Entrada actual
Alto el fuego, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Elecciones, LPR, Minsk, Poroshenko, Rusia, Timoshenko, Zelensky

A la espera de la segunda vuelta

Ayer, 31 de marzo de 2019, se celebró la primera vuelta de las elecciones presidenciales ucranianas, en las que el cómico apoyado por el oligarca Ihor Kolomoisky Volodymyr Zelensky obtuvo, como preveían todas las encuestas, el primer puesto. Al no superar el 50% de los votos, salvo sorpresa de última hora, el actor tendrá que enfrentarse al candidato a la reelección, Petro Poroshenko, que finalmente fue capaz de superar a su principal enemiga, Yulia Timoshenko. La exprimera ministra, cuyo tercer puesto es una decepción más tras perder ante Poroshenko las elecciones de 2014, parece en vías de llegar a un acuerdo con Zelensky para ofrecerle su apoyo (previsiblemente a cambio del puesto de primera ministra) y derrotar así al actual presidente. Entre la opción de no reconocer los resultados alegando irregularidades y unirse a Zelensky para derrotar a Poroshenko, Timoshenko parece decantarse por la segunda opción, aunque se resiste a hacerlo hasta que se confirmen los resultados A primera hora de la mañana, no se había escrutado siquiera el 50% de los votos y la ventaja de Poroshenko a Timoshenko es de alrededor del 3%.

En la distancia, al otro lado de la línea del frente, desde Donetsk se miraba con cierta indiferencia esta primera vuelta de las elecciones presidenciales ucranianas, posiblemente ante la certeza de que la situación no va a cambiar independientemente de cuál de los tres candidatos con posibilidades obtenga el sillón presidencial.

Al otro lado del frente

Artículo Original: Dmitry Steshin / Komsomolskaya Pravda

El día de hoy [ayer domingo] ha sido un día cálido en Donbass y aquellos ciudadanos que no tenían que ir a la zona de combate se han ido a sus dachas en las afueras de la ciudad y han encendido fogatas para destruir la maleza y las hojas caídas. En Zaitsevo, el sufrido pueblo en la línea del frente, el Ejército Ucraniano no ha podido quedarse quieto y han cubierto de fuego de artillería la huerta en la que dos pensionistas trabajaban tranquilamente. Han sufrido heridas de metralla en el estómago y el cuello y la ambulancia ha tenido que esperar una hora hasta que acabara el ataque. Los artilleros disparaban proyectiles de uno en uno cada cinco o diez minutos, pueden imaginar por qué.

En un principio, la idea era que Donetsk celebrara el día de las elecciones con una protesta, un concierto de la ira, pero en el último momento se vio que este evento no tenía ningún sentido y se canceló. Tampoco se celebró ninguna “protesta exigiendo el final del toque de queda” como habían publicado varios trolls y medios online proucranianos. Sí se ha inaugurado la exposición “Lágrimas de Donbass” como forma de reproche ante las elecciones ucranianas. Empieza con las caras de los organizadores e inspiradores de “ATO”, uno de los cuales intenta ahora mantener el caliente sillón presidencial. Aquí la población recuerda absolutamente todo.

El museo fue reconstruido después de que en 2014 quedara destruido por la artillería ucraniana. De la fachada solo quedaron los restos de la metralla, como si fuera una especie de artefacto. A la entrada del museo, entre el equipamiento destruido, reconozco un cañón antiaéreo que estaba en Saur Mogila en 2014. Los periodistas de Komsomolskaya Pravda llegamos a lugar apenas unas horas después de que fuera liberado, a la entrada del complejo memorial seguían estando aún las banderas ucranianas desgarradas. Ahora, en el asiento del cañón está Vika, de cuatro años, que usa la rueda para jugar. Su padre, Ruslan, permite que le haga una foto con su hija. Le pregunto por qué no ha ido a votar. Responde a la estúpida pregunta con otra pregunta: ¿por qué iba a hacer eso? Y se explica: “Mejor será que no vaya por allí. Luché en 2014 y 2015. En la ciudad todo estaba cerrado, así que fui al frente. Me recogieron los militares, me dijeron “sube al cañón, te llevamos”. Soy cocinero. Ahora estoy trabajando otra vez. No quiero ir a ninguna parte, ni siquiera a Rusia. Mejor que Rusia venga a nosotros”.

De hecho, el principal tema de conversación la última semana no ha sido el de las elecciones en Ucrania sino la esperada noticia de la llegada de pasaportes rusos. Sin embargo, todo sigue siendo un rumor, aunque se diga que el ejército ya ha entregado pasaportes y formularios y la parte rusa habría construido un gran centro de inmigración.

En los puestos de control que atraviesan el frente, según los oficiales de frontera de la RPD, todo ha estado especialmente tranquilo, con menos gente. Sin embargo, la propia Ucrania no iba a facilitar que los residentes de “ORDLO” (como en Ucrania y llaman con burla a la RPD y la RPL a partir de la definición de los acuerdos de Minsk, “algunas zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk) acudieran a votar. Para poder votar en las elecciones presidenciales, un residente de Donetsk tenía que ir hace al menos dos semanas a “ese lado”, esperar 10-12 horas para cruzar el frente, registrarse en la Comisión Electoral y después volver otra vez el día de las elecciones. Como ha demostrado la experiencia, ni siquiera algún banderista convencido ha sido capaz de pasar por todo eso.

“Está bien, es lógico”, dice el periodista Andrey Babitsky, que hace tempo cambió Praga por Donetsk. “Aquí la gente ya ha votado más de una vez y lo ha hecho por una vida sin Ucrania, votaron y lucharon, ¿qué les importan los políticos extranjeros? Por supuesto, había un porcentaje que querían volver, pero en los últimos años se han disipado. No tiene ningún sentido votar allí: Ucrania es un país que ha dejado de ser sujeto político, su política no la determina el presidente, da igual quién sea elegido. Las reglas de juego no van a cambiar por las elecciones. Nadie ha cancelado ni va a cancelar las deudas que la clase dirigente ha contraído con Washington”.

Para el mediodía, la principal calle peatonal de la ciudad, el bulevar Pushkin, se había llenado de gente para ver el “festival de deporte en la calle”. En un pequeño escenario tocaban grupos amateur, mientras otros paseaban o tomaban algo. “Sea lo que sea, nosotros estamos bien”, dice alguien. Nadie lo discute. Quien quiera puede seguir cantando.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

abril 2019
L M X J V S D
« Mar    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.070 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.282.775 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: