Entrada actual
Batallón Azov, Biletsky, Fascismo, Historia, Nacionalismo, Svoboda, Uncategorized, Viatrovych

Fantasmas de la “ocupación soviética”

Artículo Original: Novorosinform

La recuperación de la República Nacional Ucraniana (UNR por sus siglas en ucraniano) y la declaración de la etapa soviética como un “periodo de ocupación” es algo por lo que los políticos ucranianos llevaban tiempo esperado. La opinión de Poroshenko es conocida. Y recordarán la idea de Vyatrovich y el Instituto de la Memoria Nacional sobre declararse sucesores de la UNR. Recientemente, también el ministro de transporte Omelyan se ha referido a la “ocupación soviética”. Aparentemente se podría decir que no es de su competencia, pero él también se hace pasar por historiador.

La idea de la República Nacional Ucraniana y la “ocupación” sigue presente en la mente de la élite del país. Por ejemplo, en enero se registró en el Parlamento la propuesta de ley Número 7521 sobre el reconocimiento de la actual Ucrania como sucesora de la UNR. Se trata de un documento que merece atención, ya que lo que ofrecen los autores sería un completo desastre para el Estado ucraniano.

El proyecto fue presentado por siete diputados nacionalistas, de los cuales los más famosos son Andriy Ilyenko (Svoboda) y Andriy Biletskiy (Corpus Nacional, creado sobre la base del regimiento Azov). La propuesta de ley es corta, tan solo contiene siete artículos en algo más de tres páginas, pero su potencial destructivo es importante. Los autores afirman que existe una continuidad en el Estado ucraniano y su tradición legal que comenzó en la Rus de Kiev, continuó en el Gran Ducado de Lituana, los cosacos de Zaporozhie, el Hetmanato, la UNR y el acta del 30 de junio de 1941 (la proclamación de “independencia” de OUN-Bandera en Lviv). Así que se propone declarar ley el mito de la existencia de la “eterna Ucrania” como Estado desde hace más de mil años para darle así a este sinsentido una base legal.

El texto contiene menciones a “Holodomor” y otros “crímenes del régimen totalitario” y, en el primer artículo, proclama a Ucrania como sucesora de la UNR. El segundo artículo declara que, entre 1921 y 1991, Ucrania fue un país ocupado por la República Socialista Soviética de Rusia y la Unión Soviética. Y esto tiene un aspecto lingüístico: se sugiere utilizar el término “soviético” en ruso, en lugar del término ucraniano [советский en ruso, совецький en ucraniano].

Los artículos 5 y 6 de esta obra también son relevantes. Uno de ellos declara a la Federación Rusa culpable de los crímenes “del régimen totalitario comunista” contra los ucranianos, mientras que el otro exige una compensación por esos crímenes. Se trata de legitimar la vieja idea nacionalista de que, aunque se venda toda Rusia, no habría suficiente dinero para pagar toda la miseria que han causado a los ucranianos. Al mismo tiempo, los autores prefieren no pensar en la idea de la continuidad de la UNR y declarar la historia soviética como periodo de ocupación que haría de Ucrania víctima de sus vecinos occidentales.

Finalmente, el cuarto artículo de la propuesta de ley de Ilyenko, Biletskiy y demás afirma que Ucrania no es responsable por los “crímenes del régimen totalitario” y el séptimo artículo rehabilita a todos -sin excepción- los soldados de Petliura [conocidos por los pogromos antisemitas] y a aquellos que lucharon contra la “ocupación”, es decir, la mafia de los años 20 y los soldados de OUN-UPA [que, entre otras cosas, colaboraron con la ocupación alemana].

La propuesta de ley Número 7521, presentada para que sea considerada por el Parlamento, declara que Ucrania no solo fue “ocupada” por la Unión Soviética, sino que fue colonia de Rusia durante “tres siglos de esclavitud”. Lo imperial ruso, soviético y ruso se mezclan en la mente de la “milenaria ucrania”, que lo ve como un enemigo que debe ser destruido. Esa lógica, con la que actuó Hitler, es la misma que utilizan los nacionalistas ucranianos actualmente mientras se preparan para las elecciones de 2019.

Otro detalle importante de este breve texto es que la propuesta de ley utiliza en siete ocasiones en término “nación Ucraniana”, con mayúsculas, mientras que habla del “pueblo ucraniano”. Es decir, no se trata del pueblo de Ucrania (representado en varias nacionalidades: rusos, ucranianos, judíos, húngaros, bielorrusos, polacos, etc). No se trata de ellos. La ideología de los fascistas ucranianos modernos se ha desentendido del pueblo ucraniano.

En enero, cuando se registró la ley en el Parlamento, se produjo una ola de entusiasmo en estos círculos. Oleh Bagan, de la región de Lviv, director del centro científico-ideológico Dontsov y autor del libro “Geopolítica de Galicia”, afirmó que la ley que haría a Ucrania sucesora de la UNR supondrá una oportunidad para tratar la cuestión de la ciudadanía y dejar sin pasaporte a la parte “ucrainofoba” de la población que reside en los territorios entre Járkov y Odessa. La experiencia de los países bálticos y la calificación de “no-ciudadanos” está ahí como ejemplo.

El discurso de Galicia de Bagan podría haber caído en el olvido de no ser por Biletskiy. El ahora diputado se unió, en su juventud, a la Asamblea Social-Nacionalista (de la que posteriormente nació Svoboda), lideró Patriota de Ucrania y en 2014 se convirtió en líder del regimiento Azov, que atrajo a un gran número de criminales y neonazis. Azov ha dejado una senda de asesinatos, torturas y secuestros. En 2016, Biletskiy organizó y se alzó como líder del Corpus Nacional, cuyo programa busca “implementar, según la experiencia del modelo Báltico, diferentes modelos de ciudadanía dependiendo de las características de la persona”. Recientemente, en julio, Biletskiy ha vuelto a sacar el tema de la ciudadanía, afirmando que los vatniks deberían perder sus pasaportes ucranianos. En 2019 Biletskiy podría ser nominado como candidato único de los nacionalistas para la presidencia de Ucrania.

La pistola que aparece en escena está ahí para disparar. Antes o después. Por el momento, la propuesta de ley Número 7521 está en el Comité de Política Legal y Justicia. Sin embargo, antes de las elecciones de 2019, Poroshenko puede arrebatar a Biletskiy el tema de la “sucesión de la UNR” y hacer de ello su bandera. Biletskiy puede hacer que el “equipo Poroshenko” se refuerce. Pero también hay otras formas de hacer que la “ideología de la 7521” entre en la “Política con mayúsculas” en Ucrania. Pero todas esas opciones tienen algo en común: son destructivas para Ucrania.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.058 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.241.608 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: