Entrada actual
Bandera, Estados Unidos, Fascismo, Historia, OUN, Poroshenko, Segunda Guerra Mundial, Uncategorized

Héroes de la Ucrania post-Maidan: McCain contra Kudrya

Artículo Original: Andrey Manchuk

A su regreso del funeral del senador John McCain, Petro Poroshenko inmediatamente exigió que se le otorgara una calle en Kiev, como ya se había especulado en las primeras horas tras la muerte del político estadounidense. “El presidente llama a los grupos parlamentarios a apoyar su propuesta al ayuntamiento de Kiev de cambiar el nombre de la calle Ivan Kudri -terrorista, operativo de seguridad que actuó contra el movimiento de liberación de Ucrania- por el del senador John McCain”, afirmó en esa ocasión la portavoz del Bloque Poroshenko en el Parlamento, Irina Lutsenko.

Estas palabras buscan desacreditar a uno de los más brillantes representantes de la resistencia clandestina contra la ocupación Nazi, demostrando otra vez la absoluta ignorancia de las autoridades ucranianas, cuyos conocimientos históricos del país se limitan a los simples mitos nacionalistas. Y, lo que es más importante, demuestran que la posición ideológica de la corriente política dominante en Ucrania ha virado aún más a la derecha ante las próximas elecciones. Y si el belicista senador estadounidense es, a ojos de Bankova, un héroe ucraniano, a Kudrya se le repudia por la heroica lucha contra el nazismo alemán y los colaboracionistas de OUN.

Estos acontecimientos responden a dos motivos puramente políticos. Con la creación de un culto póstumo a John McCain, Poroshenko busca conseguir el apoyo de los estratos más agresivos y radicales del establishment político estadounidense para que vuelvan a presionar a la Casa Blanca para que apueste otra vez por él como jefe de Estado de Ucrania. Por otra parte, Bankova busca también consolidar el electorado nacionalista con la esperanza de que se una alrededor de una amenaza imaginaria de venganza antiucraniana. Así que el Gobierno aumentará gradualmente el trabajo de propaganda para reforzar la polarización ideológica en la ya de por sí dividida sociedad ucraniana para que los más extremistas defensores del nacionalismo ucraniano sientan que Poroshenko es el mal menor.

“Cinismo. Es lo que hizo posible cambiar el nombre al bulevar de la Amistad de los Pueblos. Ahora las autoridades han querido hacer un gesto contra un enemigo cambiado el nombre de la calle de un espía soviético, héroe de guerra”, escribió el periodista de Kiev Vyacheslav Chechilo.

“Honrar con una calle a un fallecido maestro blanco no es común siquiera en la esclavitud colonial. Primero sacrificaron y destruyeron el país por panes y galletas y ahora honran con calles a los asesinos. ¿Qué es lo siguiente? Estos idiotas luego nos hablan del Gobierno soviético y de garantizar una libertad sin precedentes”, escribió con ironía el bloguero Ilya Kozlov.

Pero, ¿quién fue Ivan Kudrya, a quien de repente se atribuye una serie de actos terroristas y por qué puede ser considerado un héroe ucraniano? La respuesta a esta pregunta es importante, ya que el ministro ucraniano de la verdad, Volodymyr Vyatrovich, ya ha hecho varios activos y fraudulentos intentos por desacreditar la figura de este hombre. Sin embargo, Kudrya puede considerarse un hombre de su época cuya biografía demuestra la trágica historia de su generación. El futuro espía nació cerca de Kiev en el seno de una pobre familia campesina. Su padre murió al principio de la Primera Guerra Mundial y su madre se vio obligada a hacer un duro trabajo diario para proteger a sus seis hijos de la amenaza de morir de hambre. Kudrya estaba condenado al trabajo campesino, pero la revolución le dio una opción de ascenso social. El joven ucraniano comenzó un programa educativo y se graduó con éxito en siete años, se inició como profesor y pronto consiguió dirigir una escuela rural en Ucrania. Tras ser llamado a filas para la guardia de fronteras, que entonces dependía de Asuntos Internos, Ivan comenzó antes de la guerra a estudiar en la escuela político-militar para formarse como explorador. Allí se le conocía por los seudónimos Maxim y Ucraniano.

Kudrya era un explorador nato: tenía sangre fría, no perdía los nervios ni siquiera en las situaciones más difíciles, era valiente, paciente, conocía perfectamente la lengua ucraniana. Además, Ivan sabía cómo llevarse bien con la gente y ganarse su simpatía. No he conocido a nadie que fuera tan amigable, encantador, alegre, siempre estaba sonriendo”, recordó, años después, uno de los oficiales de inteligencia.

Tras la reunificación del oeste de Ucrania, el joven explorador fue enviado a trabajar en la clandestinidad en Lviv. “El grupo tenía que infiltrarse en los grupos clandestinos nacionalistas ucranianos, por los que el comando alemán había hecho una apuesta importante. En los años posteriores a su graduación, Kudrya se había enfrentado a los nacionalistas ucranianos y conocía las particularidades de este movimiento. Con esa experiencia en nuestro grupo operativo en Lviv trabajó sobre las relaciones entre los nacionalistas ucranianos y las agencias de inteligencia alemana. Era un joven capaz, un trabajador con energía”, le describió el general Pavel Sudoplatov, antiguo compañero del 4º Departamento del NKVD.

Estas actividades de Kudrya dieron lugar al principio de la guerra a la leyenda de su participación en el asesinato de Omelyan Senik y Mikola Stsiborsky, importantes figuras del nacionalismo radical ucraniano y líderes políticos de OUN-Melnik, que abiertamente colaboraron con el régimen de ocupación alemán. En realidad, estos melnikovtsi fueron asesinados por banderistas en Jitomir y ni sus compañeros ni el Gobierno de la ocupación alemana disputaron realmente esa versión. No fue hasta décadas después cuando los nacionalistas ucranianos trataron de imaginar el ataque de Jitomir como una provocación soviética liderada por Kudrya, aunque no hubiera ninguna evidencia para demostrarlo.

Sin embargo, el grupo de Kudrya no tuvo ningún efecto en Jitomir. La inteligencia soviética se centró en la Kiev ocupada, desde donde dirigía a sus efectivos. Entre ellos estaba la popular actriz ucraniana y prima donna de la ópera de Kiev Raisa Kapshuchenko-Okipnaya, la antifascista alemana Eugenia Bremer, Maria Gruzdeva (esposa de un escritor soviético represaliado) o George Dudkin, que con éxito lograron acabar con el mayor de las tropas alemanas en Kiev. Además de los ataques contra los invasores, el grupo de Kudrya recogía información sobre aquellos que colaboraban con los Nazis y fue capaz de captar la información sobre el equipamiento militar que los alemanes enviaban al frente.

La caída del grupo se debió a un desesperado intento de obtener datos sobre la construcción del bunker secreto de Hitler en Vinnitsa. Kudrya, Okipnaya y Bremer fueron torturados durante varios meses en el campo de concentración de Darnitsa. “Fue una roca. Su cuerpo estaba negro de los golpes. Durante los tres primeros días no dijo nada. Después dijo de sí mismo: Ivan Kondratiuk, estudiante. Fue lo único que consiguieron sacar de él”, recordaba después de la guerra uno de los alemanes que colaboraban con los guardias del campo. En 1942, miembros del grupo fueron ejecutados, supuestamente fusilados en Babi Yar. Las noticias sobre estos personajes no aparecieron en la prensa soviética hasta 1965, cuando Kudrya recibió póstumamente el título de héroe de la Unión Soviética. Sobre sus hazañas se han escrito libros y se rodó una película. La calle que lleva su nombre ha servido para preservar la memoria histórica de este grupo clandestino y demuestra que los ucranianos participaron activamente en el movimiento de la resistencia antifascista. Y lo hicieron únicamente por sus convicciones ideológicas, no porque el Kremlin les pusiera una pistola en la cabeza o les entregara dinero.

Poroshenko busca reescribir esta historia para que los ucranianos adoren a un político extranjero que sin éxito participó en una injusta guerra de agresión contra Vietnam y que después fue, durante muchos años, un firme defensor de la presión más salvaje contra la Unión Soviética hasta la siguiente guerra mundial, que inevitablemente habría supuesto una catástrofe para la población de Ucrania. La pregunta ahora es si seremos capaces de defender la memoria del verdadero héroe de Ucrania, que es como debemos considerar a Kudrya.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.273 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.228.795 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: