de la Semana] al creer que se iba a levantar la moratoria en un futuro inmediato.

Al final, la idea volvió a ser rechazada a causa de que es extremadamente impopular entre la población. Según el estudio “Situación socioeconómica de la Ucrania rural moderna”, realizado por los expertos liberales del Instituto Gorsherin, dos tercios de los residentes de provincias se mostraron contrarios a la privatización. Respondió negativamente a la pregunta de “¿debería la tierra venderse como una mercancía más?”, mientras que otro 14,6% se mostró indeciso. Poroshenko no fue capaz de contradecir ese sentimiento y su índice de popularidad comenzaba a caer rápidamente, con lo que el “presidente de guerra” se convirtió en uno de los políticos menos populares de Ucrania. Con la subida de tarifas de servicios básicos y la eliminación de prestaciones y programas sociales, se había arrebatado a la población prácticamente todo. Así que habría sido demasiado peligroso para Poroshenko arrebatarles también la tierra bajo sus pies.

“La gente cree que la tierra es el último gran valor que se puede ir rápidamente. Los expertos, como la sociedad en general, teme que se cree un monopolio de la tierra por parte de varios grandes propietarios. Y si eso va en serio, es la oligarquización de la tierra”, afirmó el entonces ministro de Política Agracia, Alexey Pavlenko. De hecho, la realidad del mercado agrario de la etapa post-Maidan, en la que cada temporada ha sido una verdadera batalla por la cosecha, cuando los grupos de extrema derecha armados han luchado entre ellos por el equipamiento y el grano, claramente muestra que la privatización de la tierra sería una repetición de los años noventa. Los productores serán seleccionados a punta de pistola en pueblos remotos en los que no hay ley y nadie puede impedir el saqueo. Además, la privatización abrirá nuevas opciones para el fraude y las tierras se venderán a cambio de nada, con la única garantía de pagarés sin fondo. Pero el Estado actual es completamente indiferente a toda esta tragedia inevitable.

“Conceder el derecho de comerciar libremente con las tierras agrícolas sin establecer los mecanismos de protección de los pequeños productores puede llevar a la rápida pérdida de derechos de propiedad a favor de unos pocos grandes propietarios. En un contexto en el que el conocimiento legal de la población es bajo y el nivel de ingresos no permite buscar transacciones justas, los jugadores deshonestos pueden estimular el proceso de cambio de propietarios, también a quienes no están dispuestos a vender”, advirtió el abogado Alexander Burtovoy.

Este tipo de actuaciones puede conllevar un brusco descenso en la popularidad de Zelensky. Sus rivales políticos, que han capitulado ante el nuevo Gobierno, como Yulia Timoshenko, o quienes han quedado en posición marginal, como Oleh Lyashko, buscarán utilizar los efectos de la privatización para ganar influencia política. La venta de tierras agrícolas, que tanto gusta al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, puede acabar con el mito del presidente Goloborodko [nombre del personaje que interpretaba Zelensky en su serie de televisión-Ed], conocido por escuchar las aspiraciones del pueblo. La población se sentirá robada y engañada, como ya ha ocurrido tantas veces en las historia de la Ucrania independiente. Y eso creará las condiciones para la formación de una nueva realidad política en que aparecerán nuevos ídolos y candidatos a mesías.

No hay que olvidar que la reforma agraria tiene siempre un potencial destructivo que ha conseguido romper a más de un Estado. No está claro que el equipo del presidente, lleno de beneficiarios de becas occidentales e incompetentes populistas que proponen cambiar el nombre de Moscú y rebautizarlo Moscovia, comprenda ese detalle. Con su trayectoria de victoria en victoria, el equipo de Zelensky puede perder el sentido de la realidad y meterse en un lío que cause problemas graves en la Ucrania rural. En ese contexto, resbalar y caer sería muy fácil.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.550 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.314.092 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: