Entrada actual
Alto el fuego, Donbass, Donetsk, DPR, Minsk, Ucrania

Bajo la sinfonía de Minsk

Artículo Original: Yulia Andrienko / Komsomolskaya Pravda

Aprovechándonos de que el cielo estaba cubierto de nubes inestables y que el calor había dado un respiro temporal, nos lanzamos al trabajo para cargar, junto a los voluntarios, todo tipo de cosas, enseres, sábanas, juguetes y una gran carga, mucho más de lo que cabe bajo el techo de la furgoneta. Todo ello está pensado para familias que han perdido su vivienda y no han conseguido rescatar siquiera esas cosas tan básicas. Como se suele decir, quienes comen bien no pueden entender al hambriento, pero en persona he visto ya a muchas familias que lo han perdido todo.

Nuestro trabajo se ve interrumpido por un rugido, como si alguien empezara a encender un motor. En poco tiempo, ese rugido pasa a ser algo más duro que hace temblar la tierra. Desde las posiciones ucranianas disparan diversas formas de muerte. Los animales que hasta entonces se metían entre nuestros pies molestando en el trabajo inmediatamente corren a la casa.

“Ya están acostumbrados al ruido, no reaccionan salvo que sea algo gordo”, dice Irina Galtseva, residente de Trudovsky. Pero todos han corrido a la casa, incluso aquellos que pasan las noches de invierno en la calle. Quiere decir que es serio. Dentro de la casa, los perros y gatos están sentados en silencio, como si fueran estatuas, no se ladran ni maúllan los unos a los otros, estar fuera del peligro les hace ser un único grupo.

La valla de Irina es como un colador y la casa está llena de daños de metralla que, según dice, vuelan habitualmente.

Victoria y su hijo de ocho años, Daniel, son los vecinos de Irina. Los voluntarios vienen a visitarlos para traerles una carga completa. El niño, como un saltamontes atemorizado, se esconde en el suelo, una reacción natural de un niño que no recuerda los tiempos de paz. No recuerda los tiempos en que no había que tener miedo a correr por la calle, cuando no se escondía de los ruidos y se sentía seguro.

“Tenía tres años cuando empezó la guerra, no recuerda nada”, dice Victoria con tristeza. “Algunas veces están en el colegio y empiezan a disparar, nos quedamos en el pasillo, escuchando las balas y no sabemos si quedarnos allí o ir a casa. No tenemos dónde ir, nadie nos ha ofrecido nada. Y los pisos, ya sabe, el alquiler es muy caro”.

La casa de Victoria tiene muchos daños, pero la ha ido arreglando por su cuenta. Lo más triste de todo es que los frecuentes bombardeos han comenzado a hacer colapsar el sótano en el que puede esconderse con su hijo.

Nuestra conversación se ve interrumpida varias veces por la explosión de algo gordo que hace callar incluso a los pájaros de los árboles. Pero para los residentes de Trudovsky no es más que un día normal bajo la sinfonía de Minsk, esa que ya llevan cinco años escuchando.

El grado de desesperanza y desesperación aquí supera todo límite, como ocurre en cualquiera de las zonas bombardeadas de la República. Pero aquí hace tiempo que han dejado de buscar la lógica de estos ataques o de exclamar, aunque sea de forma retórica “¿Hasta cuándo? ¿Cuánto tiempo más?”. Los residentes de estas zonas hace mucho tiempo que se han cansado de ello.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Red News (Español) | Protestation - 01/07/2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.826 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.300.969 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: